10 marzo 2010

Apuntes macisteños

Poco que comentar en esta jornada. Lo que sigue en nada les debería importar a mis seguidores de Wordpress, donde todo sigue inalterable, bonito y coleando por mucho tiempo. Las novedades del blog antíguo están supeditadas desde hace unas semanas a los caprichos de Blogger y sus google-esquerías. Los técnicos actúan con nocturnidad, premeditación y alevosía y han modificado sin avisar ni pedir disculpas la página principal de Fantasía Mongo y de cientos de miles de blogs más. Redujeron el número de entradas y han hecho un verdadero estropicio estético en los archivos mensuales (de hecho han desaparecido un ochenta por ciento de los posts si se clickan los enlaces respectivos. Sólo se pueden visionar en plenitud si vamos dándole al link de Entradas antíguas una y otra vez. Y eso porque renové la plantilla, que la mía era aún la clásica, que sino nada). ¿Su justificación?. Asi las páginas cargan más rápido y los lectores lo tienen más cómodo para meterse en nuestras cosas. Memeces. Puede que no deba haber ancho de banda para tanta gente aunque mis dineros me ha costado conservarme en el sitio (le he pagado a Google unos cuantos euros para poder seguir publicando imágenes) al haber ya copado el límite puesto en Blogger. Google ya es lo suficientemente millonaria como para que los bloggeros merezcamos un mínimo de respeto (me da que los posts no salen de una máquina de hacer posts) y se nos quiera quitar los cuartos. Y ahora también las entradas. Que si les importamos un carajo que al menos respeten las opciones de configuración de su invento (opciones que, paradójicamente, nos siguen ofreciendo), porque las han invalidado conforme a sus intereses de empresa.
Esto para cualquiera sería el acabose, la desmotivación más absoluta. Un caso de atentado seudocultural a escala doméstica para quien se lo trabaja. No creo que a los lectores fans de uno o varios blogs les preocupe si éstos tardan más o menos en cargarse (parece ser que esto es así con la abundancia de imágenes y videos y no por textos más o menos copiosos). Problema que se ha convertido en un problemón y que no tiene ya marcha atrás.
Las consecuencias de esta decisión me afectan muy poco al conservar el blog en disco. Además luego de cuatro años y medio de bregar con una aventura que no me ha reportado NADA económicamente (salvo ese pago al dios de los buscadores) y TODO en cuanto a satisfacciones personales, esta puntilla no me va a doler tanto como para que una simple aspirina no me lo solucione. En todo este tiempo he luchado contra censores, vetos, virus informáticos, compañias de internet, contra la ineficacia del sitio donde publico... Y he sobrevivido manteniendo una cita diaria diría que titánica. Que esto coincida con el final del blog resulta, cuanto menos, que redundante y aburrido. Anecdótico e inane. Dejo las batallas para los foreros más aguerridos. Al parecer, la siega no tocó a todos por igual. Hay quienes se libraron y otros que recién llegados están padeciendo de buenas a primeras esta estúpida remodelación. Maciste, con casi 2400 entradas en sus archivos, decidió hace tiempo que ya había cumplido con creces sus intenciones (nada ambiciosas al principio, todo fue creciendo según me apasioné), asi que va llegando la hora de dejarlo, de marcharme de esta casa e instalarme por un tiempo en la tranquila Wordpress, donde hay mucho que rascar todavía. Previsor que fuí pues llevo con las mudanzas alrededor de un año.
Más información, el mes que viene. De momento, hasta esta noche que actualizo.

No hay comentarios: