25 septiembre 2009

Pinacoteca personal


la soberbia judit




RUBENS

“Y con toda su fuerza le hirió dos veces en el cuello, cortándole la cabeza. Envolvió el cuerpo en las ropas del lecho, quitó las columnas del dosel y, tomándolo, salió en seguida, entregando a la sierva la cabeza de Holofernes, que ésta echó en la alforja de las provisiones, y ambas salieron juntas como de costumbre” (13, 8-10).



ARTEMISA GENTILESCHI

“En cuanto despertó la aurora, colgaron del muro la cabeza de Holofernes y todos los hombres de Israel tomaron sus armas y en escuadrones salieron a las subidas del monte” (14, 11).



CRANACH EL VIEJO

“En los días de Judit, y por mucho tiempo después de su muerte, no hubo nadie que infundiese temor a los hijos de Israel” (16, 30).



FONTANA

“El Señor Omnipotente los aniquiló por mano de mujer” (16, 7).



CARAVAGGIO


“… bañó en agua su cuerpo, se ungió con ungüentos, aderezó los cabellos de su cabeza, púsose encima la mitra, se vistió el traje de fiesta con se adornaba cuando vivía su marido Manasés, calzóse las sandalias, se puso los brazaletes, ajorcas, anillos y aretes y todas sus joyas y quedó tan ataviada que seducía los ojos de cuentos hombres la miraban” (10, 3-4).



GOYA

“Escuchadme. Yo me propongo realizar una hazaña que se recordará de generación en generación entre los hijos de nuestra raza” (8, 32).




RAFAEL

Concentrado en el aspecto religioso de la lucha de Judit y en el papel que cumple Dios en la victoria israelita, el autor se despreocupa de las precisiones históricas. Es también muy posible que haya acumulado deliberadamente inexactitudes, a fin de despegar el episodio narrado de un contexto histórico preciso y convertirlo en una pieza intemporal y más abstracta. Esta deliberada falta de preocupación sobre el contexto se evidencia ya en el mero comienzo de Judit: "El año duodécimo del reinado de Nabucodonosor, que reinó sobre los asirios en la gran ciudad de Nínive..." (Jdt 1:1). Nabucodonosor no fue rey de los asirios sino de sus enemigos los caldeos, y no reinó en Nínive sino en Babilonia. Nínive no existía ya en tiempos de Nabucodonosor, puesto que había sido destruida por su padre, Nabopolassar de Babilonia.

WIKIPEDIA



TINTORETTO

"A veces Judith y Lucrecia eran colocadas juntas, como una pareja heróica"
REVERENDO BELCEBU VON BLEU



CRISTOFANO ALLORI

"La daga no simboliza sólo agresión, sino, más literalmente un falo"
La famosa escritora norteamericana



MANTEGNA

"La cabeza de la víctima es por tradición un autorretrato del artista"
Boquitas Pintadas



TIZIANO

"El aire triunfante de la propia heroina habría satisfecho al propio Sacher Masoch"
Maciste Betanzos



KLIMT


"Salomé se diferencia de Judith porque pide la cabeza, pero no la corta ella misma"
GILDA LOVE

No hay comentarios: