17 junio 2009

Esa juventud que canta. Por Las Carmelitas

Hoy las Carmelitas se van de boda



Carmelita A y Carmelita B (al unísono)
: A las doce y media del mediodia, nos encontramos en el interior de la Colonia Güell en Santa Coloma de Cervelló. Es una iglesia antigua, enclavada allá en la parte alta del bello paisaje catalán. Es un lugar idóneo para una celebración íntima, típica de unos contrayentes que nos deben de estar ocultando algo muy gordo y muy redondo. La ceremonia debería haber comenzado hace un cuarto de hora pero todavía aún no se ha presentado el novio, ni mucho menos la novia. Es de suponer que a estas alturas ni se presentarán, con la tremenda decepción por parte de los aqui presentes, invitados del mundo de la farándula y los medios de comunicación que ya están pensando en lanzar la exclusiva. Luisita Tenor y Francisco Heredero parece que no quieren decir el sí. Y dicen NO, pero a distancia, cobardes y malvados. Esperemos que todo sea una falsa alarma, la típica demora que suele salpimentar estos eventos. Mientras tanto vamos a cubrir el reportaje con una instigación implacable a los famosos que ya ocupan posiciones en el santo lugar.

Carmelita A: Yo me ocupo de la zona central

Carmelita B: OK, yo subiré a la zona de los órganos cercanos a la bóveda gótico- corintia

Carmelita A: Perfecto. Suerte. Veo ya a Lita Torelló. Lita, buenos días

Lita Torelló: Oh, usted otra vez

Carmelita A: Yo decía, veo a "alguien ye yé" y mira quien era.... Lita, no vienen

Lita T.: Ya vendrán

Carmelita A: Me he fijado que ya no llevas el chiclé en la boca. ¿No lo habrás pegado en el reclinatorio...?

Lita T.: Pero ¿usted qué se cree?. Lo he metido en el envoltorio y guardado en el bolso

Carmelita A: ¿Tú que eres de la novia?

Lita T.: Amiga y compañera de casa discográfica

Carmelita A: De acuerdo. Pásalo bien. Y a ver cuando te casas, rica. Vemos dos filas más atrás a las hermanas Ros. Muy buenos días

Hermanas Ros (al unísono) : Hola, Carmelita. ¡Qué guapa vienes!. ¿Un petite robe noir?

Carmelita A: Es luto, por tía Eustaquia. Y, por supuesto, peina y mantilla. En cambio, vosotras venís demasiado joviales. ¿No podéis madurar?. ¿Para qué la psicodelia en estos momentos?

Hermanas Ros (al únísono): Es ropa comprada en Tusset. El pret á porter nos fascina

Caremlita A: ¿Qué sois de la pareja?

Hermanas Ros (al unísono) : Amigas

Carmelita A: ¿Y vuestra carrera, cómo va?

Hermanas Ros (al unísono): No nos quejamos. Pero pronto habrá sorpresas. Vamos a dar un giro radical. Acabaremos en el Molino, que te lo decimos nosotras

Carmelita A: ¿Con la Bella Dorita?

Hermanas Ros (al unísono): Y pensamos hacer desnudo integral

Carmelita A: Sopla... Os dejo. Aqui hay hombres y no conviene desperdiciarlos...

(se trata de don Joaquin Soler Serrano)

Carmelita A: Don Joaquin, ¿usted qué representa en esta pantomima?

Joaquin Soler Serrano (con una perfecta dicción pero muy circunspecto por todo lo que significan estas mujeres locas del ancien regime): Yo soy uno de los testigos

Carmelita A: Entonces, sabrá si están realmente enamorados...

JSS: Díscúlpeme reporter, pero no la puedo atender: estoy rezando

Carmelita A: Lo siento. ¿Usted caballero? (al caballero de al lado, el señor don Mario Beut)

Mario Beut: Muy buenos días. O casi tardes

Carmelita A: ¿Qué le relaciona con éste?

MB: La paz espiritual

Carmelita A: ¿Es otro testigo?

MB: Afirmativo

Carmelita B (desde el atrio) : Carmelitaaa, Carmelitaaaa. Sube aqui que se está más fresca. ¿Vienen o no?

Carmelita A (a voces) : Se aproxima el novio, si

Gran murmullo en el recinto. Predomina la burguesía catalana, a medio camino entre lo escandalizable y el sobresalto

Carmelita B
: Bien, entonces aún tenemos unos minutos para charlar con el cantante de la ceremonia. Ni más ni menos que nuestro colega Salvador Escamilla

Salvador Escamilla: Hola Carmelita. Siempre tan bizarrona

Carmelita B: ¿Qué vas a cantar hoy?

S.E.: Empezaremos por el Ave María de Sor Ye yé. Luego Hello Dolly y El cant dels ocells en versión twist

Carmelita B: ¿Y L'agenda no?

S.E.: Hoy no toca. Pensé en hacer un poutpurri en la parte de la comunión con tres de mis éxitos pero al final no llegué a un acuerdo con la SGAE

Carmelita B: ¿Y todo en dialecto catalán?

S.E.: Todo, mi cielo. Que para algo los novios son de la tierra

Carmelita B: Pues qué lata. Porque a mi el catalán no me parece nada fotogénico. Si hasta a ustedes se les nota cuando lo cantan una cosa rara en la epiglotis. Es incómodo, no me lo vaya a negar

S.E.: Ja ja ja

Un primo hermano del novio: Señorita, por dios. Un poco de silencio. Ya se lo he advertido a su compañera la de abajo. ¿Es que no pueden respetar el sitio?

Carmelita B: Uy discúlpeme usted. Pero debe ser todo de la acústica. Además nosotras somos de las reporters buenas, las que nunca usamos micrófono, que es donde en verdad se ve la locución de una artista con categoria

Un primo hermano del novio: Me importa un si bemol lo que digan. Modérense. No se casa todos los días Francisco Heredero con Luisita Tenor y nada puede distraerles

Carmelita B: Por su indumentaria, usted es el cura que los va a casar

Un primo hermano del novio: Efectivamente. Y soy su primo hermano, además. Con todo lo que representa eso.

Carmelita B: Hábleme de él. Algún secreto en confesión

Un primo hermano del novio: Ande, ande, vaya bajando y deje al conjunto armonizar.

Carmelita B: Menuda lata. No he podido sacarle nada al curita

Carmelita A (con ojos de hiena, a la B) : Lita Torelló me lo ha confirmado.... La novia no viene entera

Carmelita B (echándose las manos a la peineta): Cate...

Carmelita A: Fíjate tú... De ahí que nos hayan citado en este cuchitril de mala muerte. A saber si hay buses para bajar luego a la Sierra de Gredos

De repente se oyan sonar trompetas en estéreo. Aparece la novia acompañada de su padre. Detrás una lista ingente de artistas de la casa Vergara. La ceremonia se inicia a los sones del "Estoy arrepentida" de Rachel


Carmelita A y Carmelita B (al unísono y envueltas en lágrimas) : A la una y cuarenta y cinco minutos del día de autos Francisco Heredero y Luisita Tenor han pronunciado el "si" que les unía para toda la vida. Fue una boda seria, emotiva, feliz. Francisco se retrasó quince minutos, la novia cuarenta y cinco. Una informalidad. El estaba intranquilo, como pasado de coca. Temía que no se presentase o imaginaba un accidente o cualquier otro percance que pudiera nublar su felicidad. También llegó tarde el padrino de la boda, con el tradicional ramo. Sufrió un despiste en el camino. Nos imaginamos los nervios que habría sufrido el padrino en cuestión.
La novia lució un precioso vestido blanco. El novio, chaqué. La pareja estaba elegantísima. Después del acto, nos concedieron unos minutos para hacerles unas preguntas. Están resplandecientes.

Carmelita A: Luisita, ¿qué ha sido lo primero que le has dicho a tu marido?

Luisita: Que me diera un cigarrillo. Estaba muy nerviosa

Carmelita B (a Francisco) : En estos sitios no se puede fumar. ¿Qué sentías en la iglesia, mientras esperabas a tu futura esposa?

Francisco: Temor de algún accidente y frío. Fiebres, mezclado con imágenes difuminadas del pato Lucas fornicando con la legendaria Carmen Amaya

Carmelita A: ¿Hubo alguna duda en el momento de pronunciar el "si"?

Luisita: Yo "si" ya no voy a poder decirlo en una temporada. Pensé en un principio soltarlo en catalán. Aunque luego me reservé y opté por el idioma oficial del Imperio. De todas formas, si la hubieramos tenido (la duda), no habríamos tomado esta decisión

Carmelita A y Carmelita B (al unísono) : Luisita luce un anillo de bodas precioso. Oro y brillantes

Carmelita A: ¿Qué te costó, Paco?

Francisco: Ya lo he pagado

Carmelita B: ¿Y a tí, el de tu marido, Luisa?

Luisita: Todavía lo debo

Carmelita A: Fíjate...

Carmelita B: ¿Vés...?

Carmelita A: En vuestra carrera artística, ¿qué significa esta boda?

Un primo hermano del novio: Por favor señores, ¿no pueden ustedes apartarse unos centímetros cuadrados de los parterres con los limosneros?, que me van a estropear todo el trabajo de jardinería y están obstaculizando el paso de los convidados que desean acercarse al cepillo...

Carmelita A: Discúlpenos. Contéstame, Luisita

Luisita: Artísticamente, Paco quería que me retirase. Yo no he aceptado. Continuaremos trabajando juntos o separados. En nuestra vida íntima, estaremos unidos

Carmelita B: ¿Hacia dónde tomáis rumbo en el viaje de bodas?

Francisco: Estaremos durante tres semanas visitando Europa: Paris, Bruselas, Londres, Berlin, Roma...

Carmelita B: ¿Quién te ha hecho el vestido blanco, Luisita?

Luisita: Mi modisto particular

Carmelita A: ¿Precio?

Luisita: Fue casi un regalo

Carmelita B: ¿Cuántas cosas os han enviado?

Luisita: Muchísimas

Carmelita A: ¿La más abundante?

Francisco: Ceniceros

Carmelita A: Qué mierda

Un primo hermano del novio: Por el amor bendito de Azucena de Cadiz, también conocida como Nuestra Señora de los Buenos Muslos, no digan blasfemias. Están ustedes en la casa de un ilustre

Carmelita A: Discúlpeme padre. Pero lo de los ceniceros...

Carmelita B: ¿La más preciada?

Luisita: Cualquiera sabe. Muchas cosas para la casa. Los electrodomésticos han sido abundantes

Carmelita B: Aqui está el nuestro. Recibidlo como símbolo de nuestro respeto y admiración

Carmelita B les hace entrega entre docenas de flashes de una caja algo voluminosa de color negro mugre

Luisita: Uy, pues gracias. ¿No será un paquete bomba?, porque con ustedes cualquier cosa es posible...

Carmelita A: No, bonita. Es para esta noche. Frascos y más frascos de pastillas La Pirulé

Francisco: Me parece señora, que no vamos a necesitar antibabys ya

Carmelita A: ¿Cómo, entonces la novia ya va incompleta?

Francisco: Venga, vámonos. Nos esperan en el restaurante

Carmelita B: ¿Nos invitan?

Francisco (malencarado) : Si no tienen invitaciones...

Carmelita A: ¿Habeis pensado en la posibilidad de que os visite la cigueña?

Luisita: Paco posiblemente más que yo. Está ilusionadísimo con una familia numerosa. Yo preferiría una parejita. Pero es pronto para pensar en estas cosas, ¿no?

Carmelita B: ¿Qué es lo que tenéis más ganas de hacer en estos momentos?

Francisco: Perderos de vista

Luisita: Francisco, por favor. No tienes que ser descortés con estas señoras de luto. Pues huir de todo esto. Quedarnos solos. Charlar de nuestras cosas. Os agradecemos muchísimo vuestro interés. Pero ya podéis suponer que no se casa la gente todos los días.

Carmelita A: Luisita, una última pregunta antes de emprender la huida. ¿estabas más nerviosa antes de pronunciar el "si" que cuando actúas para un público numeroso?

Luisita: Qué bella pregunta. Y además me la sé. Desde luego estaba más tranquila que cuando actúo en TVE. Es lo que más me destroza los nervios. En fín, como me habéis caído a última hora simpáticas, os daré la posibilidad de que os puedan tirar un caldero de comida en el restaurante.  Eso sí, haced el favor de no salpicar mucha sangre

Carmelita B: ¿Y cómo haremos para despistar al maitre?

Luisita: En la puerta pronunciaréis la contraseña...

Carmelita A: ¿Qué es...?

Luisita : Esperad, la tengo apuntada en un papel sujeto a la liga... Y la contraseña es: Obladi-obladá, y Carrero volará...

Carmelita A y Carmelita B (al unísono): Esta vez, también actuaron para televisión. Desplazó un equipo móvil para recoger el feliz acontecimiento. Desde estas columnas, les enviamos nuestra más cordial enhorabuena. ¡Felicidades, parejita!
Un primero hermano del novio: Venga, ahuequen, ahuequen...


El show de Las Carmelitas
Copyright 1967

1 comentario:

Anónimo dijo...

This site is really cool! I found here alot of information that I was looking for. I am really happy to be a part of This site!