16 junio 2009

felices sueños húmedos




VENGAN A VER LA MARAVILLA...

¡Vengan a ver la maravilla
de su cuerpo juvenil!

El sol lo anega de luz,
y el mar que habla se enciende
de provocante lujuria.

Ando, procuro mirarlo
más de cerca... Es tanta la luz
que todo alrededor rutila
en ancha claridad difusa...

Va desnudo -riendo y saltando,
y en la arena de la playa
semeja un astro brillante.
Procuro mirarlo -y sus ojos,
amedrentados, rehúsan
hallar los míos... Me entristece

Mas en su mirar furtivo
la eternidad pude ver
de un beso no merecido

ANTONIO BOTTO
de Ciúme (1932)

No hay comentarios: