14 mayo 2009

BISUTERIA POP


ABC YE YE


LOS CHICOS MODERNOS EN ESPAÑA (octava parte)


--------------------------------------------------------------------------------

N


Una de mis debilidades. Nelo seguía la escuela histriónica de Raphael, Heredero y Teijón. Este Ep del zaragozano incluía dos de mis clásicos del ye yé autóctono: la versión del tema italiano Drink surf y el fabuloso T.Q.M., de autor español (Homero Ruiz). Y coronándolo todo, la estupenda batuta del maestro García Segura



Poco puedo decirles de Nelo Costa (¿era de aqui, era de allá. Chi lo sá). Sólo que el número más llamativo del disco fue ese Ju.bi.ju. de inconfundible parecido al One fine day de las Chiffons (¡detallazo!)

--------------------------------------------------------------------------------

P



Otra debilidad personal. Uno de los ye yés más apuestos y macizos de su época. Basta echarle un vistazo para que reconozcamos los entendidos que Paco Ruano no tenía desperdicio. Y no cantaba nada mal el bellezón. Casi se le confundiría en técnica con Francisco Heredero y todo. Es posible que fuese catalán, como aquél. Buena versión del 98.6 de Heinz y magnífico el producto nacional (esa Mili suya). Un Ep con cuatro canciones pegadizas y muy rítmicas. O sea, discazo y chulazo por el mismo precio



Palito fue muy popular en nuestro país. Compositor prolífico, sus temillas intrascendentes (entre la pachanga y el pop) fueron versionados por tod@s nuestr@s estrellas. Traigo este single de su etapa más beat porque acabo de ver su peli (increible, verla para creerla) El Rey en Londres (el rey era él, y la reina Graciela Borges), donde nos enseña en plan documental aspectos de la vida social y cultural (Beatles incluidos) de la capital del mersey beat. Asi que como internacionales estamos, les presento al de Tucumán con el Un poquito tu, otro yo (versión de Neil Diamond, popularizada por The Monkees). Y por Palito es chulísima, se lo aseguro

---------------------------------------------------------------------------------

R



Rafa saltó a la fama desde el programa Escala en Hi Fi. Grabó para los sellos Columbia, Tempo y Vergara. Como intérprete fue muy discreto, con un repertorio pop bastante flojito. Salvo esta curiosidad. Dos canciones de Juan y Junior expresamente compuestas para él. No es de lo más inspirado del dúo, pero menos daba una piedra. Preciosa portada. Parece mi habitación



No menos hermosa portada esta con éxitos del festival de Benidorm de 1963 que aqui interpreta Rafael Mendoza y su conjunto Los Big Boys (antes había sido éste el conjunto de Ricardo Ceratto, pero pronto los abandonó para encarrilarse en su carrera de compositor y arreglista). Cuando el mozo cambió de Polydor al sello Belter, eran los propios Big Boys los que iban en mayúsculas y su nombre más pequeñito. Maniobras promocionales, sin duda. Los buenos tiempos de los grupos. Cómo te lo diría (9º premio de dicho festival) hubiera merecido estar más cerca de los primeros puestos. Pero para eso estamos los fanáticos, para reivindicar los oscuros y menospreciados hits de esos certámenes (casi siempre eran las más movidas las que ocupaban las colas, siendo los slows insoportables los más votados por los jurados). Conozco también la versión de Torrebruno



Un pequeño mito de nuestra música ligera. Un barcelonés dueño de una espléndida voz, tal vez superior a la de Guardiola, muy cercana a lo zarzuelero o al bel canto. Pero que se dedicó al pop sin ningún tipo de complejos. En su interpretación de Se oculta el sol de Celentano tiende a relentizar la melodía, eliminando la carga desgarradora del original por una pasión un poco engolada, típica de caballero español. Era lo que había. Uno de nuestros chicos más mayores (tenía aqui treinta y cinco años)



¿Qué decir?. ¿Cómo empezar?. ¿Prometo un post sólo para él?. ¿Me quito asi todo este peso de encima?. Bueno. Fíjense en el chico. Diecisiete años tendría. Fíjense también en su nombre de guerra, uno de los más sencillos y a la vez enrevesados de nuestra historia. Esa "ph" no es nada en comparación con las diéresis que coronan su "E".
Estamos ante el primer disco del más grande ye yé que dio nuestra música. El más espectacularmente trágico también, el más manierista. Bebiendo incluso de estilos más arraigados, pues fue el más afrancesado de los folclóricos. El más imitado (y ahora no hablo de Pajares y compañia). En cine tuvo el buen gusto de no copiar a Sarita Montiel (hubiese sido lo más fácil) sino a Susan Hayward.
Y ya aqui apuntando unas maneras rotundas, demoledoras. Estaba todo Raphael en este disco pequeño pero matón. Lo dicho, te debo (les debo) un post


Raul Navarro huele por los cuatro costados a artista de la legua, eternamente anónimo, profesional de las fiestas patronales y verbenas de los pueblos. Serie Z, pero no malo. Un currante, sin más. Si se lo traigo es por ese twist, por esa inclinación de caderas, por ese dinamismo forzado de toda una época y un país. No hubo género al que le hiciese ascos. Lo que quiera el respetable. A mandar



Tan importante como Palito Ortega o Dino Ramos. Sus canciones entran de lleno en el género de la pachanga pop, como en el caso de los anteriormente citados. Y, como aquellos, se asimilaron con gran facilidad sus cancioncillas por nuestro público gracias a las miles de versiones que hicieron nuestros artistas patrios.
Este es un curioso Ep, un potpourri con doce canciones (distribuidas por las dos caras) de lo más variopintas y que servirían de tarjeta de presentación en nuestro país a un hombre que se vendía como versátil acordeonista, apto para bodas, bautizos y primeras comuniones. Su faceta de compositor finalmente fue la que más trascendió en el intrascendente universo de lo ye yé.


continuará

No hay comentarios: