02 diciembre 2009

Zona residencial Glamour


Hoy... calidad supreme: Miss G. en Londres con Jorge Fiestas (1969)




Ava y su amigo, probablemente su mejor amigo en España, uno de los pocos que realmente la quería por ser ella y no por ser la "estrella", Jorge Fiestas.
Jorge Fiestas tuvo el enorme privilegio de pasar dos días con ella en su casa de Londres, en la primavera de 1969. De aquella estancia, Jorge hizo un artículo para Nuevo Fotogramas que dejaba ver la punta del iceberg de lo que había sentido y vivido por Ava. El título: "Dos días con Ava en su casa de Londres. Con añoranza de España", era suficientemente explícito. Aquí transcribo el comienzo de dicho artículo.


"Dos y media de la tarde. Estoy en Fountain House, en el piso de Ava Gardner. La casa es muy grande. Consta de hall, living room, comedor, office, cocina, despensa (dos), despacho con televisión -es donde dormiré yo-, un dormitorio, cuarto de baño, cuarto trastero, dos dormitorios más y un baño de servicio y las habitaciones de Ava, que son tres dependencias unidas: tocador, cuarto de baño y alcoba. En el tocador dos fotografías: una de Adlai Stevenson y la otra de Barbra Streisand con esta dedicatoria: "Querida Ava, me pediste un autógrafo. Gracias y amor, Barbra". Cosas españolas, presencia española por todos lados. En los libros -hay multitud por todas partes- obras de García Lorca, de Alberti, dibujos de Goya, temas sobre la tauromaquia. Vinos y licores españoles, muebles españoles. Y Ava Lavinia, tan española.



¿He dicho como está Ava?. Sensacional. El clima británico le va decididamente. Hoy ha dormido poco porque anoche estuvieron cenando con ella Grace Kelly y sus dos niños. Cocinaron las dos, leyeron dos guiones por encima, que le han ofrecido a Ava. Uno que no hará -original de Peter Collinson- y en donde a Miss G. -todo el mundo la llama Miss G.- le hubiera tocado hacer de lesbiana, a lo que se niega firmemente. Y otro que hará en julio.



Por primera vez en toda su vida Ava tiene y ve televisión. Esta tarde tenemos que escoger dos películas: The running man de Carol Reed, filmada en su mayor parte en la Costa del Sol, y La canción de Bernadette, en otro canal -en Londres existen tres, uno de ellos dedicado enteramente a producción en color-. Es la primera vez que Ava ve Bernadette y le entusiasma la fotografía. El hecho de que esté interpretada por Jennifer Jones nos lleva a acordarnos de su ex marido, Robert Walker, ya fallecido, y que fue compañero de Ava en Venus era mujer. Ava guarda celosamente las grabaciones que ambos hicieron en este film. Como guarda todos los discos de Sinatra, Mickey Rooney y Artie Shaw, los de Sinatra por tripli y cuatriplicado. Tiene muchos, muchísimos discos repartidos en el living, en el despacho, en su cuarto, aunque a la hora de dormir es siempre música clásica lo que pone en su tocadiscos, un aparato magnífico con altavoces por todo el piso.



Entre televisión y televisión, el teléfono ha sonado varias veces.Una conferencia con Norteamerica para hablar con su sobrino, que quiere que le envíe una cabeza de toro que habrá de gestionar en España; otra llamada de Betty Grable, a la que le cuesta reconocer porque, por lo visto, le ha cambiado mucho la voz desde los tiempos de Hollywood, y a la que promete asistir a su estreno el día 30.



Hoy le ha concedido día libre al servicio. Eso quiere decir que nos toca cocinar. Con el resto de un pollo que ha sobrado al mediodia, Miss G.-yo sólo me limito a cortar las verduras- fabrica un estupendo guiso chino. Otro paseo por Hyde Park, con Cara, su perra, y vuelta a casa. Allí me pregunta por todos sus amigos españoles, como Luis Miguel, Lucía, Luis Quintanilla, Conchita Montes... Echa mucho de menos España, muchísimo.Y es posible que vuelva sólo por unos días antes de su partida a Norteamerica el 3 de mayo, adonde va para trabajar en un escenario como maestra de ceremonia en una función benéfica en unión de Bill Cosby, Lena Horne, Sammy Davis jr. El traje ya se lo encargó a Valentino, que es el modisto favorito de Jacqueline Onassis. Será blanco y de neta inspiración española. Me pregunta por las películas que he visto en Londres. Al hablarle sobre Isadora me cuenta que a ella le ofrecieron una vez esta película hace años. Hablamos de Katharine Hepburn y de su portentosa interpretación en Un león en invierno, y me cuenta que tan sólo hace unos meses, y a pesar de pasar tantos años juntas en el elenco de la Metro, se han visto por primera vez en Londres y en un campo de tenis, a las nueve de la mañana. La Hepburn se le acercó, raqueta en mano, le dio un beso y le dijo: "Ya era hora que nos conociéramos".
Me preguntaba por Mayerling, una película que a ella -como la mayoría de las suyas- no le gusta nada. Le digo que en París es la segunda película en taquillaje y que en Madrid lleva ya diecisiete semanas en el local de estreno. "Ya podía haberme hecho un tanto por ciento", dice."

(...)

No hay comentarios: