24 septiembre 2009

BISUTERIA POP

ITALIANISIMAS DEL JUKE BOX (cuarta parte)


P


La cantante pop transalpina de mayor carisma y calidad después de la tigresa de Cremona. Nació profesionalmente en plena efervescencia del sonido beat. Pero nada que ver con la Caselli. La veneciana está más cerca de una Mina o una Vanoni que de ser una simple respuesta nacional de cualquier modelo anglosajón. Sin embargo, alcanzaría la grandeza en los años setenta con su adaptación del emblemático tema de Lou Reed, Walk on the wild side, que ella tradujo como I giardini de Kensington, sustituyendo el lumpen warholiano por los mundos fantasiosos de James Barrie, conforme a su personalidad tan marcada como frágil. Intérprete completísima, con ese punto de locura que sólo las grandes divas saben sublimar mediante la creación extenuante y en constante reinvención.


R



Inolvidable Pavone. Uno de mis singles favoritos de la pecosilla. Es ritual ponerlo llegadas estas fechas, a pesar de que ya no sea estudiante, ni siquiera disfrute de las vacaciones de verano ni padezca de los traumas septembrinos. Gritona a más no poder y ultradinámica. De ella he escrito algo más que seis líneas en este sitio. Podeis echarle un vistazo



S




Primerísima etapa de Serenella. Microsurco de la casa Philips, con cuatro cantables característicos de la Italia melódica de mediados de los cincuenta. A finales de esa década esta vivaracha se afincó en España, participando con éxito en un Benidorm. A partir de entonces optó por grabar en castellano macarrónico (yo siempre la he visto como la equivalente femenina de Torrebruno en el manejo del idioma). También fue vedette



Y ahora un par de Scottis. Sonia es un caso similar al de Serenella. Pero ella se afincó en Argentina una larga temporada. De ahí que encabezase este cuatro canciones con un temilla ratonero de Palito Ortega (pienso que su Al lado es el mejor). Sale guapa la chica en esta portada. Sonia apenas trascendió como figura en nuestro país. Nada que ver con su trayectoria italiana. Su madre fue una importante cantante de la Rai en la posguerra y ella empezó doblando de niña a otros niños de su cine, cantó un poquitín en el Senso (1954) de L. Visconti, recuperando con el tiempo sus labores de doblaje hasta nuestros días (ha puesto las voces de actrices de Hollywood como Whoopi Goldberg o Glenn Close)


V


De la guapetona Vanna no se apenas nada. Pero les recomiendo este disco tan sólo para que descubran Ragazzo di ieri, una réplica (inconfensada) del Sugar town de Nancy Sinatra-Lee Hazzlewood. Y eso ya vale su peso en euro. Muchacha dulce y cadenciosa


W


Wilma es fabulosa. Lo mismo te ponía una voz de niña modosita como de Sanremera clásica, apta para erigirse con los triunfos baladísticos de su época (mediados de los sesenta). Este Ep es formidable, le tengo taaanto aprecio... C'era il temporale, cancioncilla ye yé que descubrí en mi adolescencia en los programas de Paco Clavel, por ejemplo. O el Me siento tímida, de Bruno Filippini... O el twist Todo lo que sé (de origen francés y que tuvo versión por nuestra Salomé ¡en la lengua de Tintin!). O el He sabido que te amaba de Tenco (tan recurrente y, a pesar de todo, nunca quemado). A punto estuvo de arrebatarle la propiedad del peinado en casquete a la Caselli. ¿Se han fijado?

No hay comentarios: