16 noviembre 2009

Trans Lib

Por Gilda Love


ANGIE VON PRITT



La oriunda de Vinaroz (Valencia) Angie von Pritt fue durante los años de la transición también conocida con el apelativo de "la doble de Bárbara Rey". Esto a ella no le gustaba mucho, claro. Una que nace artista y, si puede, adelantada a su tiempo (o sea, incomprendida) y, como tal, precursora de un corte de pelo que, vaya casualidad, popularizaría la otra en Palmarés TV. Pues bien, aqui tenemos a este fenomenal travestí de vuelta a España, tras su incursión por tierras canadienses, en estos intríngulis de la revista y el cafe concert. Superados ciertos baches (incluso sentimentales), superada su primera compañía Incógnito o el New Crazy Gay, ahora se presentaba con una nueva formación y con todas las ilusiones en lo que era un espectáculo erótico- festivo por todo lo alto donde ella era la primera vedette. Luego estaban Allan, Josele, Angel, Mireia y Tanya. El resultado... Aleluya Hollywood, según Angie "un musical bien estructurado y mejor acabado, para que el público lo pase bien". Yo, en esto de la estructura, añadiría que tendente a la línea recta (con bastantes baches grasos). Menos mal que a su público la curva la justa, ese público que ella tanto mimaba con sus contactos en primera línea. Porque, y de nuevo me remito a sus declaraciones, "la comunicación con el público es fundamental".

Reparen de todas formas en esas bellezas incomparables que a su lado estaban y que pueden degustar en el reportaje. Mireia Welch, despampanante alicantina, de pelo largo, agresiva, desenvuelta, sin inhibiciones y sin ningún tipo de problemas para exhibir sus órganos (yo creo que se comía viva en escena a la von Rey). Y luego Tania Emerson, de pelo cortito, un poco más tímida, pero que en seguida se lanzaba.
Aleluya Hollywood tuvo reseña puntual en una revista tan emblemática como Lib, cada vez más volcada en promocionar el fenómeno trans y derivados (sus aceras de enfrente y bocacalles) : no nos olvidemos que la revista publicó por aquellas fechas un importante libro sobre los travestíes. Por supuesto que en él aparecía Angie von Pritt que con veinticuatro añitos, aquí mismo, con este Hollywood al que más que un Aleluya habría que cantarle el Sic transit gloria mundi, demostraba estar muy preparada para animar las noches más sodomíticas de Madrid.




No hay comentarios: