11 marzo 2010

PUBLICOS VICIOS (homoerotismos en Youtube)


48. GAS-S-S (pedo-filia for-ever)

dedicated to Google

Oh, al fin llegó uno de mis capítulos favoritos de Públicos vicios. Fíjense que no voy a escribir gran cosa pues prefiero volverme un espectador más y disfrutar una y otra vez con los videos seleccionados. Hay tantos... Hay miles. ¿De tíos pedorreándose?. Infinitos... Si es que donde esté lo genuino... El hombre, que es un cerdo en la más baja acepción de la palabra. Y ya sé que hay millones de pedorras en el mundo, pero las chicas, por regla general y por educación /sentido de lo estético/ asumida coquetería /pura idiotez siguen con la manía de esconderse para echarse sus buenos puuuffs. Grave error. La parafilia es de primera. Compártanla ustedes, Ana Rosas mías.
En fin, que me decidí por hacerles un especial blanco y negro. Pero, antes, un mini especial niños y adolescentes con sus bromas. Como estos...































Oh, qué sublime vejación boy scout esta última. Me imagino tantas cosas que me he puesto burro ya... Y he de tener cuidado pues en seguida me sale líquido seminal con sus posteriores bajones. Y todo está aún comenzando. Rico olor el que han dejado estos niños en el ambiente. Esas hamburguesas, esas pizzas, esa dieta post- potitos que deben saber a gloria... Y esos boxers mojaditos de pura ambrosía marrón... Qué pena que no se atrevan a enseñarnos sus cuescos líquidos. A tan tierna edad la cochinería que quieren ver los adultos no da para tanto (like a virgin)... Pero un buen surtido de pederastas buscan su amistad mientras les comentan con irreprochable tono gentil y educado lo bien que han estado pedorreándose. Que quieren más, que sus aires son sanos y son bellos... Como el acné brotón, las mejillas encendidas y el peinado alviés de emocitos. Además, para los viciosos del gas ya están los maduros, los profesionales, los guarrindongos.
He elegido a un blanco y a un negro. Para gustos, los colores aunque luego, a la postre, el postre sea como natillas.
¿No conocen al Rey de ésto?. Ahora se hace llamar en Youtube GRSNHAIRY313 (varias de sus cuentas han sido canceladas en los últimos cuatro años, pero el ograzo sigue inasequible a las flatulencias). Pasen y véanle en su salsita... Yo, mientras, me voy a por un laxante...
















Impresionante, ¿verdad?. Es una experiencia religiosa. Entre eruptos y peasos este bellísimo ejemplar de oso yanqui no repara en consecuencias. Sólo seguir la evolución de sus calzoncillos ya me hace eyacular... ¡Qué manchones!. ¡Cómo la puta tela le come el ojete!(lista que es, que sabe por donde sale lo bueno)... ¡Qué bárbaro!. ¡Un Tarzán!. ¡Un Kowalski!. ¡El anti David Niven!. Recuerdo unos videos con calzoncillo blanco roto a cuescos que, bueno, fueron quedando -por el uso y el abuso- en puritito technicolor... (el, probablemente, en el fondo sea limpio como la patena y quiso cambiárselos para presumir de lencería pero sus fans le suplicaron que aguantase, que fuera tirando como pudiera durante semanas enteras con el mismo trapo puesto). Y así siguió, días y días sin mudarse (ni de casa, pobres vecinos... los Roper) grabándose videos hasta amarillear por el borde de los agujeros, demostrando que por donde sopla se respira y hay vida, tentándonos con su orificio visto y no visto...
Acumula cientos de adoradores aunque reconozco que a la inmensa mayoría de la población le pueda dar un poco de asco y bastante risa. Y hasta los espectadores con la carrera de medicina aprobada hasta pensarán que este señor lo que tiene es un cáncer de estómago muy maluco. Sea como fuere, a mí el osete me pone cantidad. Sueño con tener su trasero siempre de almohada en mi cama. No saben lo que es soportar estas noches terribles de insomnio y batallas con la Butterfly Pillow.

Y ahora el negro...















Este último vid (I wanna smell your ass!!!, que suena a Miss Kittin e Iggy Pop) es un clásico de la fart & blaxploitation homosexual. Minuto y medio solemne para cualquier eyaculador precoz enganchado a los gases de negratas manteros. (Para mí, tres cosas: una fantasía de ébano, el prólogo a todos los apareamientos, una rara costumbre que me entra durante las cerveceras veladas de las Champions en pareja). En realidad este mozuelo es un viejo conocido de la serie Publicos vicios pues a él le dedicamos un capítulo sobre el saggin' que tuvo mucho éxito (es Josh). Y sí, también es un cerdito el cabronazo. Sus videos son superproducciones que alcanzan los diez minutos de duración. Algunos no son muy acertados, pues se basan en medleys que marean por el montaje (no por la calidad de sonido). Prefiero los de narrativa lineal. Y son tan premeditadamente pajeros que se anima a enseñarnos además su fea tocha (se nota que aunque de negro la tiene torcida). Lo que me gusta mucho (aparte de su culazo) es esa guarrerida infantil de reirse cuando los suelta. Pero lo que más son varias cosas: cuando esnifa el taburete o el cojín, cuando somete a sus peluches a sus contaminantes hedores al sentarse encima de ellos, su pasmosa naturalidad para dejarse filmar lo mojados que han quedado sus boxers (guauu, follárselos entonces debe ser la locura..., puro zumo) y las conversaciones con cualquier cliente o amigos que por el móvil le dicen guarradas directas como que relaje el esfinter, que suelte de una puerca vez la bomba del milenio pero colocando antes bien adentro el teléfono para que el interesado lo pueda percibir con resonancias hiroshímicas...
Es otro puto dios. No hay vuelta de ojete. Por cierto, ustedes pueden ser estrellas si se animan... Porque si han aguantado estos veinte putrefactos videos con la debida resignación ante un acto que no es de buen gusto pero sí el más normal del mundo probablemente les apetezca soltar eso que les anda matando... Anímense. Quien más quien menos gozamos en la intimidad con nuestros tufos.... Sólo es cuestión de hacerlos públicos. Los fanáticos los esperan con ansia. ¡Que corra la fabadaaaa!.

No hay comentarios: