26 junio 2009

QUE LE DEEEEN....

Por Maricón Martinez, el colaborador que más ha hecho porque Unicef sea una empresa sólida, respetuosa, aclamada en el mundo entero. Sin la ayuda de este hombre, el planeta Tierra hubiera sucumbido al poder de Thor. Desde la sencillez y la humildad, este galán y amigo, ante todo, que en su vida privada ha sabido mantener eso tan dificil para los de su gremio como es la discreción, ha significado además para este blog lo más importante. Que es, el riesgo y la sepindurancia amena y divertida. Por eso hoy brindamos por él, con una copa de sidra achampanada La Pitusa, famosa en el mundo entero por el poco alcohol que contiene y lo rica que está. Va por ti, querido Maricón

Hola, hijos de puta. Estoy hasta los cojones de esta sección. Ya le he dicho ayer a Maciste de los Betanzos que una y no más, santo Tomás. Que hoy me voy y os dejo. Que ya viene el verano y ando yo caliente como para meterme en un ciber ruinoso para escribir ná. Y algunas veces es que escribo por escribir, que donde va que yo no veo el porno, que no me va el videoreproductor desde el siglo XX. Además, no pienso cambiarme jamás al DVD reproductor, que está carísimo. Y para lo que hay que ver... Asi que escribo de oídas y por lo que me funciona de la memoria. Esto lo aviso porque siempre hay algún listillo que hasta cuenta los centímetros cúbicos de lechada que echa tal o cual mamarracha en los pornos de la ChiChi. Yo ni puta idea. A mi me gustaron y lo cuento. Y sino me calentaron pues lo aviso. Que a lo mejor a vosotros os hacen tilín, que sois unas guarras y unas calientapollas que dais asco total. Y ahora me mirais mal y yo me rasco el coño en presencia de vuestra puta madre. Y sois tolerantes y os odio. Y me seguis preguntando en un corro de la patata: ¿De quién nos vas a hablar hoy, Mari Martin?. Y yo, que soy una santa y tengo mucha paciencia os respondo bizqueando los ojos: Pues de él, ¿de quién va a ser, si no?. ¿O es que acaso os figurasteis que me voy a poner a hacerle un tributo a Manolo el del Bombo?.
Nooo, que hoy toca....

JT SLOAN



Este mozarrón hizo taaaanto porno que yo ya he perdido la cuenta. Sus años más productivos vienen fechados entre 1995 a 1999. También es verdad que luego yo paré. Perdí la paciencia y, de paso, le perdí la pista. Fue otro niño mimado de la ChiChi LaRue, con lo que eso conlleva de desnaturalización y mariquitismo espantoso. Pelis ambientadas en el Oeste del Edén (con cowboys que tienen tanto de macho como Doris Day de Hernán Cortés), en el presidio de Sing Sing Surprise y en la macro discoteca de moda, aquella a la que van todas a gamberrear, a ponerse ciegas y a meterse hasta el culo de venenos. Yo os pongo ahora mi lista de pelis que he visto y vais que chuta de informaciones al respecto. Sólo una cosa: este JT es versátil, le da a todo. Menos si es del sexo femenino. Entonces, se echa para atrás, porque está reprimida.
A mi al principio me gustaba. Cuando lo vi en Man to men (1995). Era como un filme encuesta. El director le preguntaba algo a los ejecutantes, algo que yo no entendía porque de aquella no sabía californiano. Pero era bien bonito y jugoso, que les abría el apetito, porque en seguidita se ponían a follar, que es asi como decimos en España. JT aparecía en una piscina y se beneficiaba a Scott Baldwin, que es un espectáculo, qué hermoso era... Hay que advertir que el polvo en si se alargaba a base de repeticiones de las mismas escenas, aunque tomadas en diferentes perspectivas. Un truco muy viejo, si. Pero teniendo en cuenta que Scott brillaba más que el sol que los alumbraba, a mi no me aburrió.



También fue activo en The Ryker files (1995), a mayor gloria del rubio Ken Ryker. A este no lo cataba. Lo hacía con un fulano moreno, bien gallardo y altanero en una fantasía de taller de carpinteria, que me gustó porque yo tuve un novio carpintero, idéntico a San José y también llegué a practicar el sexo anormal con él en un sitio así, como de FP. Pero repito, la estrella era Ken Ryker. Y a Ken le pusieron sábanas de raso, colcha de seda que hay en mi cama, unas velas y una fresquera de acero inoxidable para el champán. Privilegios de las rubias.




Ese mismo año, también vi a JT en JS Big Time. Y JS era Jeff Stryker viviendo de las rentas. Miren que armó barullo este semidios y qué poco duró su brillo. A mediados de los noventa estaba ya hecho una mierda. Le pusieron este vehículo para ver si remontaba, pero nada. Los jóvenes pisaban fuerte y lo eclipsaron con facilidad. Entre ellos, JT... que tenía una escena muy graciosa con la Rociíto Carrasco (aka Vince Rockland) en una calle creada en plató, tipo Barrio Sésamo. Como la Rociíto a pesar del rimmel y la melena tan chic es activa, algo que no me entra en el cabezón, pero que hay que joderse con la niña, pues penetró a JT en plena acera de enfrente. Y lo disfruté. Porque JT tiene un culo que no es de este mundo. Pasó la poli pero como también eran gays los dejaron terminar esa repugnancia. El polvo dio para un par de posturas nada más. Entre visillos salió un vecino, pero era del mismo mal porque Jeff Stryker, que supervisaba, asi lo quiso. Como quiso que toooodo se llenase de Sodoma a go gó, con macro discotecas y chulazos danzarines. Una mierda pinchada en un palo (que previamente habían introducido en la cloaca del director), vamos. Supongo que este título habrá envejecido muchísimo. A ver si un día lo pasan por el UHF y salimos de dudas.




La que más me gusta de JT es Rawhide. ¿La visteis?. Qué burras, pues védla. ¿Para qué quereis los ojos que no son del culo?. Es del oeste. El chico está lavándose en el abrevadero. También lava la ropa interior y cuando la cuelga en el poste de telégrafos aprovechamos para verle los detalles de su anatomía prostituta. Pero también lo ve el vaquero Chad Donovan, que tiene un mango taaaaan enorme que yo creo que indigesta hasta a Los Pirañas. El caso es que pirañas no había en el abrevadero. Terminó llenándose de ladillas. Y JT se pasivizó. Aplaudi a rabiar.




Jailbreaker (1995) también era un poco gay western. En realidad, un híbrido que buscaba juntar ambientes afines a una sensibilidad rosaura. Unos que se fugaban de la prisión (qué barrotes, como de peplum), y se tiraban al monte como cabras que eran. JT no era ex presidiario. El estaba en el bosquecito con un colega. Hacían de cazadores. Y entonces, observaron algo muy raro. Una tienda de campaña se movía como si fuese a deshincharse. Como si hubiese un terremoto dentro de ella. Oyeron también gemidos. Asi que preocupados se acercaron. Y ¿qué dirán que vieron?. Un golondrino rubio como la esmeralda verde, agitándose no por epilepsia sino por excitación del glande, que el maricón se la estaba pelando él sólo, pero con tanta intensidad que aquel pajote eran más bien mensajes de S.O.S. al hombre blanco. En fín. Que todo terminó en trío. No me gustó nada. Sólo salvaría a Sean Diamond vestidito de la Policia Montada del Canadá en una comisaria y a Ty Russell, que había cogido mucha pluma y no lo encontré tan espiritual como al principio de su carrera, allá en el cine mudo. Reconozco que estos dos últimos dioses eran muy sensuales en sus tiempos.




También en 1995, rodó otra mamarrachada titulada How to get a man in bed?. Ustedes se preguntarán: pero bueno, este chico con tantas que hacía al año ¿le daba tiempo de echar un casquete en su vida privada?. Pues llevan razón. Porque el no tenía vida privada. Todo era una fantasía porno rodada en formato video. Es cuando la vida personal y lo que haces en la pantalla es la misma caca. Hay una identificación total. Y por eso, surgen las grandes personalidades. Sean en el género que sean. ¿Ven como yo también soy agudo?. En esta How to get... fue un visto y no visto. Yo casi ni me enteré que salía. Debí de ver la versión censurada. Sí que recuerdo que salía hablando de cómo hay que ligarse a un tío en un gimnasio, durante el workout o en los vestuarios. Pero luego JT desaparecía, dando paso a las estrellas Marco Rossi y Tom Katt. Como estos dos estaban en la cresta de la ola, nada tuve que objetar.




¿Para qué?. Si había JT's a mansalva en los sex shops... En Idol in the sky también salía. Pero no en el skay. Fue una peli cien por cien Ryan Idol, que ya estaba empezando el pobrecito su decadencia. Maniobras militares de mentira, escuela de aviación, con un poco de Top y otro poco de Gun. Aparecía Aaron Austin y Kyle McKenna junto a Idol. Pero ninguno de los tres fueron bien aprovechados en el trío aquel. JT se conformó con follar a un hawaiano o medio chino (lo que fuera ese horror que responde al seudónimo de Jordan Young). Ambos eran vaqueros porque creo que ser pilotos de aviones a reacción les daba vértigo a los dos.
Freshmen recruits (98) insistía en lo militar. Era activo y cogía a un maromo en un despachito de comandancia. Justo enfrente de un célebre cartel del Tio Sam, aquel que les señala con el dedo con gran autoridad. Es de suponer que, con esas altas temperaturas corporales, el dedo les hubiera parecido poquísmo. Al menos el de abajo necesitaría con urgencia un fistfucking, fuese o no el ejecutante un patriota. Siempre habría una bandera USA cerca de ellos para poder utilizarla como toalla (por si al pasivo se le daba por romper aguas).




Y poco reseñables fueron Suck daddy (1998), donde hubo un trío, pero sólo se practicó sexo oral. El daddy del título era un señor mayor llamado Rob Roberts; Dirty stories (96), que yo no sé que tenían de sucio estas historias de La Rue pues toda esta peña es de una asepsia incolora e inodora que tiran de espaldas. Y la putísima mierda que en España se tituló En vivo y en directo. Un pretexto burdísimo para hacer un video de gang bang, con muchísimo rimming y todo el elenco hasta las neuronas de poppers. Aún asi, no me resisto a transcribir lo que aparecía en la publicidad de la contraportada del casette (de risa) : "Dirigida por ChiChi LaRue, ésta película nos ofrece un concepto totalmente diferente que puedes practicar fácilmente y verás que los resultados son apoteósicos". Si amigas, sin pies ni cabeza. Pero yo creo encontrarle una remota explicación. En la cosa ésta los gachós se van grabando con una cámara mientras ven a su pareja siempre a través del objetivo. Un rollo virtual o lo que carajo sea. Ni a filia llega. Repito, que si te gusta comer culos (y verlos comer) esta es buena.


No hay comentarios: