13 julio 2010

OLD BROADWAY. Por Saba Sorrento*

El compositor de El hombre de la Mancha, Mitch Leigh, era bastante cenizo. Dos desastres seguidos en su carrera: Cry for us y este fiasco de una única representación titulado Home Sweet Homer, que protagonizó Yul Brynner.


El compositor y letrista Stephen Schwartz, en cambio, gozaba de una encantadora trayectoria. Sus primeros tres espectáculos fueron éxitos. Con el cierre de The Baker's wife (protagonizaba Topol, en el centro) pagó sus deudas.


El último musical de Judy Holliday se llamó Hot Spot, un espectáculo sobre los Cuerpos de Paz que duró en cartel un mes. La hija de Richard Rodgers, Mary, escribió la música. A pesar de ser una compositora dotada, ella tras esto eligió retirarse. Martin Charmin, que venía de dirigir Annie, se ocupó de las letras.


Uno de los momentos cumbre de South Pacific era Mary Martin lavándose el pelo con champú mientras cantaba I'm gonna wash that man right outa my hair


Esta es la clase de idea teatral que, artificiosa o no, el público consume. Por supuesto, la exultante música de Rodgers no hería ni hacía bailar (fue uno de los musicales con menos números de baile de la historia).



* miss Sorrento es trabajadora sindicada de la revista LUXURIA & CONFETTIS

No hay comentarios: