16 julio 2009

Escala en HI FI. Por Cordelia Flyte

God save the girl (2009. Matador)
Esta chica es
una joya

Este es un proyecto que Stuart Murdoch acariciaba desde hace años (desde que grabó The life pursuit en 2006) y que por fin ha tomado magnífica forma el mes pasado. Atrapen esta joya. No se echen atrás, perseveren ante el frontman de Belle & Sebastian. Es un hombre de música total. No duden de su autenticidad ante sus altibajos, hasta los más grandes los tienen. El escocés quiso hacer un musical rock y le ha salido una maravilla pop (con sus perlas jazzies) que deja la brillantina de Olivia Newton John y John Travolta a la altura del betún. Desde los tiempos del Melody de los Bee Gees no he encontrado cosa tan agradablemente dulzona. Es Melody con unas gotas de Georgy Girl y de los Keith West y Paul Bevoir más operetistas. Y, como todo musical creado para ser representado en escena o ser filmado (que va a ser el caso: parece que ya han encontrado un rostro - una Tushingam menos fea- viendo la portada. Las fotos de los discos de Murdoch copadas siempre por chicas lo transforman en una respuesta femenina -igual de cool - al eterno masculino de Morrisey), nos hayamos con canciones que siguen una misma línea argumental. El disco concepto. Y el suyo habla de una chica llamada Eve que acaba de salir de un psiquiátrico, en el que ingresó por problemas alimentarios y cuya única intención es encontrar un novio. La acompañan como banda sonora de su periplo de dolores y alegrías unas cancioncillas redondas, primorosamente adornadas, propietarias de un encanto sinigual. Lo mejor del estilo Belle & Sebastian al servicio de una mujer problemática. Y de Belle & Sebastian se recuperan precisamente dos composiciones añejas: Act of the apostle (que abre el disco) y Funny little Frog (con nuevos arreglos). La naturaleza cinemática se presenta en un par de breves instrumentales que actúan de música accidental (A United Theory y The music room window) pero lo común es que sean las voces femeninas que envuelvan las melodías supremas de Murdoch, meciéndose en unas cadencias sinuosas, elegantes y pizpiretas. Catherine Ireton hace la mayoria de los números, una cantante excepcional. De manera más discreta tambien aparecen Anna Miles, Dina Bankole, Celia Garcia, Alex Klobouk, Brittany Stallings y Asya (lider de Seattle Smoosh).





A Murdoch se le escucha en Pretty Eve in the tub, Hiding neath my umbrella y en If you could speak. Esta última es fantástica pero tal vez sea más mencionable la segunda por haber sido compuesta por Steve Jackson y porque habla del miedo a caer enamorada y, a la vez, las ganas de que llegue ese momento. Ese estado de dudas que muchas conocemos a la perfección, no lo duden. Pero por encima de voces que son amores, God help the girl es un derroche de arreglos finos y elegantes. Es pop orquestal que jamás llega a hartar (como nos sucedía con las cosas de la segunda etapa de La Buena Vida o el disco en solitario de Luke Haines de título Das Capital). Sabe graduar muy bien Murdoch los momentos más solemnes como las más tranquilos (por ejemplo tras la lujosa vuelta de tuerca a Funny Little Frog nos embauca con una cancioncilla desnuda de arreglos -guitarras, palmas y silbiditos-, dignas para tararear una noche de excursión alrededor del camping gas: If you could speak). La grandilocuencia (controlada) se recupera en Perfection as a hipster (tengan en cuenta el mérito que tiene pues la voz invitada es la del experto en intensidades emocionales Neil Hannon) pero en este caso su Divina Comedia se queda en simple comedia con mayúsculas (muy a la Bowie, un temazo). Otros números favoritos son I'll have to dance with Cassie, Come Monday Night, Musicians, please take heed y, por encima de todas, la que da título a la obra: God help the girl . Y yo estoy feliz con ella porque pronto me iré a pasar unas semanas de vacaciones en la costa y YA he encontrado un soniquete (de esos difíciles de despegarse de tu cabeza) para tararear durante mis horas muertas y vivas. Mi canción del verano de 2009.

* El sitio oficial

* En myspace

No hay comentarios: