07 abril 2010

Apuntes macisteños

* Semana santa espantosa. Ha vuelto la terrible Fifí. La hallarás en los callejones. El Joey Ramone entra y sale del cagarrón. Yo con los pies siempre mojados. Las zapatillas rotas. El semblante de ecce homo. Luego en el hogar me seco. Voy al cuarto y el ordenador sigue sin responderme. Ni a la de tres. La conexión de internet por los suelos. Sólo encuentro consuelo en el cine en casa. En el Julio Cesar de Mankiewicz (una vez más), en la Pavone (a ratos). En el discman otras cosas. Con las saetas que voy recuperando. No encuentro el cachorro de Diego Carrasco y me conformo con la garganta rota de Caracol con la introducción impagable- spoken word- de Lola. Calculo que debe ser una grabación de principios de los cincuenta. El resto, postconciliar.

* No consiguen instalarme los de la nueva compañía de telefonía nada de nada. Meten los cables hasta la puerta y luego dicen que mejor no siguen, que ya volverán. Me muero del asco. Ni puta idea de lo qué hacer. Pagando como he pagado religiosamente mantenimiento técnico en esta última debería llamar y que me vinieran a revisar el asunto. Pero me da pereza. En cambio me llaman sus sudacas ofreciéndome ahorros brutales en el recibo. Se han portado mal y lo único que quiero es darme de baja. Pero ahora no sé donde estoy. Si con una o con la otra. Esta tarde hablo con mi amigo Javier, que también anduvo de cambios, y me desahogo un poco.
Y, mientras, entre boqueadas de router, el blog entra en su epílogo fatal. Mismamente para escribir estas idioteces he debido de estar un cuarto de hora peleándome con esa cajita del demonio. Ya era para no publicar nada esta semana... Soy un ansioso. Ayer, por ejemplo, qué mal lo pasé con Ella Raines. Entre las caiditas de marras y el ruido apocalíptico por las reformas del piso de arriba no daba pie con bola, ni sujeto con predicado. El Señor me ha puesto éste último obstáculo y he de sobrellevarlo con valentía y serenidad.

* Definitivo. Como sea, acabo la semana que viene estas citas regulares con los de Blogger. Ya no más treinta posts mensuales. Ahora nos quedaremos en cinco (o, como mucho, diez). A partir del mes que viene Fantasía Mongo II espaciara sus publicaciones a razón de una semana por mes. Así estaremos hasta que acaba el año, liquidando las series que aún quedaban por completarse (léase Aquellos juncos salvajes, Televisión de culto y Sólo para sibaritas). Ya digo que si lo juzgo oportuno ampliaría de cinco a diez posts (según mis últimas revelaciones, retales de otras secciones que considero jugosas ¿tal vez un nuevo Golden gay?).
En lo referente a los lectores de wordpress (Maciste Betanzos en la intimidad) proseguiremos regularmente tirando de copipasteos con material antiguo pero inédito en el sitio. Pienso que el 2010 queda cubierto en esta zona del ciberespacio pudiendo sin problema -y no habiendo novedades de fuerza mayor- mantener una periodicidad de lunes a viernes (confiemos que de aqui a allá las compañías de turno, las que sean, me dejen).


* Pues de momento nada más (si, madre bien, a Dios gracias). A ver lo que me va a costar publicar estos apuntes. Ah, y si quereis cosas verdes, cuento el próximo miércoles con el tambien último Macisterotique. Aunque poco hay que airear. Si estoy de un casto que no me ganan ni los Vaticano boys... (además, es que barre con todo la terrible Fifí). Veremos mañana como andan "mis niveles" con la médica.

No hay comentarios: