21 mayo 2009

BISUTERIA POP

ITALIANISIMAS DEL JUKE BOX (primera parte)



Para pasar a este primer capítulo convendría antes aclarar un punto. Sólo voy a utilizar discos sencillos (singles y Ep's) de mi colección. Habrá unas cuantas ausencias por ese hecho. O bien porque las cantantes las tengo en formato Lp, incluidas en recopilatorios de varios artistas en larga duración o directamente en Cd's. Por ejemplo, en esta primera tanda, no he traido a las fenomenales Brunetta, Claudia Mori y Donatella Moretti. Para ellas, un recuerdo de lo más cariñoso.
Anita Traversi nació en 1937 en Giubbiasco (Cantón Ticino). Desde bien niña estudió canto y piano. Se presentó por primera vez a un concurso musical en Radio Suiza Italiana, lo ganó y ahí empezó todo. La orquesta Radiosa, lecciones de canto con el maestro Mario Robbiani... Muy ligada al país suizo, participó en Eurovision (cantando en italiano) representando a esa nación. Y llegaron los discos, por supuesto. Por dos besos es FANTASTICA (mitad en español, mitad en italiano). Circulan por Youtube unos cuantos videos en blanco y negro de la artista. O sea, en todo su esplendor



Aunque la vean con aire de jovencita en este disco de principios de los años sesenta, Carla Boni era de la vieja escuela, pertenecía a la quinta de Nilla Pizzi. A la generación de las más rimbombantes urlatrices que dio italia. Nació en 1925 en Ferrara y ya en los primeros años cincuenta se la vio en San Remo y en los Festivales de la canción napolitana, batiéndose el cobre con Flo Sandon's y demás. Popularizó el maravilloso Mambo italiano, quiso también vivir en una casita en Canadá. Y nos dejó este disco ignoto, con ese guiño al pintoresquismo español (o spagnolade como dicen los franceses) de nombre Le donne di Siviglia.
Muy gracioso Yo tengo una muñeca, un cha cha chá que ustedes pueden pinchar en un guateque recoleto, quedando bien fardones (se recomienda hacerlo antes o después de las Muñecas de cha cha chá de Celia Cruz)



Le dedicamos en su momento un capítulo a la Caselli en Italianísimas al dente. Creo que no estaría de más echarle un vistazo (más que nada porque no me quiero repetir, sólo lo justito), que aquel artículo estaba muy bien. Y luego véanla (y si pueden mejor, oiganla) en este clásico de su repertorio. El Nessuno... (¡nada menos!) y el no menos inmortal Perdono. La muchacha del casco de oro.



Había que meterla en nuestra historia. Catherine es francesa, pero desarrolló buena parte de su carrera, explotó su fama de igual modo, en el pais transalpino, siendo ella una adolescente preciosa. Apuró bien el furor lolitesco que arrasaba en medio mundo gracias a la novela de Nabokov, terminando por convertir su mini mito en otra cosa más manida: zorrilda habitual en la prensa del cuore por sus conquistas internacionales. Detalles estos que eliminaron buena parte de su magia primera. En discos, hizo muchos números en el idioma de la Pavone, todos de corte ye yé. No tenía gran voz, pero al menos los italianos soñaron al fin con que disponían de una gatita "a la Bardot", mientras ella les cantaba al oído cositas que pocos recordamos.



Alucino descubriendo una espléndida página en internet dedicada a esta chica pop, un poco serie B y casi desconocida en nuestro país. Pero discos de cuatro canciones como éste que les presento justifican cualquier acto de adoración anacrónica. Unico es un llenapistas extraordinario. En él no falta ni sobra nada. Voz fresca y rotunda, estribillo que en seguida aparece, melodía inexistente y bastante tonta, coritos femeninos grotescos. Y todo en menos de dos minutos. Competente Didi Balboni. Les dejo con el enlace de su página, por si la quieren conocer más. Pinchen aqui



Dori ya es de la quinta de Patty Pravo. En el 66 debutó con la canción de Pino Donaggio Io che non vivo. Pronto la Durium le hizo un contrato discográfico. Como verán, cantó el famosísimo Casatshock, promocionándolo en plena estepa y con todo el muslámen al aire (as usual entre las poppies). Esas botazas negras dan que pensar (por ejemplo, que la dulzura de la Lara de Doctor Zhivago le quedaba muy lejana a Dori). No es por ofender, pero aqui la divita tiene un aspecto bien extraño: una mezcla entre la Pravo y Mae West. No está entre mis favoritas, pese a ser la señora de Fabrizio de André, quizá porque cogió mala época para el pop inmediato. Tiene discos a dúo con el negrito Wess, cuyas portadas tampoco tienen desperdicio (revolcándose en pajares y asi).



La funda es bonita (neorrealismo rosado) pero aclara bien poco de quien les traemos ahora. Es un típico disco compartido. Aparecen tres artistas en total. La que tiene más protagonsimo es Elsa Bertuzzi, con dos piezas muy agradables para el oído: Sera di nebbia y, sobre todo, la maravillosa L'edera (o La Hiedra), que conoció infinidad de adaptaciones a lo largo de los años (una de las últimas, por nuestra Paloma San Basilio). Los otros dos artistas eran Gianni Dorici y Leda Tani



Otro disco compartido (dos por el precio de una) de la casa Belter. Por un lado, la pizpireta Cocki Mazzetti y, por otro, la más romántica Eugenia Foligatti. Más olvidable, bajo mi punto de vista, esta segunda que la otra, al menos -en esta ocasión- por culpa de la arrolladoras tonterias de nuestra Cocki y los dos twists supersónicos que se marca (Giovanne es de Donaggio, por cierto). A destacar ese espléndido tocado que luce. Las italianas se peinaban muy bien, no sólo eran de moño (ni de casco)



Por mi devoción a Ennio Sangiusto me encontré un buen día con la señorita Ella Mari Passino. Y, héte aqui, que fue la revelación, me quedé embobado con ese slow titulado L'estate ritorna (viene para los próximas días de perlas). Buen gusto, rayando en la cursileria sanremera. Pero pedazo de balada (a la altura sublime de un Cielo in una stanza). Ennio ya iba a su bola.


Flo Sandon's. Una de mis debilidades. Me parece que buena parte de mi enganche por esta señora radica en la memez de su apóstrofe, pues su apellido auténtico era Sandon, a secas. De las primeras en ganar un festival de San Remo (año 1953, ya llovió) . Pertenece (sus raices, quiero decir) a la comarca del Veneto (nació en Vincenza) aunque cantaba muy bonito las canciones napolitanas (Serenata a Margellina es de lagrimón).
Con el cine tuvo una relación bien curiosa. ¿Sabían que ella fue la que dobló a Silvana Mangano en El negro zumbón, cuando el escándalo Ana y todo aquello que el viento se llevó?.
Se enorgullecía de decir que fue la descubridora (junto a su marido, el también cantante Natalino Otto) de la suprema Mina.
Un día tengo que traerles un desfile de modelos de Flo para una revista italiana muy antigua que no tiene desperdicio. Y es que Flo no daba el pego como maniqui. Siempre pareció una mujer mayor.

continuará

No hay comentarios: