11 marzo 2010

Bisutería Pop


Rumberos de postín

Segunda parte


Volvemos a la A de Antonio, pues creo que así debió iniciarse la mini serie dedicada a los rumberos y se me pasó. ¿Es que Gades cantaba?. No fue famoso por eso. De hecho en este disco cantan por él figuras tan estupendas como Calderas de Salamanca y La Polaca (versión del He sabido que te amaba). Pero, como se suele decir que la rumba catalana se puso de largo como fenómeno de masas justo cuando este bailaor excepcional saludaba al alba de Barcelona en el filme Los Tarantos, pues como si lo hiciese.
Y aqui lo tenemos. Erigiendo iconografía total. Taconeando el vinilo. En nuestra retina de nostálgicos sigue lanzando chispas en el asfalto mientras sortea manguerazos de antipasión por la Rambla de las flores. Y sin necesidad de gritar: Riégueme. Una escena clave, como soñada por un Jerome Robbins caló. A su manera, tan revolucionaria como años antes lo había sido cierta West side story.


Poco sabemos del Chele más que empezó grabando para la casa Discophon a finales de los sesenta maravillas que bien podían haber estado de igual manera en el repertorio del abusón Peret. Don Simón, Pica Pica, A pelo a pelo... Parecen títulos mal traducidos al castellano de los éxitos del sello Buddah... Y no, que eran pura afrocubanía pasada por los aromas sal y yodo de la Barceloneta de entonces.


Flamencón todo peripuesto en esta típica portada belteriana y con un cuatro canciones más que recomendable. Drama, bubble gum gitano y un delicioso recuerdo al emocionante Cafe de chinitas del tándem republicano Argentinita- Lorca.



Sobrado de elegancia siempre el Gitano Portugués. Se atreve con el croonerío norteamericano (Dalila de V. Young y J. Livingston) en este single. La otra cara es una declaración de principios. Su seña de identidad. Su tarjetón de presentación. (Viéndolo con ese chaleco, esa corbata y ese cuello duro me vienen polvillos de este pasado fin de semana. Lío con un gitanito engalanado. Ya les contaré en un venidero Macisterotique...).



Muy recurrente entre los astros y estrellas del género el tema báquico. Amargo y dulzón. Pero siempre a raudales. El desconocido El José se pone a la altura de otros santos bebedores como fueron Maruja Garrido, Bambino o Rafael Farina y nos embriaga, de paso, a los visitantes de colmao con sus quejíos de perdedor pero con clase.


Tan repolludito... Es un amor este Jose María. ¡Adelantándose al ye yé de Rumba 3! pues tengan en cuenta que en este Ep sale por una de los Fórmula (Tengo tu amor) y otra de esa extraña pareja formada por Juan Pardo y Maryni Callejo (Palabras). La cara opuesta del disco es más coplera (León, Solano, Montoro...). Todo un hallazgo.


Julio Salazar grabó unos cuantos Ep's para el sello Sesion (donde empezaron salvajemente sus meteóricas carreras La Carmeta y la Peñuela). Es un disco de 1967, con lo cual, hay esencia de lo mejor, sin apenas tiempo para edulcorantes ni almíbares. Cómo duele la traición es un son de Bobby Capó. Las Granadinas las compuso el maestro Serrano (pedigrí al cante). Sevilla bonita es insustancial. Y finalmente en Mírame se halla lo importante del disco. Firmando él mismo una letra desgarradora como pocas en el género. Artista más sensual que Bambino (qué labios, qué piel eastmancolor canela) pero a su sombra, siguiéndole los achares.


Le tengo aprecio a Julio. ¿Escucharon alguna vez su España ye yé?. El no era un rumbero de postín. Todo lo más fue un cancionero de tantos, un Manolo Escobar serie B. Forma parte del reparto, del pelotón, del grueso de copleros de la España del desarrollismo. Para que lo encuadren en una foto de falso neorrealismo diremos que Almedina fue el portero del barrio. Lo mismo interpretaba un cha cha chá aflamencado (¿se acuerdan de Enrique Montoya?) como un twist con ozú o una yenka torera. De este Ep rescataríamos Tu vida, que aunque no es ni por asomo una rumba catalá sino un Benidorm de lo peor, con ella podrían haber hecho prodigios mi querido Chacho o el propio Peret si se les hubiera antojado.


continuará

No hay comentarios: