22 mayo 2009

Boquitas Pintadas recupera a...



AUSTIN OSMAN SPARE (1888 - 1956)


Sed místicos.


Otros creen en la oración... ¿no han aprendido aún todos, que pedir es ser negado? Sea la raíz de vuestro Evangelio. ¡Oh, vosotros que vivís las vidas de otros! A no ser que el deseo sea subconsciente, no es satisfecho, no, no en esta vida. Así pues, ciertamente el sueño es mejor que la oración. Quietud es el deseo oculto, una forma de "no pedir"; a través de ello la mujer obtiene mucho del hombre. Utiliza el rezo (si has de rezar) como un método de agotamiento, y a través de ello obtendrás tu deseo.

Algunos hacen mucho para mostrar las similitudes entre las distintas religiones; ciertamente mediante ello pruebo la posibilidad de una ilusión fundamental, pero de la que nunca se dan cuenta- ¡de este Decreto son la farsa, cuántos remordimientos tienen! Sufren más conflicto que los no iluminados. Con aquello con lo que pueden identificar su propio engaño del miedo, lo llaman verdad. Nunca ven esta similitud y quintaesencia de las religiones, su propia pobreza de imaginación y alivio de la religión. Es mejor mostrar la diferencia esencial de las religiones. Es también bueno conocer esa variedad de métodos; ¿no es su objetivo engañar y gobernar? Seguro pues, para el logro de lo trascendental, Dios y la religión no han de tener lugar.
Algunos alaban la presunta verdad, pero la dotan de muchos recipientes; olvidando su dependencia prueban su relación y paradoja, la canción de la experiencia y la ilusión. La paradoja no es la "verdad", mas la verdad es que cualquier cosa puede ser verdad durante un tiempo. De lo que suplanta la paradoja y lo que en ella es implícito ("no necesario"), yo haré la base de mi enseñanza. Determinemos que lo deliberativo, "la verdad", no puede ser dividido. El auto-amor sólo no puede ser negado y es Auto-amor cuando es paradójico, bajo cualquier condición, por tanto ello por sí sólo es verdad, completo sin accesorios.

¡Otros alaban la Magia ceremonial, y se supone que han de sufrir mucho Éxtasis! ¡Nuestros psiquiátricos están abarrotados, el escenario está invadido! ¿Es simbolizando que nos convertimos en lo simbolizado? Si tuviera que coronarme Rey, ¿debería ser Rey? Más bien sería un objeto de repugnancia o lástima. Estos Magos, cuya insinceridad es su seguridad, no son sino los dandis sin empleo de los Burdeles. La Magia no es sino la capacidad natural propia para atraer sin pedir; la ceremonia lo que no es afectado, cuya doctrina es la negación de la suya. Les conozco bien a ellos y a su credo del aprendizaje que les enseña el miedo a su propia luz. Vampiros, son como la propia hélice en movimiento de atracción. Sus prácticas prueban su incapacidad, no tienen magia para intensificar lo normal, el gozo de un niño o persona sana, ninguna para evocar de ellos su placer o sabiduría. Sus métodos dependientes de una ciénaga de la imaginación y un caos de condiciones, su conocimiento obtenido con menos decencia que la hiena su comida, digo que son menos libres y no obtienen la satisfacción del más mezquino de los animales. Condenados a sí mismos en su repugnante obesidad, su vacío de poder, sin siquiera la magia del encanto o belleza personal, son ofensivos en su mal gusto y en cómo se dedican a anunciarse. La libertad de la energía no se obtiene a través de su esclavitud, no se obtiene gran poder mediante la desintegración. ¿No se debe a que nuestra energía (o materia mental) está ya atada y dividida, que no somos capaces, no digamos ya mágicos?

Algunos creen que cualquier y toda cosa es simbólica, y que puede transcribirse, y explicar lo oculto, pero de qué, ellos no lo saben. (¿Grandes verdades espirituales?). Así el argumento una metáfora, confundiendo cuidadosamente lo obvio que desarrolla la virtud oculta. Este corpulencia innecesaria, aunque impresionante, ¿no es repugnante? (El Elefante es enorme en exceso, pero extremadamente poderoso, los puercos aunque odiosos no engendran el desdén de nuestro buen gusto). Si un hombre no es un héroe para su sirviente, mucho menos puede permanecer como un místico a los ojos del curioso; la similitud educa al mimetismo.

Decora tu significado, aún discutible (en cuanto a hecho), después de que hayas mostrado tu honestidad. La verdad, aun si es simple, nunca necesita el argumento de la confusión en la oscuridad; su propio simbolismo puro abraza todas las posibilidades como diseño místico. Declárate a favor del sentido común e incluirás la verdad que no puede mentir; ningún argumento ha prevalecido aún. La proporción perfecta sugiere no alteración, y lo que no es útil se pudre

(sigue leyendo aqui)

El libro del placer





*Página en castellano sobre Austin Osman Spare

No hay comentarios: