03 junio 2009

Apuntes macisteños

* Desde este mes y hasta finalizar septiembre, el blog se relaja, como ya comentamos hace unos días en nuestro avance de contenidos semanal. Han sido meses, desde que arrancó la tercera etapa de FM II de trabajo intenso, agotador. Esto, quieras o no, te hace entrar en una dinámica estupenda. Pero la tensión continuada va desgastando. Encima, mi salud no anduvo muy boyante que digamos desde finales de noviembre (no fue una cuestión de stress, lo que fue lo saben de sobra mis más fieles).
Asi que llego a junio entero, si. Pero con ganas de tomarme un relax. Es un relax bastante sui generis pues no voy a cejar en mi empeño de postear de lunes a viernes (festivos incluidos). Pero si antes eran tres los posts publicados a diario, ahora van a ser sólo dos.
Esta reducción me va a obligar a romper la rutina de las secciones fijas. Además en julio muchos de mis colaboradores se tomarán un descanso, como es el caso de Terlenca Maturamis, el reverendo Von Bleu, las Carmelitas, Maricón Martinez... El doctor Cebollo las cogerá en agosto, según hablé con él este sábado por teléfono. Seguirán con nosotros Gilda Love, aunque reducidas sus colaboraciones a una (Revistero campy) pues el Women's Lib termina en breve. En cuanto a las secciones que llevan mi firma o la de otros colaboradores como Andros Queerman, Cordelia Flyte y Saba Sorrento, he de advertir que se mantendrán todas, salvo que su periodicidad variará. Las semanales, ahora van a ser quincenales. Ejemplos: Bisuteria Pop, Públicos vicios, Libreria Queerman. Las quincenales que pasan a ser mensuales serán: Pimpollos de la historieta, Felices sueños húmedos, Madrugones... Y otras permanecerán en su periodicidad habitual: Dirigido por...fa, Sibaritas...
Tendremos de cara a este verano un estreno importante. Una nueva serie dedicada al mundo de la televisión vintage, donde repasaremos muchas series, programas musicales o sitcoms considerados de culto por toda una generación de espectadores. Todos serán producto popular norteamericano (e inglés) comprendido entre las décadas de los cincuenta a los setenta. Y promete, porque hubo series y shows la mar de deliciosos. Vendría a sustituir los lunes a los Delirios seriados.
Las últimas semanas de cada mes seguirán siendo ocupadas por los especiales. Estoy preparando uno dedicado a las Silly Symphonies de Disney, otro al actor cómico Jerry Lewis, a la blaxploitation y, probablemente, en septiembre, vuelvan las divitas porteñas.
El otro motivo de este decelerón es prorrogar el momento fatal en que Blogger ya no me permita subir imágenes por haber agotado los mil megas de espacio dados en un principio. De hecho si en octubre veo que ya no puedo subir nada más pondré fin al blog sin más solución que pasarme a Wordpress (Maciste Betanzos en la intimidad) y desde allí acabarlo para fin de año, que es lo que pensaba hacer ahora. Pero en Wordpress no me acabo de acomodar. Mi labor de copypastista me ocasiona muchos problemas los fines de semana. Escribir desde alli, por ejemplo, tiene que ser un engorro. Comprendo que la culpa es mía, que tiene que haber un truco para que la plantilla se me presente como tiene que ser, mucho menos "ensuciada" de herramientas, que más que eso parecen anuncios de televisión del 903. De momento no me tira nada el cambio a esa casa bloguera.

* Después de este rollo, el mejor resumen sería el que se asomen a diario por aqui y que vean qué hay de nuevo. En verano, toda variación siempre resulta grata. Entramos en meses informales, abiertos a las mil posibilidades de una vida más luminosa. Como Cordelia, estoy feliz. Libre de parejas, poco atontado con los encoñamientos, siempre perniciosos. Hablo de amantes. Ya no pienso en llamar a nadie. No soy orgulloso, sino que intento llenar las pocas horas extras en otras historias. Como leer, por ejemplo. Los tochos zuñiguescos me están abriendo a un mundo fantástico, belle époque, ergo decadente, que en sus antañonas formas y en la manera de brindar por ellas me han atrapado al instante. Los artistas de principios de siglo siempre fueron una debilidad personal, pero carecía de información detallada. Con Zúñiga el asunto se ha resuelto. No más autores superficiales, adictos al dropping names. Aqui el estudio se desarrolla en plenitud. Y encima, transformándolo en literatura de calidad, que es a lo más que debe aspirar el lector minimamente exigente. Odio los juntaletras que te atiborran de datos sin ir más allá, sin captar la esencia del personaje, ni involucrarse en el asunto dando un pensamiento subjetivo, intransferible que nos hagan ver al que escribe dentro de un marco coherente. Con Zúñiga la coherencia es norma de fe, libro de estilo. Es un pintor de ambiente. Su estilográfica era el pincel. Pena que ya esté tan olvidado. A las nuevas generaciones, periodistas asi les deben sonar a ranciedad marca Luis María Ansón, como mucho.
Luego también hay cine en mis horas muertas. Después de mi atracón argentino (sin mate para que corriese) repaso la filmografía de Buster Keaton, por ejemplo. Y concesiones al tecnicolor más camp con Princess of the Nile (con Debra Paget y Jeffrey Hunter, ambos en el colmo de la belleza), donde la Paget baila muchísimo, herencia del burlesque por via materna y anuncio de su fantástica danza de la cobra en el filme de Lang La tumba india. Y luego con esa maravilla de Busby Berkeley para Carmen Miranda llamada The gang's all here. No sólo memorable por el número fálico The lady of the tutti frutti hat, sino esa apoteósis final de colores y espejos deformantes, oblicuos, caleidoscopio de un mal gusto sublimado por el arte indiscutible del coreografo loco. En tiempos de guerra, las visiónes deformadas de tanta girl debieron de provocar el efecto del mejor alucinógeno al soldadito de permiso que acudió a verla. La sicodelia la inventó Berkeley cuando se atrevió con el color.
Me encanta jugar a colocar fragmentos muy escogidos de películas. Repasar números musicales concretos de filmes distintos, mismamente. Mi madre me lo agradece pues ya no tiene edad como para aguantar un largometraje al completo (sobre todo, si es espesito o en mucho blanco y negro).
También he recibido los cinco Dvd's de Fantasy Factory, más otros tres volúmenes de clásicos de Bob Mizer, vía Athletic Model Guild y Amazon. Mi sueño de tener ese material ya se ha visto realizado. Mejor calidad visual guardan los tres últimos, pero aún asi todo, absolutamente todo es manjar apetitoso para el aficionado al homoerotismo de los efebos vintage.
Sin más nuevo que añadir, me despido hasta dentro de unas horas. El miércoles que viene prometo Macisterotique, pero hoy no me apetece, que me la he estado meneando una barbaridad y me escuece el prepucio de tal manera que ya no sé si lo que tengo es una irritación por el autoabuso o un empeoramiento de mi ETS galopante. De momento, confórmense con estas bonitas imágenes de hermosos efebos y sus bondades. La primera foto, la del chaval en la ducha pertenece, cómo no, al insuperable Bryan Idol de primeros de los setenta. Asi podemos aliviarnos de esa desagradable superwoman que colocamos abajo.

No hay comentarios: