16 abril 2010

Boquitas Pintadas recupera a...


RAMIRO LEDESMA RAMOS
(1905-1936)



CINEMA Y ARTE NUEVO

Por todas partes hay definiciones. Un auténtico afán por situarse -y situarse exactamente- mueve hoy a los mejores. El hombre de nuestro tiempo da la impresión genial de ser el primer que ha sabido alcanzar su sombra. Nunca, a lo largo de toda la Historia, nos encontramos con semejante acontecer. Que yo proclamo fenómeno angélico y divino. (Haga el lector un esfuerzo por seguirme, que yo le prometo hallazgos estupendos), Inicio aquí un amoroso análisis -una justificación- grave y solemne, de nuestra cultura. Que ya no significa tan sólo -¡oh, pequeño burgués!- ilustración. La Historia, en los dias de ahora, no es otra cosa que ejemplaridad. No exigencia, ni imperativo, ni ingrediente, ni dato de problemas. Por primera vez, repetimos, se da hoy en el mundo el espectáculo magnífico y glorioso de una batalla de metas. Hasta ya no hay records, sino límites. ¡Siempre el ir los siglos pasados a la zaga, absorbiendo los aires enrarecidos por otras angustias que las propias!. El hombre, volvamos a decirlo, ha logrado atrapar su misma sombra. Audacia sobresaliente y nueva ciencia astronómica para determinar latitudes.Todo realismo, todo naturalismo -y más en asuntos de arte- obedece necesariamente a impulsos primitivos. A exigencias espontáneas y elementales. A, digámoslo, un estado preartístico. No nos sirvan de ejemplo las estilizaciones neolíticas y acudamos sin miedo a períodos más cercanos, sin que nos importe demasiado su pretendida lozanía. Bueno es que ahora requiramos el auxilio y la eficacia de la clasificación. Haciendo bisecciones. Y de paso, finalmente, salir a la pura luz de nuestro hoy: Así, a modo sintético, distingamos categorías: Arte que se limita a crear formas y Arte que aspira a crear esencias. Arte que acepta y acata como materia transcendente los problemas, creyéndolos eternos, y arte que exige y requiere de su tiempo -enlace de inmanencias- las definiciones y las normas que lo justifiquen. Haga cada cual, según su tabla de valores, las apreciaciones de simpatía. El arte nuevo, creemos, se enrola en la categoría última, y ofrece así la primera experiencia que atalayamos en los tiempos. Nunca ha habido ni las pretensiones de crear un arte así. Merece, pues, este fenómeno la atención más solícita y cordial.


Paremos primero la mirada, sin embargo, por esos otros artes que hemos aludido; que nos permitirá, luego, clarificar más rápidamente el escorzo. Sólo consideramos épocas y momentos geniales, o por lo menos con posibilidades patentísimas de serlo. Así, el arte griego del siglo V es ejemplo de la primera categoría. Policleto y Fidias y hasta Cresilas y Faramón esculpían formas puras, armoniosas, exentas todavía de virtudes. Exentas todavía de intelectualismo. Exentas todavía de emoción. Ejemplo de la segunda categoría puede ser, en la misma Grecia, el período subsiguiente. Esculturas con el mirar lleno de inquietudes extrañas. Extrañas, claro es, al arte. También puede servir como ejemplo el arte arquitectural de los egipcios durante las dinastías tebanas. Agilmente advierta cada uno a qué olvido corresponde el hecho de un capitel corintio y la alusión a las pirámides que todavía se advierte en las construcciones de Tebas. Es cuestión esencial para un juicio de valor.


Ejemplo y paradigma elocuentísimo de la tercera categoría es la gran pintura italiana del Renacimiento. No hay aquí alusiones inconscientes. No hay aquí romanticismo. Es posible que haya en todo caso la elegancia diplomática de un pacto. Los grandes artistas del Renacimiento pactaron, podemos decir, con lo que para ellos podía significar estrictamente el pecado. Era época aquella de abrir los ojos con genialidad. Estaba en litigio nada menos que la grandeza de los hombres.Venían a restaurar con un magnífico conocimiento de experiencias antíguas. No es de todo punto precisa y necesaria la barbarie y la intransigencia con el enemigo para superarle. Esto se supo a maravilla en Italia a fines del siglo XV. El arte del Renacimiento no es así intérprete de ningún afán rabioso. (¡Qué mentís a las ideologías absurdas y heroicas de un Rousseau y a aquella otra frase tan poco pascaliana, aun siendo de Pascal, "Il faut s'abêtir"!). Aceptaron los temas religiosos con un grande y hasta metafísico respecto. La eficacia emocional y mística de sus obras, lo que pudieran significar como contribución a una finalidad, no interesa ser registrado aquí.

Y nos encontramos, por fín, ante esa cuarta y ambiciosa categoría. Diluida en nuestro tiempo con fervorosa jovialidad. He aquí el arte nuevo. El arte nuevo no es sólo un nuevo estilo. Es más bien un afán gigantesco por conquistar una legitimidad difícil. Todo gran arte que no consolida y descubre las verdades de su época es falso e ilegítimo. Hay en nuestros días una honda marejada de inquietudes. Si observamos un poco detenidamente los últimos treinta años, advertimos con claridad un conglomerado de crisis. El mundo ha dado un vuelco, y ante las monotonías angustiosas ofrece un nuevo cariz virgen. El arte nuevo, dijimos, ha tomado a su cargo con gran heroísmo hacer plásticas y eficaces las nuevas verdades. Esta empresa resulta hoy ser más difícil que nunca por la abstracta complejidad de los problemas. Todos ellos problemas actuales, que brotan de nosotros y palpitan a nuestra vera con indomable vigor.


¿Y el cinema?. Aquí llegamos y penetramos en el secreto. A nuestro juicio, el cinema es la contribución más genial a un nuevo estilo de vitalidad. En trace de justificar ante los tiempos su derecho, el hombre del siglo XX ha creado el Cinema. Que no es un arte, sino un aroma.
El Cinema posee, quizá, un valor de mito, y le corresponde el papel sustentador y magno de llenar de cohetes las atmósferas. Cinema es religión de motores, de audacias aviatoriales y de ingenuidades en vilo. Suspensas y anhelosas. En un principio, dirán dentro de cincuenta siglos, era el Cinema. Grandeza y servidumbre humanas. Surge aquí el problema de las minorías con toda naturalidad. El Cinema es popular, y ésta es una de sus máximas virtudes. Nuestra civilización maquinística es más antígua que el Cinema, pero fue necesaria la presencia de éste para que aquélla centrase la vida integral. Así, pues, humanidad y grupos sociales sin un esplendor artístico son todavía barbarie. Al Cinema se debe más que a ninguna otra cosa hasta la posibilidad de un arte nuevo. Los motores hoy, desplazan a los dioses y cantan su victoria. No sé si el hombre fue más genial creando dioses o creando motores. Es el caso, sin embargo, que de todas formas resulta un prisionero. En general. Porque el tipo de sacerdote es eterno. Ayer dominaba a las divinidades. Hoy, el sacerdote, minoría directora, domina a los motores. Ayer y hoy, el único privilegiado. El Cinema es el espacio absoluto. En él son posibles las formas. El Cinema obliga a las gentes a ensayar un nuevo mirar. Velozmente. Porque las imágenes se escapan. La plástica novísima es también algo así. Captación de fugacidades. No basta el Cinema, claro es, para justificar el arte nuevo. Pero hoy aquí hacemos notar su filiación más directa.


Porque luego hay intelectualismo y abstracción. Así, todavía, y quizá siempre, el arte nuevo es un auténtico arte de minorías. Es el mayor y más serio argumento que se utiliza para combatirle. Y se citan como ejemplos los grandes estilos de otras épocas, bien comprendidos por la masa. En realidad, cuando se habla así, el problema se plantea en forma ilegítima. Al Cinema se debe también la explicación de la heroada. En nuestros días, la heroada es el síntoma más fértil. Heroada es pasividad ante el heroísmo. Como una sala de Cinema. ¿Qué quiere decir el entusiasmo de las multitudes frente a un héroe?. Nuestra época tiene un hondo carácter a este respecto. Nunca como ahora la vida ha sido tan amada. El miedo a la muerte es en estos tiempos irreligiosos casi inexplicable. Nace de un nuevo sentido de los valores vitales. Pero la multitud admira al héroe que arriesga la vida. Si bien fijémonos que ese héroe ha de responder al estilo de la época, abrazando su esfuerzo a una máquina. El más claro ejemplo nos lo ofrece el aviador. Que ha suplantado en el fervor popular al guerrero. Sólo en el Cinema ya han aprendido las multitudes a situarse en su real y verdadero dominio.



La nueva pintura -tan difícil- recoge y sorprende más cosas que el Cinema. Esa vida quieta, apresada de los cuadros de Léger nos lo revela así. En resumen, concluyamos: CINEMA, descubridor de posibilidades. ARTE NUEVO, confirmador y legitimador de esas posibilidades elevadas a rango de creaciones. De esta forma, los pocos culminan. Los muchos se quedan en el Cinema. Ya es bastante para que pueda establecerse una armoniosa jerarquía.

La Gaceta Literaria
Núm. 43 (1928)



El hombre y su máquina


* Página web consagrada a la memoria de Ledesma

EIGHTIES FAN

Por Boquitas Pintadas

¡LAS FOTOS DE LAS CARPETAS ESCOLARES DE NUESTRA COLABORADORA AL DESCUBIERTO!

ESPECIAL "TRIO DE DUROS
"

--------------------------------------------------------------------------------

JON- ERIK HEXUM


Fecha y lugar de nacimiento:
5 noviembre de 1957
Englewood, New Jersey, USA
Fecha y lugar de defunción: 18 octubre de 1984
Century City, California, USA



* FILMOGRAFIA 80's

1982: Voyagers from the unknown / Voyagers! (Tv)
1983: Making of a male model (Tv)
1984: Hotel (Tv. 1 ep.) / The Bear / Cover up (Tv)




---------------------------------------------------------------------------------
MICHAEL DUDIKOFF


Fecha y lugar de nacimiento: 8 de octubre de 1954
Redondo Beach, California, USA


* FILMOGRAFIA 80's

1980: The black marble
1981: Bloody Birthday / The best little girl in the world (Tv) / Enter the ninja / The Grady Nutt show (Tv)
1982: Making love / I ought to be in pictures / TRON / Stars of the family (Tv)
1983: Sawyer and Finn / Give me a break (Tv) / Uncommon Valor
1984: Young hearts (Tv) / Bachelor Party
1985: Radioactive dreams / American Ninja / Blood, sweat and tears (Tv)
1986: North and south, Book II (Tv) / Avenging Force /
1987: American Ninja 2
1988: Platoon Leader
1989: River of dead




----------------------------------------------------------------------------------
DANIEL GREENE


Fecha y lugar de nacimiento: ?
Miami, Florida, USA



* FILMOGRAFIA 80's


1983: Trapper John M. D.(Tv) / Alice (Tv) / Three's company (Tv) / Dynasty (Tv) / Trauma center (Tv) / Matt Houston (Tv)
1984: Pulsaciones / Emerald Point N. A. S. (Tv) / Scarecrow and Mrs. King (Tv) / Gone are the dayes (Tv) / The A- Team (Tv) / The Rosebud beach Hotel
1985: Deadly intruder / Night court (Tv) / Brothers (Tv) / Stitches
1986: Vendetta dal futuro / Remington Steele (Tv) / Falcon Crest (Tv) / Weekend Warriors
1987: Skeleton Coast / Qualcuno pagherá? / Soldier of Fortune / Striker / Hammerhead
1988: L.A. Law (Tv) / Arthur 2 / Elvira, mistress of the dark


15 abril 2010

Escala en HI FI. Por Cordelia Flyte


Love Resis
tance de APPLE BOUTIQUE (1987. Creation)

El mejor homenaje al fieltro
Corría la primavera de 1988. Mi amiga Tosca, compañera querida del instituto (las dos cursábamos ese año primero de bachillerato), me pasó una cinta con grupos británicos (y algún australiano) bien selectos. Manía por el C-86. También aparecían los inicios de Sarah Records. Joyitas sueltas de Cherry Red. Y Creation, bastante Creation. Un batiburrillo, un desorden maravilloso. Eramos unas proto-british asquerosas. Pero ¿qué se podía hacer de aquella sino mirar a las Islas?. Si el panorama nacional estaba hecho un cisco... Aquí nadie imitaba a los Go-Betweens. Ningún grupo ansiaba convertirse en los Aztec Cameras nacionales. Pronto las tornas cambiaron. Tosca y yo nos hicimos definitivamente mujeres y empezamos a escuchar a los indies, a pedir a Elefant y Siesta, que esos sabían un rato largo de nuestras inclinaciones auriculares. Fue cambiando la cosa. Para mejor.
Mientras no sucedía, los originales nos entusiasmaron. Enamorables todos. Muchos a la sombra de los importantísimos Felt. Sus nombres se habrán olvidado. Cuántos sacaron un single y desaparecieron... Singles isla, Ep's incógnita. ¿Quienes componían el combo?. ¿Qué ángeles ejecutaban esas guitarras de sonidos cristalinos?. Nos gustaban Felt y también The Servants, donde si mal no recuerdo empezaba Luke Haines a despuntar en lo pop. Pero ¿cómo se llamaban los demás?. ¿Donde estaban sus posters?.
¿Son salados los Apple Boutique?. Ni idea. Mi amiga no sabía solucionarme las dudas. Sólo me indicaba que la onda Felt se les notaba hasta en el nombre. Si. Apple Boutique es una canción deliciosa de los chicos de Lawrence, que a su vez hacía referencia a la tienda de segunda mano, sita en el 94 de Baker Street, que promocionaban los Beatles cuando se volvieron locos por las manzanas. O cuando las manzanas eran signo de enormes ingresos en sus cuentas bancarias.
Apple Boutique aparecían abriendo la cara B de la cassette. Una balada para Jet Harris, nueva referencia a los 60 (Harris, bajista de los Shadows, según me contó Juan de Pablos en seguida). Un instrumental para separar fases, como diría el otro, que tenía punch. Un suave duelo de guitarras eléctricas, nada distorsionantes, sólo interrumpidas, muy levemente, como flotando, por las voces del grupo, justo al acabarse.



A la larga esta es la canción que más ha trascendido de un grupo con sólo tres en su haber. Recuerdo volvérme a topar la balada en sitios bien distintos y un poco vergonzantes (una discoteca del Mediterráneo español, en plena ruta del bacalao y negociando drogas de diseño) reconstruida a partir del sonido valenciano de la nueva década. ¿Megabeat eran?. Lo consultaré. Eran como New Order extasiados de rollo ibicenco acidando lo más asimilable de Joy Division (salvando las distancias).
Menos mal que tras los calores del verano levantino regresaban los otoños en Zamora, que fue cuando terminé por descubrir los otros temas que remataban la discografía de Apple Boutique. Ni que decir tiene que por snobismo o lo que fuera, me deslumbró más el titular del disco. Love Resistance. Una maravilla. Sí que encontraba ecos de Felt. También de Orange Juice, de BMX Bandits, del C-86 y de muchos grupos de Cherry Red de primeros de los ochenta. Esta era cantada y me hacía levitar. I don't believe in you ya me gustaba menos, aunque me seguían fascinando esos entrañables diálogos entre las diferentes guitarras: la solista, la acústica y la rítmica. Había talento en estos chicos.
Consultando hace nada en la Red, poco sale que me resuelva lo de las identidades de sus componentes. Aparecen los nombres de John Mohan y Phil King (ex The Servants y eventual bajista, luego, de Jesus and Mary Chain, Lush y mil bandas más). Si fueron ellos, dejaron para la posteridad un extended play de culto para una juventud indie ansiosa de cambios. Y, a la larga, un mini trabajo algo amateur, nada pretencioso y que, por lo mismo, ha ganado con los años, permaneciendo fresco y optimizante pasadas dos décadas.
Como una sigue decantándose por los originales, tiendo a verlos a todos como una bendita horda de chicos lánguidos con guitarras dulces y armoniosas en el más definitorio estilo Rickenbacker (más Byrds que Beatles). Y es por ello que no pueda dejar hoy en el tintero de mis recuerdos de catorceañera a unos igual de fantasmales (recuperados atinadamente por los de Cherry Red) H. M. S. Bounty (Girl) o a los primerísimos Fantastic Something con su eterno If she doesn't smile.
Para puntillosos: reconozco que pueda estar confundiendo paises y movimientos pero de lo que les aseguro no estar errada es que de todos estos y más se nutría aquella casette. La que un feliz día terminó por abrirme las puertas a otros mundos pop. Y bien románticos que fueron. Una cuestión generacional. Una licencia o un desahogo de bloggera liquidando existencias. Las raices de Escala en HI FI.













Cancionero Mongo


L' ESPOIR

Dans le ventre des Espagnoles
Il y a des armes toutes prêtes, toutes prêtes

Et qui attendent

Des oiseaux finlandais vêtus de habanera

Des Vikings aux couteaux tranchant la manzanilla

Des flamenches de Suède brunes comme la cendre

Des guitares désencordées et qui se pendent

Des amants exilés dans les cloches qui sonnent

La Mort qui se promène au bras de Barcelone

Des taureaux traversés qui traversent l'histoire

Des soleils fatigués qui les regardent boire

Un Orient de misère à la jota engloutie

Les parfums de l'Islam crevant d'Andalousie

Des pavés de flamenco aux gestes anarchiques

Les rythmes du jazz-band pour les paralytiques

Les tam-tams de l'Afrique à portée de guitare

De l'eau fraîche et de l'ombre à jurer pour y croire

Une rue de Madrid avec des fleurs fanées

Un fusil de trente-six qui revient s'y mêler.

Dans le ventre des Espagnoles

Il y a des armes toutes prêtes, toutes prêtes

Et qui attendent

Un accord de guitare au moment où l'on passe

Un passeur langoureux avant le coup de grâce

La bouteille à la mer dans un drugstore indien

Un habit de lumière dans l'ombre du chagrin

La fureur pensionnée qui se croit dans la rue

Des chansons caraïbes qu'on a perdues de vue

Des cigales fuyant le bruit des castagnettes

Toutes les Amériques au fond d'une cassette

Exécutée à l'aube avec la stéréo

Le silence permis au-delà de Franco

Des ailes de moulin plantées sur les maisons

Don Quichotte qui passe à la télévision

Une chaîne en couleur pour avaler tout ça

Le sang avec la veine d'avoir la corrida

Et cent mille danseurs sur la place publique

Pour que Christophe Colomb découvre la Musique

Dans le ventre des Espagnoles

Il y a l'espoir qui se gonfle et qui gonfle

Et qui attend... Et qui attend

MANUEL DE FALLA



Letra y música: Léo Ferré
L'espoir (1974. Barclay)

14 abril 2010

Macisterotique

* Lean la última de la doctora María Esther:

- Maciste, has superado la enfermedad. Ya no tienes sífilis.

- ¿Qué bien!. Gracias, a usted y a la industria farmaceutica

- Si. Efectivamente. Has empezado a generar anticuerpos. Vamos, que estás sano. Ahora hay que esperar a que bajen esos niveles. Es lentísimo eso.


Pues sí. Que yo creo que vuelve a decir cosas locas, contradictorias. Lo de anticuerpos me da mala espina. Como si hubiese entrado en una nueva fase, tal vez no contagiosa pero con la bacteria en mi organismo igual de voraz. Intacta, fortalecida por lo que he generado, gracias a todo este tiempo que he malgastado en su irrisorio, insuficiente tratamiento. La enfermedad no sólo no debe haber desaparecido (soy asi de pesimista y de incrédulo con los médicos de cabecera), sino que sigue acaparando territorios.
Ahora bien, no me obceco. Hago oídos sordos y continúo con mi vida. Gozando del sexo (con protección). El calor primaveral me hace olvidar estos tragos. Ya señalé en anteriores Macisterotiques que me siento fisicamente formidable de un año y pico a esta parte. Aunque también puede que me contradiga, como la experta María Esther. Recuerdo que el miércoles pasado me quejaba de tanta castidad durante la Semana santa. Esto es cierto pero con matices. Porque rechacé alguna cita.


* El lunes santo me llamó el casado de la cicatriz en el vientre y la botella de Chivas. Me había corrido hacía un par de horas, estaba cansadísimo por algun posteo y no me apetecía verle en ese preciso momento. Me resultó un pequeño dolor tener que darle largas. Le invité a que lo hiciese otro día de esa Semana tan festiva. Pero se debe a su mujer. Fue imposible. Lo entiendo. Es de imaginar que ahora ya no me llame hasta el verano. Va de trimestre en trimestre. Con éste lo paso muy bien.

* Y con el calor de marras, pasadas las fechas religiosas, han llegado un aluvión de pollas, culos y bocas que, sinceramente, no sé si merecía. He tenido una chiripa de cojones. Pensaba que este último Macisterotique iba a estar vacío de contenidos polvorientos y, por el contrario, va a ser de no dar abasto. Utilizaré el orden cronológico y espero ser breve (más que nada para no hastiarles, porque en el fondo el sexo es pura rutina. Leidos uno, leídos todos)

Domingo 4

Con el portugués. Este camello quiso ahogarme con su herramienta. Como se portó así de mal le metí el dedo bien adentro de su barbudo ano. Le gustaba. Luego me folló bien follado. Se me ocurrió darle dos euros. La primera vez que le suelto pecunio. Me dio las gracias en vez de darme el obrigado.

Media hora más tarde aparece por la zona X, el osito post- adolescente. No eran horas para volver a las mismas galerías comerciales de la anterior ocasión. Se me ocurrió llevármelo a otras más grandes y discretas. No se encontraba demasiado en su salsa, asi que no se dejaba hacer más que lo rutinario. Pude meterle la punta del nabo. Sabe agacharse el condenado. Pero me preguntaba por un ascensor. Imposible. Cerrado con llave. Sólo para los comerciantes. Nunca lo ví correrse con tanta abundancia. Dejó las baldosas hechas un cromo.

Lunes 5

Con el jubilado que está enamorado de mi. ¿Qué le quieren?. No me atrae nada pero es tan cariñoso que me conmueve. Por lo menos se parece a Charles Bickford a finales de los años cuarenta. Tiene ese pase, de programa doble. Hacemos lo de siempre. En la cama. Ahora se le dá por morderme en las nalgas. Y no correrse. Quiere que me vacíe yo. No la sabe chupar y la tiene pequeña. Es un desastre agradable. Me prometo que para la próxima le voy a plantear cobrarle (no mucho).


Martes 6


Siguen subiendo las temperaturas. Hace mil años que no me encontraba con el gitano cincuentón de pija tipo bandurria. Es un chacho alucinante. Yo estoy sentado en el parque, oteando el panorama, cuando veo por el Paseo que bajan cinco o seis, una familia, vamos. La esposa y el fulano con los dos hijos (el hijo, muy bien, de catorce, ancho de espaldas y cebadito) más otra señora. Quedan todas afuera esperando a que salga el marido del retrete. Les habría dicho que iba a cagar. Segui sentado porque no lo reconocí de buenas a primeras. Cinco minutos después bajo y me lo topo en los urinarios al lado de la señorita del 07 (como una operadora de Movistar, siempre hablando por el móvil con la nada, lanzando vitriolos monologados contra todas). Confirmé de quien se trataba. Más delgado, claro. Pero, ¿el pollón?. Le hice una indicación con los ojos. Pasmao. Luego opté por ponerle cara de perro y gesticular con la mano para que reaccionase de una puta vez, que no le despistase más la perra que tenía a su diestra.
Entró, pero la perra iba detrás. Alguna que otra vez he hablado con ella (confieso que hay un o,1 % de confianza), pero en este trance es un antimorbo (me recuerda a aquella canción de Renato Zero del Triangolo no). Le di indicaciones de que le chupase la joya. El gilipollas fue y me contestó que no le apetecía mucho, que acababa de comer y le daba un poco de asco (todo con mohines de falsa remilgada). Yo soy el gitanaco y le rajo con la faca. Entonces saqué un condón y le obligué a que se lo pusiera. La perra obedeció. A ver si le vale -farfulló- porque tiene un monstruo aqui. Efectivamente. Lo definió en su desmesurada medida. Hubo que estirar bien la goma. Qué gracia. Lo tratábamos como a un niño lolito al que le estuvieran probando sus padres un chubasquero en Cortefiel. Resumiendo. Me di la vuelta y el otro me intentó penetrar. Por lo tanto allí sobraba uno de los tres. La del móvil sintió una llamada perdida y se dio el piro. Tía más pesada no he visto... Al menos desertó con elegancia (moral, porque exteriormente era un espantajo: vestía de jugador del Real Madrid o de Las Ibéricas F. C., o yo no sé a qué equipo representaba su disfraz). Pero algo ocurría con el gitano. Morcillona estaba pero no se le endurecía. Consiguió meterme la punta (en su caso, unos ocho centímetros). Tan pronto los sentí me corrí a lo bruto. Pensar que la familia estaba justo del otro lado esperándolo... Qué adulterios, qué trempante experiencia... Luego se le rompió el condón y se pajeó (dijo que ya fluyera con su santa y que puede que no saliese ahora nada). ¡Carallo p'al gachó!. Abundante lechada mientras le masajeaba su trasero lampiño y moreno, uno de los más piedra, respingones y follables que he visto en mi puta vida de putana.

Miércoles 7


Lo mejor de todo. Nunca estuve con un negrito. Me refiero a un chico de color, no moreno, no latino. Sino negro del Africa. Y negrito por edad. No debía llegar a los diecisiete o dieciocho. Fue un milagro. Miren que invoqué a Dios para que cayese pronto uno así, lo hice poniendo miles de versiones de Angelitos negros las pasadas fiestas. Y va y me sale. Fue relativamente fácil. Me preguntó la hora. Le invité a entrar a un cagadero. Allí fue. Hablaba bien el idioma. Esto me hace dudar que fuese del Senegal. Pero, joder, ¡tenía rasgos de senegalés!. Y polla de senegalés (no por que las haya calibrado en directo, sino por lo que me han contado los entendidos de estos del manta). El muchacho era activo. Polla larga y delgada. Muy limpio. Muy dulce el niño en general. Parecía que no iba a abrir la boca cuando juntamos nuestros labios. Al poco me llegaba su lengua hasta la campanilla. Casi me come el potaje que aún circulaba por allí. Le pedí que me penetrase. Un capricho como cualquier otro. Por probar cosas nuevas... Se puso condón y lo hizo de maravilla. Como un chico de diecinueve. Se corrió dentro. Al final le pregunté de dónde era. Que me ubicara en el mapa. Me respondió muy convencido que era de aquí. Posiblemente en algún valle de esta comarca se dén estas tonalidades epidérmicas, no lo sé. Debo ir a la oficina de turismo e informarme. Repito que fue un milagro. Los rabiosos que afuera esperaban, al día siguiente permanecieron horas aguardando a que volviera. Qué risa. Se sobrevalora mucho a estas razas. Por cierto, un culo esplendoroso. De repetir con él se lo voy a dejar mejor de lo que lo tiene... Globos forrados en piel de ébano. El muchacho, además, es guapo.

Jueves 8

Me lo hago con el brasileño. Fenomenal. Repetimos las posturas. Nos encanta hacerlo en la puerta de salida de los báteres. Pero era mala hora, venía gente y nos metimos en un retrete. Me dijo que le encantaba follarme porque tenía el culo siempre muy limpito (sic).

Viernes 9

Por casualidad acudo a otro parque y dentro de los servicios, al minuto, me sale de un retrete el rumano limpísimo, habitual en mi agenda de hace tres o cuatro años (he vivido experiencias de película con este rapaz). Lo ví un día el pasado invierno pero apenas hicimos nada porque yo no iba con ganas y tampoco llevaba condón encima. Verle fue una alegría. Me sonrió. Quería jugar. Lo decía todo con su cara con bigotillo absurdo. Ha cambiado mucho fisicamente. Ya no es tan atractivo a mis ojos. Está fondón. Nada raro en un casado con niños. Algo desarreglado, además. Un poco sucio. Ha dejado de ser el rumano limpísimo. Es lo que les suele pasar a los padres jóvenes cuando empiezan a cambiar pañales: pierden la costumbre del aseo personal con tanta nenu-caca. Elegimos la suite más romántica y allí intentamos recuperar viejas sensaciones compartidas. No tiene buena verga pero sí un importante trasero. Me abstuve, pese a todo, de comer de aquello. Quería que disfrutase con el mío en pompa-dour. El brasileño me había regalado el dia anterior un preservativo azul marino con sabor a nosequé y se lo puse. Nunca se me corrió tan rápidamente el rumano. Fue prodigioso. Andaba caliente. Con ganas de mí. Ni que decir tiene que en ese punto de la semana yo estaba que no daba crédito. Me sentí el chicarrón más dichoso de la ciudad. Agradezcámoslo a la primavera.

Sábado 10

Sé a quien quiero hoy. Al putero, albañil en paro. Una birria de hombre pero con hermosa tranca. Las cosas no pintan nada bien. Entra y sale de los báteres habituales porque algunos andan ligando, otros no interesan y así. Ya lo voy dando por perdido según pasan los minutos. Me paro a hablar con un amigo en la calle y observo que el brasileño entra en el recinto. Al poco entro y, en vez de saludarme, el moreno me propone un trio. Me parece correcto. No soy muy ducho y partidario de los trios pero, teniendo en cuenta que ambos machos (que son como el día y la noche) me ponen, y que los dos, además, son activos acepto ipso facto. Me pongo de un puterio que asusto. Me agacho para mamársela al albañil. El brasileño por detrás ya busca redondeces. Esto es peligroso. Aqui no hay discrección. Nos trasladamos a la puerta de salida. Por el reflejo de las vidrieras de enfrente se percibe si va a a entrar alguien o no. El viejo quiere mantenerse al márgen. Que follemos los jóvenes mientras mira y vigila. El brasileño está como loco (los trios son su especialidad) y le tienta al reticente abriéndome las nalgas para que se dé cuenta de mis poderes. El otro parece no apearse del burro. Se la saco a la fuerza y comienzo a chupársela. El brasileño se pone condón mientras tanto. Me la endiña. La de mi boca está enhiesta (pocas veces se le había puesto así). Al poco, cambio de posición y se la como al brasileño. El placer que sentí cuando me folló el viejo fue superior. Me da morbo pues se le ve un inexperto. En el fondo, es el milenario rollo de lo atractivo de la corrupción. Tanto dá que sean menores como pasados de arroz. El efecto en mí es sobrecogedor. Vuelvo a girarme y cambio de nabos. Y luego otra vez. Entonces el viejo va y se me corre dentro. Jamás lo había hecho. Nunca le había visto la leche. Le sonreí con orgullo y malicia. Faltaba el moreno. Faltaba servidor. El recién corrido tiró el preservativo en un retrete, se subió la cremallera del pantalón y, captando el jaleo que estábamos haciendo en el lavamanos con mis gemidos y las embestidas del otro, esperó vigilando en la puerta. Terminamos al unísono. El viejo salió de allí muy gracioso. No paraba de mirar atrás, como si la conciencia le siguiese. Este ha quedado totalmente enviciado. No hay como un par de profesionales limpios y eficaces para encontrar nuevos adeptos.


Domingo 11


El dominguero. El sesentón con el que me venía apareando en casa los domingos de invierno retorna tras las vacaciones de semana santa. Me ve en el parque a primera hora de la tarde y me hago el remolón. Se está tan bien después de comer sentado ahí, escuchando los pajaritos trinar, luego de fumarme un porrito, con ese bendito sol... Pero al hombre se le note desespero. Tiene hambre macisteña. Le comento que no me apetece nada volver a meterme en el nido. El insiste. A regañadientes acepto. Le advierto que no me correré. La tarde es larga y la fiesta sólo está empezando. Eso sí, me prometo a mi mismo que le daré por culo.



Lo que más rabia me da de este amante es su manera de proceder en la cama. Crea la sensación (a lo mejor me equivoco) de que cualquier cosa que hace (y esta será siempre bien discreta, calculada, sin entrega firme, algo que incentiva mi teoría) la lleva a cabo para que se la devuelva. Y me niego a imitarle: a comerle el orto, a rebañarle con los dedos por ahí. Ni hablar. Por muy acabado de duchar que diga estar. No es un precioso adolescente para que le haga esas majaderías. Que me las haga a mí, qué coño. Eso sí, le he follado un poquito. No se me queje.
Por otro lado, el domingo se pasó entre charlas con los amigos y alguna peli en la tele. Sepan que tan pronto dan las siete me tengo que concentrar en mis labores de cuidador... Ay, Maciste, Cenicienta del barrio...

Estampas de santos. Por el reverendo Belcebú von Bleu

SAN GERARDITO DE LOS NIÑOS

Queridos hermanos. Ayer me dijo Don Maciste que esta iba a ser la última cita con vosotros. Y me apena en verdad. Tan bien lo hemos pasado... ¿A que si?. Cuánto habeis aprendido bajo los ábsides del templete. Asi que ahora tendré más tiempo para... lavarme esta ropa... Ah, y las reformas en mi despachito. Un cambio de color, nuevo mobiliario, no sé, ya lo pensaré. Estoy por llenarlo con las últimas tendencias. Aparecen cosas muy interesantes en el Cima de este mes sobre sacristías modernas.

(Hace una pausa para echar un buen trago del caliz. Caliz con la sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada en forma de orines)

Justo ayer ordenaba por colecciones antiguos Hazañas bélicas y El hogar y la moda cuando topeme con el librito que me servirá para cerrar estas homilias en la red. Se llama El San Gerardito de los niños y data de 1950. Por si os interesa, que sé que sois muy rastreras (del Rastro), lo publicó la editorial El Perpetuo Socorro, una casa de Madrid especializada en sanas lecturas catequistas.
Nada más apropiado que leeros algo de la vida de este santito único para acabar. ¿Por qué?, me pregunta con la mirada la tullidita del fondo (que vas a ir a Francia a operarte). Por versar sobre un tierno niño, ahora que los rojos nos señalan con el dedo de forma tan repugnante y aviesa. Y, lo más importante, por ser una lectura tan amena y divertida como lo es este blog, tan dado al neorromanticismo, al irrealismo, y, en última instancia, a las neurosis que cada quisque hemos arrastrado aquí a lo largo de casi cinco años. Por lo menos, que conste que éstas no se debieron sólo a un mero capricho personal. Nos fue la vida en ello.

Empiezo asi mi lectura, por el capítulo IV ("maestro, por favor, ponga en funcionamiento el órgano Hammond")

Ejem." Había llegado Gerardito a los ocho o nueve años... Ya os he dicho que era muy pobre... No era rico ni era guapo; pero no sé lo que tenía aquel angelito de Dios. Lo cierto es que todos los niños querían jugar con él
(...) Miró Gerardito en derredor suyo... Vió que allí había dos palos... Los tomó y en un periquete hizo con ellos una cruz bastante grande. Y les dijo a sus amiguitos:


- ¡Ea!, yo voy delante, con la cruz... Vosotros detrás y en filas... y, cantando todos, como los curas en las procesiones...


Y al punto se armó la procesión callejera. Gerardito iba delante... Iba como transfigurado por la fe y el amor... Había que ver cómo cantaba... y, con él, toda aquella chiquillada.
Asi dieron vuelta por unas callejas... Toda la gente salía a puertas y ventanas y contemplaban aquellos curitas de miniatura... Sobre todo a Gerardito se lo comían con los ojos y decían:

- ¡Qué cara de ángel tiene el hijo de la Benita! (...)



FLAGELACION DE GERARDO


A la iglesia volvió otro día Gerardo y cayó de rodillas ante el mismo Cristo. Díjole el Señor:


- ¿Qué pides, Gerardo? ¿Qué quieres?

- Señor, sufrir por Vos y como Vos...


La misma divina voz replicó:

- ¿No fui Yo azotado? Sélo tú también...


Salió de allí resuelto a ser azotado como su divino Modelo... Se fue derecho a casa de un amigo suyo que se llamaba Félix Farenga.Y le dijo:


- Amigo, vengo a pedirte un favor muy grande.

- Pide por esa boca, Gerardo... Concedido de antemano


- Mira -replicó Gerardo-: ¿no has visto tú muchas veces a Jesús atado a una columna? ¿No has visto cómo, mientras El está allí, atado y silencioso, medio desnudo, unos verdugos descargan sobre sus espaldas y sobre todo su cuerpo una lluvia de bárbaros azotes?


- Lo he visto muchas veces en la iglesia y en las estampas

- ¿Has visto como aquellos verdugos despiadados le dejaron a Jesús hecho una pura llaga, desde la cabeza hasta los pies?...


- ¿Por qué me dices todas esas cosas, Gerardo?


- Porque yo quisiera que me hicieras el favor de azotarme tú a mí, como ellos azotaron a Jesús... Quiero que mis carnes estén hechas una pura llaga... Tengo ansias de ser otro Jesucristo...


Aquel buen amigo al principio dijo que no podía ser..., que le quería demasiado... que se le caerían las manos y las disciplinas... Pero Gerardo insistió una y mil veces y al fin Félix Farenga tomó unas ásperas disciplinas... Gerardo desnudó sus espaldas y empezó el tormento de la flagelación. Y ahí tenemos a Gerardo hecho un Ecce Homo... Todo su cuerpo quedó surcado, primero de líneas amoratadas... y, luego, de regueros de sangre, y, luego, de llagas que ponían espanto...
Cuando terminó el tormento, Gerardo cayó de rodillas ante su amigo y le dijo:


- Gracias; soy feliz. Ahora sí que puedo presentarme a Jesucristo... ¡Soy como El!




GERARDO TRATADO DE LOCO


Y a la iglesia se fue... Cayó de rodillas ante el mismo divino Señor crucificado. Era un éxtasis de dolor y de amor... El mártir divino abrió los labios y allá, en el fondo del corazón, le preguntó a Gerardo:

- Y ahora, Gerardo, ¿qué quieres?


- Sufrir, sufrir... sufrir más...; sufrir y morir en cruz , como Vos...


Y le contestó el Señor:


- Gerardo, prepárate...


(...) estaba meditando nuestro Gerardito y se dijo a sí mismo:


"Yo también quiero ser tenido por loco, como Jesucristo..."

Se fue a un sitio donde había muchos niños. La mayor parte de ellos eran muchachos desharrapados, malos y callejeros, y les dijo:


- ¿No sabéis una cosa? Que yo quiero ser víctima... Quiero sufrir mucho ... y morir sufriendo...


Los chicos se echaron a reir... Se miraron los unos a los otros. Y dijo uno:


- Ese Gerardo está loco... De tanto rezar se ha vuelto loco...


Díjole
Gerardo:

- Atadme de pies y las manos y llevadme a rastras...


Otra vez se vuelven a mirar los niños y dicen ya todos en coro:


- ¡Es un loco..., es un loco!


Y, en efecto, le atan y le arrastran por el suelo un buen rato... Y Gerardo decía:


- Más... más...



GERARDO EN LA CRUZ


Y se volvió al Señor y le dijo:


- ¿Y no seré yo crucificado como Vos?


Y otra vez oyó la misma palabra:


- Prepárate...


¿Y sabéis lo que sucedió? Que era Cuaresma... y que la Semana Santa se echaba encima a todo galope... Y se les antojó a algunos renovar una antígua costumbre que allí había: la costumbre de celebrar al vivo la pasión y muerte de Jesucristo... Y curas y pueblo: todos encantados... Lo difícil era hallar en la ciudad los que hicieran los diversos papeles de aquel teatro divino... Para todos había muchos que se prestaban. Pero, ¿quién iba a hacer el papel de Jesucristo?
Dijo la voz del pueblo:

- ¡Gerardo!

Y todos exclamaron:


- Eso es... Gerardo..., Gerardo... Nadie mejor que Gerardo.


Y Gerardo fue azotado... Y Gerardo echó sobre sus espaldas la cruz y salió camino del Gólgota..., y Gerardo fue clavado en la cruz y, al fin, delante de todo el pueblo apareció levantado en alto.
Claro está que no tenía clavos en las manos y en los pies; pero estaba Gerardo tan empapado del papel de Jesucristo, que parecía el mismo divino Señor..., echaba sangre por todo su cuerpo... y, sobre todo, ¡qué cara la suya cuando estaba en la cruz!... Era la misma cara de Jesús... ¡Qué dolor, qué serenidad..., qué majestad!


Todo esto hizo Gerardito. ¿Y vosotros, amadísimos niños?. ¿Dónde está vuestra corona de espinas? ¿Dónde las llagas de vuestra flagelación?"

Thats all, folks

TODOS: AMEN