08 febrero 2010

Televisión de culto / DEJA VU's

*Post publicado inicialmente el 10 de noviembre de 2005

Dents de lait, dents de loup (1967)






Esta postal vive Dios que tiene sabor añejo. Su colorido aunque en blanco y negro guarda las más vistosas coloraciones de la era del pop. Su valor cromático: el que tenían las portadas del Age Tendre, Tele 7 Jours, Tete de Bois o la emblemática Salut les copains.. Aqui no hay tiempo para el existencialismo de la Beauvoir sino para la irreflexión y el " vivir deprisa".
Estamos en los dominios del ye yé más rabioso, con sus moteros y mini falderas, con los blousson noirs y las teenie weenie boppies. Con tout les garcons et les filles en el Golf Drouot (a ser posible, borrachos de fuzz).

El ye yé francés siempre gozó de mucha solera. Parece que la modernidad la hubieran inventado ellos. Sin embargo fue, dentro de este estilo, un pais de copiones, de idolos versioneros, hijos bastardos del rock norteamericano. Unicamente que lo supieron vender muy bien y encima lo rociaron con mucho chic de ese que fascina.
Rescatar del pirateo en la red el programa musical (al parecer el único que se realizó) Dents de lait, dents de loup puede suponer para el público aficionado una experiencia embriagadora. Creado por Pierre Koralnik y Jean Pierre Spiero, fue emitido por la televisión francesa en enero de 1967. En él y bajo el atento tutelaje de Serge Gainsbourg desfilaron las vedettes más representativas del fenómeno "Salut Les copains", con intercalados anglófonos e italianos realmente importantes. Hasta aqui pudiera parecer que te estoy hablando de un programa musical más, en la onda. Sin embargo su originalidad habría que buscarla en la estructura que se le dio, de una agilidad pasmosa, en donde la cámara parece volar de un lado a otro de un plató sobrepasado por la acumulación de estrellas.
Los movimientos de los bailarines no cesan jamás pues la trepidación pop resulta desde el primer minuto imparable. Las entrevistas escuetas dan una sensación de dinamismo importante mientras que el nostálgico que busca el detalle no puede hacer más que rendirse al vértigo de tamaña coctelera. En realidad todo va a 45 R.P.M.

Gainsbourg resulta preponderante en el programa. Suya es la sintonia y la canta France Gall. Ambos interpretan "Les sucettes" y todavia causa sonrojo verlos al alimón incest (el libidinoso mira a la ninfula con oscuras intenciones, la niña se deja querer).
Marianne Faithful canta en francés por Gainsbourg y adelanta que está en el reparto de la nueva de Godard "Made In USA".
Francoise Hardy aparece sencillamente D E L I C I O S A , juguetona sin perder su proverbial elegánce y emocionante cuando canta por Mina / Morricone "Ha Telefoneado". Esos aires spectorianos de la canción avecinan una apoteosis pop con los angelicales Walker Brothers presagiando nubarrones, en esa sublimación del wall of sound que es "The sun ain't gonna shine any more"... Un tema que te eleva a la pura ataraxia.
Sylvie está feucha, un poco drogada pero competente, con esos dientes separados dignos de ser gozados por un erotómano en la materia. Clo-Clo vivaracho y versionero. Mientras que Eddie Mitchell representa a la gran escuela del rockerismo galo, con su fuerza y pose contundente.

Sin duda un musical televisivo inaudito para la época. Una época llena de ellos ( Hullaballoo, Oh Boy!, Shindig o el excelente Beat Club germano fueron muestrario dignísimo, hoy en dia piezas de archivo de incalculable valor para estudiosos del pop), pero sin la impronta de genialidad única e irrepetible que supieron otorgarle todos estos talentos (contagiados, seguro, por la buena estrella de Gainsbourg).

No hay comentarios: