13 agosto 2009

BISUTERIA POP

ITALIANISIMAS DEL JUKE BOX (tercera parte)



He escrito en este blog mucho de ella. Asi que no quiero repetirme. Sólo quiero hoy que reparen en esta Mina primitiva. Ese rostro de frenopático. Una portada inconcebible en el mundo discófilo actual. Kitsch y a la vez acojonante. Diva juvenil petrificada, asustando a cualquier res descastada que le salga a su paso, con la sola arma de sus poderes persuasivos. Es la mirada, la absurdez de sus ropajes lo que más nos maravilla de esta fruslería. Disco naif, para niños, como anticipándose a cierta Streisand. Y la bossa nova de moda. Era 1960 y ya podía con todo



Urlatrice del montón, pero necesaria como la que más si queremos entender en su totalidad el estilo melódico italiano de los años 50. Voz de festivales, artista del teatro musical. En su carrera fugaz destacaríamos su espectáculo con Morricone a base de canciones napolitanas, avanzados los sesenta. Espléndida voz



Si Nada hubiese nacido a la canción una década antes es posible que hubiera sido beneficiaria de un repertorio digno de la Vanoni o de Milva. Su gran hit de finales de los sesenta (la que le puso en el mapa) fue Hace frio ya (gran canción) para San Remo '68, evidentemente. Toda su etapa primera es muy recomendable. Tan poppy como la que más. Fue a su modo el relevo de una de capa caída Caterina Caselli. Nunca ha dejado de grabar, manteniendose en un nivel de calidad y frescura más que aceptable. Muchacha atractiva, pizpireta y menudita. Es un placer siempre reencontrarse con sus grabaciones



Nella es de la vieja guardia. De las canciones románticas y melosas, cursis a más no poder y también nostálgicas y, siempre siempre, populares. Antes de la aparición del microsurco ella ya sacaba plaquitas. En la radio empezó a hacer furor a partir de 1953. Esta milanesa fue conocida en España por una única canción: Tua. Llegó a ponerse muy pesada con ella pues cuando venía a nuestro país era la única que parecía saberse. De todas formas, hizo su agosto cuando a mediados de los sesenta se apuntó a la modernidad subdesarrollista al unirse a un estrafalario grupo bautizado como Seisonshow, donde estaban el Latin Combo y las Hermanas Serrano. Explosivo, si. Pero nadie se percató de su revolucionario estilo. Pena de verdad, pues sus Rondós a la turka y su lección de surf (sin tabla) es de lo más bizarro del catálogo Belter



Una mítica. Pertenece a una era irrepetible, ida para siempre con la sociedad de consumo. Antes que Mina, no hubo nadie más comentado. Es como decir aqui Lolita Garrido... pero con la voz de Juanita Cuenca. Se la proclamó reina de la canción italiana. Triunfadora de festivales. Pero al cambiar de década e imponerse lo ye yé, su fama se apagó de forma fulminante. De todas formas, los años setenta la salvarían del ostracismo, gracias al furor mundial por la nostalgia. Entonces las nuevas generaciones (de allí) pudieron descubrir a una cantante fenomenal y muy elegante. Discos como el que os enseño son ejemplos perfectos del arte de la intérprete



A la pobre Orietta le costó despegar pero su vuelo siempre fue a rasante. Su carrera arranca en 1964 y no fue hasta finales de la década cuando se comienzan a plantear seriamente que existe una buena cantante que exige su puesto en el firmamento pop transalpino. Fue cuando apuró su faceta pop, pues en los setenta las cosas cambiaron de forma radical para todos. Ella coqueteó luego con el folk pero no cuajó. A finales de los setenta se dedicó a cantar para niños, grabando bandas sonoras de series televisivas como los Barbapapa. Una de tantas




Una estrellita fugaz que se quiso competencia de la Caselli y se estrelló en menos que canta un shake. Look afrancesado. Cantaba muy mal. Fue una gritona, pero no en urlatrice sino en gatita (que es peor). Con el nuevo siglo, su nombre pasó a engrosar los múltiples recopilatorios que existen de chicas beat ideados por algún fanático australiano (por poner un caso)



continuará

9 comentarios:

fulgencio pimentel dijo...

Hola, Maciste, majo.

Vengo más que nada a sugerir que lo de Nada fue quizá un poco más serio que eso que cuentas. No tanto por ella, que es lo que dices, una presencia agradable y un pudo ser, sino porque a partir del 73 empezó a nutrir su repertorio con la ayuda de Piero Ciampi. Hazme caso e híncale el diente al eterno bebedor, anda.

También aprovecho para celebrar que hayas colgado ahí esos versos de Gómez Jattin. Colombia alumbró en las últimas décadas a tres GRANDES poetas homosexuales, que son para mí Jattin, Darío Jaramillo y Jaime Jaramillo Escobar.
El primero es directamente pansexual, no hay un caso semejante de lujuria y desinhibición casi rozando el delirio, o sin casi mejor dicho. En su día pensé que no iba a superar el estupor inicial, los poemas a burros y palomos, la risa y el horror de las primeras lecturas. Pero no fue así, lo sigo leyendo. Es muy bueno.

Al segundo he tenido el privilegio de tratarlo, me parece un estupendo poeta, novelista y todavía mejor crítico. Pero es el hombre el que me enamora. Quizá luego vaya a buscar un poema suyo de hace algunos años para enviarte.

El tercero no es que sea el mejor poeta homosexual de Colombia, es que es uno de los dos o tres artistas vivos que más admiro, lectura de cabecera y una verdadera obsesión personal. Si alguna vez tienes oportunidad, busca la antología que le dedicó Pre-Textos hace algunos años, Poemas Principales. No tiene nada que ver con ninguno de los otros dos, ni con nadie; si acaso, al haber sido el gran poeta nadaísta sin serlo, pudo tener bastante que ver en el enfoque libertino de lo de Jattin.

Bueno, eso me parece. Cuídate.

fulgencio pimentel dijo...

Darío Jaramillo
(Santa Rosa de Osos, Antioquía, Colombia, 1947)

TESTIMONIO ACERCA DEL HERMANO

Mi hermano tiene la línea de la vida corta y marcada
intensamente,
una señal profunda, como si una estrella de fuego le
hubiera horadado la mano y el rumbo.
Mi hermano sabe decir que no con la dureza y la
suavidad de los hombres vigorosos.
Mi hermano le ha enseñado a su cuerpo la alucinación y
el éxtasis,
ha cantado y reído, mi hermano ha vivido siempre como
un sabio,
pisando el límite exacto de la demencia, tocando su
borde alucinado,
en la fiebre del hongo o el alcohol, en el delirio del
amor o de la orgía.
Pero siempre mi hermano ha sido fuerte y sabio, con la
sabiduría de quien sabe el límite de su destrucción
y con la sabiduría de quien se conserva intacto,
mi hermano juega con el tiempo, yuxtapone colores,
mi hermoso quinto hermano me enseña con su historia el
fondo transparente de su calma
y me extiende la misma mano que quemó todas sus naves
jugándose el todo por el todo siempre,
y siempre incólume
como quien sabe el final y no le duele.
Mi hermano, el sabio transgresor, regresándome a la
ebriedad y al incesto,
el furiosamente libre, el desatado de toda obligación
que no sea su instinto.
Mi quinto hermano es duro y seco con la gente,
intolerante como yo,
pero mucho más recio, como quien está acostumbrado a
guardar su territorio de invasiones.
Mi hermano regala una cálida ternura a quienes ama,
y entonces es locuaz y regocijante y más hermoso.
Mi hermano habla poco
y en ciertos momentos de lucidez alcohólica me dijo
que él nunca moriría, que algún día se irá,
que a lo mejor desaparezca,
pero que siempre estaremos juntos, de algún modo,
como siempre.
Debimos conocernos cuatro años antes, también me dijo
mi hermano en esa noche,
pero yo creo que todo tiene su día, su destiempo,
su oscura constelación de alborozado abrazo.
Desde muy joven, sabiendo lo que hacía, mi quinto
hermano quemó todas sus naves,
y abrió los ojos y descubrió su hermoso cuerpo
y supo también que la belleza es la sabiduría del
cuerpo,
y siempre estuvo atento, creciendo hacia adentro en
afiebrada vigilia..
Mi hermano fabrica conmigo fantasías de 17 pisos, con
risas y palabras,
mi hermano hace música y dice disparates y le gusta
echar mentiras que no le hacen daño a nadie,
y le fascinan los perfumes y hacer ejercicio y
quemarse bajo el sol
y le gusta estar solo, organizando los oficios
diarios.
Mi quinto hermano es fuerte y sabio
y ambos sabemos que nunca nosotros, solitarios,
dejaremos de estar juntos.
Falta también aquí el sabor amargo que vela tras la
sombra de mi quinto hermano,
la pesadilla y el descenso a los infiernos:
él siempre se jugó el todo por el todo
y desaparecerá en la plenitud,
cuando el agrio fantasma que lo sigue sin tocarlo,
decida por él,
y caiga,
y con él caiga lo que quede de mí,
si es que algo queda.

maciste II dijo...

Gracias Fulgencio por tus comentarios.

De verdad que estuve a punto de citar su colaboración con Piero Ciampi. No sé porque no lo hice,tal vez por que últimamente me encuentro algo vago. Y Nada es mucho para cuatro líneas. Pero quiero que sepas que tengo mucho de ese material gracias a tus recomendaciones de antaño (los de la onda Paoli. Bruno Lauzi y su Bartali, Garibaldi Blues, E poi morire...Y, sobre todo, su Onda su onda que es como el Azurro,pero en más bonito. Una canción que desde mi adolescencia permaneció como fantasma, anónima, soniquete que me asaltaba en la mente, sin poder ponerle autor ni Juan de Pablos solucionarme incógnitas, a pesar de que se lo tarareaba por teléfono... Y gracias a tu pista volvió a reaparecer con nombre y apellidos ¡veinte años después!.
Pero por encima de todo, de Lui é un folle o Sul porto di Livorno de Ciampi e Nada... alcanzé la ataraxia con HAI LASCIATO A CASA, IL TUO SORRISO. Sublime. ¡Y qué desconocida!).

Y qué decir de ese poema que me has regalado. Me ha emocionado grandemente. Indagaré más en este autor como de igual modo en el otro Jaramillo. Lo sabes todo.
Un saludo.

fulgencio pimentel dijo...

Hai lasciato a casa il tuo sorriso... Y la violencia de Adius, la sorna sin esperanza de Il merlo, la soberbia de Ha tutte le carte in regola, el poder de evocación de 40 sorelle 40 soldati... Uf, un cancionero para perderse toda una vida. Y sí, desconocido.

Mis nueve artistas vivos:

Gloria Van Aerssen
Jaime Jaramillo Escobar
Ramón Gaya (aún me cuesta asimilar que haya muerto sin yo conocerlo)
Luis Gª Berlanga
Leonard Cohen
MIchel Polnareff (aunque lleve muerto en vida desde el 74)
Burt Bacharach
Rodrigo García
Alfonso Martínez Galilea

Y Brian Wilson, Nicanor Parra, Paoli, Celentano, Jorge Martínez, Miguel Gallardo, Marshall Allen, Chester Brown, Dion, López Vázquez, Charlie Mysterio, Carilda Oliver, Jonathan Richman... Están vivos.

maciste II dijo...

¿Charlie Mysterio?. ¿Y Maciste Betanzos no? (es broma...)

maciste II dijo...

Apunta a Porfirio Barba-Jacob (Santa Rosa de Osos, Antioquia,Colombia 1883- Ciudad de Mexico,1942)

fulgencio dijo...

Tengo ahí como un tesorito el Cuadernillo de Poesía de Simón Latino dedicado a Barba Jacob. Hay una biografía alucinante de Fernando Vallejo que te recomiendo, porque la vida es aún más salvaje que la leyenda.
Barba Jacob, vagabundo, pervertido, mariguano y lengua viperina, hace palidecer el mito de cualquier estrellita occidental de pro, de Burroughs a Haro-Ibars, por ejemplo, que son malditos muy de malasañero.
Sin embargo, el halo de misterio de Barba Jacob tiene la elegancia y el refinamiento un poco cimarrón de Renato Leduc. Son así, cimarrones de lo chic, aunque vivan aupados en un dandismo perticular, especialmente Leduc.
Barba es más filibustero, claro.

Los de Simón Latino son verdaderas joyas a precio de risa, puedes encontrar docenas en iberlibro por no más de siete u ocho euros.
El Simón Latino de Luis Carlos López se lo tuve que regalar a Juan Manuel Bonet, un día que comía en casa de un vecino y bajó a curiosear en mi estantería. Este hombre, que poseerá una de las bibliotecas más alucinants del país, todavía puede encontrar pequeños objetos de deseo hasta en un bazar sin pies ni cabeza como es mi casa.
Seguramente habrá todavía copias del librillo ése a precio de risa por ahí.
Lo que no le enseñé entonces es un LP de vinilo donde unos rapsodas de pueblo homenajean al tuerto López por encima de ruidos de selva y guitarra cartagenera.

Además de los que te decía el otro día, de Barba y de Luis Carlos López, hay otro gran poeta al que nunca he logrado comprender del todo, pero que fascina a mis amigos más íntimos hasta el punto de que también lo incluiría en mi santoral colombiana: Giovanni Quessep. Éste aún está vivo, pese a una dipsomanía galopante, y no participa para nada de esa otra "anti-tradición" que representan los otros; al contrario, parece un caballero andante, absorto en sus jardines de luna y sus sortilegios antiguos, tan soberbio y anacrónico como un Rodrigo García (que también tiene, como sabes, una etapa colombiana de la que reniega por completo). Por eso tengo esperanzas de que me sea revelado algún día, como me sucedió con el sevillano de los ojos de gato, bajabragas de Chiclana de la Frontera, ya no recuerdo si oyendo Cuarto menguante o María y Amaranta.

Cambiando de tema de muy mala manera, ¿has leído la autobiografía de Errol Flynn que han editado ahora? Se conoce que escribe divinamente, que es un librazo de los de no soltar.

Besos,
F

fulgencio dijo...

Ahora cambiaría mi lista de vivos del otro día. Pero me arrepiento de haberla hecho, es algo un poco obsceno.

maciste II dijo...

Me has dejado los dientes largos y con ganas infinitas de dejarme el resto de sueldo en libros. Y ahora no lo pensaba. Sólo quiero imágenes y más imágenes, y en DVD están saliendo todos los shows televisivos del pasado. Los de Eve Arden,Loretta Young y Ann Sothern, por ejemplo. Por no mentar,la mítica serie de Patty Duke haciendo de gemelas.

Pero apunto precios, que luego suben con los gastos de envío. Auqnue ¿cómo me voy a resistir al final con semejante vendedor de fantasías,que eres tú, buen Fulgencio...?

A mi también me carga esta mitificación burroughsiana. El buen hombre está en todas partes, en todos los saraos drogaínicos... Es lo malo de no haber -inconcebiblemente-muerto a tiempo.
De Haro Ibars ya no hablo porque de su biografía publicada por el pontevedrés sólo me entusiasman los años sesenta y parte de los setenta. Todas esas poses pesadas, esas salidas de tono, ese exhibicionismo gratuito, como jamesdeanesco de lo maudit (efectivamente, de barrio) me provocan bastante rechazo. Me quedo siempre con Pasolini, capaz de enervar a derechas e izquierdas sin hacerle falta numeritos de levantamiento de puño o palma en tal o cual mani.

Curioso lo de Errol, Fulgencio, divino Mysterio. Este fin de semana le dejé a mi buena amiga Louella -de TCM clásico- un comentario sobre este actor,dejando caer de soslayo, tal vez motivado por la mala imágen que Scott Fitzgerald durante una breve cena en la que coincidieron (allá por los años 30)cogió del actor, su faceta de escritor-aventurero. Creo que el escribió tres libros. Y es posible que el más aconsejable sea su autobiografía AVENTURAS DE UN VIVIDOR, reeditada ahora por TB Editores,en donde se despacha bien a gusto,tal vez a lo Espartaco Santoni, en episodios escabrosos de alcoba y camarote con sus damas y sus princesas.

Me acordé de Charly (qué mal canta ese cantante)porque tengo su disco Spicnic... Y es uno de mis temas favoritos. Tal vez hubiera incluido en ese listado tuyo, ya puestos, en el tema del indie pop nativo a Nacho Vegas o A. Luque, por ejemplo (aunque Luque ya no mola mucho porque se ha casado y tiene un hijo, y ya es feliz a lo tradicional... Y esas cosas se notan luego en las canciones. Digo yo, es un pensamiento subjetivo).

Lo de las listas no tiene importancia. Es lo que tienen la mitomanía. Siempre resulta gracioso y entretenido a la vista, como un damero maldito o un crucigrama. Lo único que me chocó es que consideres muerto a Polnareff desde 1974 (entonces ¿la viuda Van Aersen qué?, o López Vázquez al que lo podríamos enterrar en estado catatónico tras la Cabina dichosa, o a partir de su trabajo con Cukor. Y con él todo el resto de secundarios del cine español más popular. En realidad la mayoria de ellos siempre estuvieron mejor en el teatro que en el cine. Los Estudios 1 siempre me han parecido algo insoportable. Y que no es teatro ni es televisión ni es nada más que un medio penoso de culturizar desde el sopor a la clase media del período subdesarrollista español). Me gustan cosas del Polnareff de la reintreé (después de su periplo americano). Paris sur mer... Su etapa tecno pop, a pesar de algún rollo horteri (su Tosca me alucina, lo siento)ha dado gemas incuestionables como aquella MaryLou,a la que el mismito Nick Cave le sacó buena punta en su momento.