01 octubre 2009

Calendar boy


El chico de octubre



CHANCE



Si nos adentramos en los dominios de los osos, los no iniciados deberían llevar una guía pues podrían salir trasquilados. Y no estoy hablando de aquella que los clasifica por géneros y subfamilias tales como los arctodus o los arctoteriums. Aqui nos referimos a los seres humanos del género masculino que cumplen unos requisitos físicos concretos (aunque no idénticos, y de ahí el lio) y cuyas preferencias sexuales son los individuos (sí, del género masculino, muy masculino) de su misma especie. Consultamos en diferentes páginas eróticas y nos encontramos variopintas modalides



Ahi tenemos al oso, propiamente dicho, un hombre con barba y con vello en pecho, cuerpo grueso y relleno, casi siempre de apariencia madura; luego estarían los chubbys o gordos, a secas, de gran tamaño, tengan vello o no (también valdrían los regordetes); los chasers, que son los buscadores de osos y sus cachorros (más pequeños y lampiños, muy jóvenes), normalmente, los chasers son delgados; y los cubs o cachorros que son hombres jóvenes con apariencia de osos, más pequeños y que afrontan el rol sexual pasivo. Luego vendrían una serie de ramificaciones en el apartado de osos puros y duros, como el papá oso, el polar (con vello blanco) y el gordo y musculoso (muscle bear).



Pues bien, explicado el tema aqui está un ejemplo bien rico: Chance, desde la web Theguysite, una web que no es ni mucho menos una osera al uso, sino más bien otro puticlub donde se reunen los tipos más insulsos del panorama amateur inglés. Como si se tratasen de restos de otras productoras como Activeduty, Englishlads o Sean Cody con preponderancia en un cuarenta por ciento de especímenes -simplemente correctos- de maduros orondos. Caras, pues, que a los que deambulamos en cruising internautico nos suenan de algo, de alguna batalla de colchoneta en wrestling grupal o de una duchita tras un partido de rugby o de fútbol de barriada, por ejemplo que acababan en muestras de cariño... excesivas para algunos. También está Dakota, al que controlamos de unos cuantos videos de Activeduty

Pero la estrella sin discusión -y mientras no lo releve el último descubrimiento de sus caprichosos promotores- es Chance. A mi me gusta este chico. Me pone. Lo encuentro guapo y sexy. Abrazable, que es el primer requisito fundamental de todo Ursus. Me dejaría follar por él, sólo porque se ha revelado como un empecinado top (el que sólo la mete) aunque si nos guiamos por las clasificaciones más parecería un bottom (el que recibe). No sólo es masculino (sin pasarse) es que se le presiente heterosexual (abierto a tal y cual)


En Theguysite le dejan chingar con una putarraca y se le ve feliz. Claro que luego debe cumplir con los gustos del lugar. Y cuando se encontró al primer maromo, fue y cumplió. Luego, en un aparte el dire le preguntó que qué le había parecido la experiencia y contestó que se la habían chupado mejor que muchas mujeres. Para terminar añadiendo que el fulano había estado muy bien. Ese fulano se llamaba Cain West y a mi no me dice nada. Como tampoco me dice nada esa tipa horrenda o los no menos horrendos Patrick y Luke (menudo es éste, ¡cuántos corazones de pequeños Bubus habrá roto el mostrenco!). No, yo me quedo con Chance por su físico y por su manera de comportarse (es un encanto de galán)



Y amateur hasta la médula. Yo sé por qué lo digo. Improvisa, sonríe de pronto buscando la complicidad del contrincante, quiere sentirse a gusto, es educado, todo le debe parecer una gilipollez pero como hay pasta se esmera. La crisis. Sus primeros videos en solitario son un poco tristes. Luego fue cojiendo más confianza y ahora ya aporta toques de humor (le quita al otro durante la penetración la gorra y se la pone él; cuando golpea fuerte se le ilumina el rostro como si pensase en los vecinos de arriba y medio sonríe a la cámara con ojillos maliciosos). Reconocemos en seguida sus gestos, cuando le alza la pierna al otro para follárselo en determinada posición (la del boca arriba), que es cuando el pie casi le toca la cara y entonces el sigue con su rutina girándola al otro lado para no oler a quesos; o mirando lo justito el mete y saca, por ejemplo, pues en él lo del regodeo marica está de más




De hecho, el bueno de Chance nunca consigue correrse en una felación o enculada con ningún oso ruboroso. Debe sacarla de donde la tenga metida en ese momento, cerrar los ojos o extraviar la mirada en el infinito de una pared mientras se masturba hasta el cum shot. Y ahi empieza el show personal del muchacho. Su cara es un poema. Todos hemos conocido a algun amante que se debate entre la vida y la muerte en la búsqueda de la eyaculación, como si se fuera a resquebrajar, como si su cabeza se fuera a hacer añicos cual Alex en los lavados de cerebro de La naranja mecánica, o se fuera a separar del cuello para emprender un viaje a otros mundos cual cápsula espacial


Enrojece pues su piel es muy blanca, pone cara de culo y nos despierta una sonrisa, pero nunca una carcajada grosera, sino una sonrisa entrañable porque sabemos que Chance no actúa, como tantos actores porno hacen, sino que es sincero: está dejando los restos. Esos momentos no se hacen largos, el tiene su ritmo, su tempo dramático. Y nunca falla, oigan




¿Qué es este chico?. No es un oso, desde luego. Está rellenito. Su estómago no es una protuberancia. Empezó lampiño y ahora tiene mucho más vello. Sus tetas son magníficas. No tiene cintura. Su estatura es baja. Pienso que es un cub díscolo, un cachorro que ha salido contestatario y se niega a ofrecer el culo, porque le duele. Esto de los activos recalcitrantes es muy relativo, he visto caer torres más altas. Pero prefiero no darle más vueltas. Asi como es no me incomoda. De todo tiene que haber en la osera de Yellowstone

No hay comentarios: