02 abril 2009

PUBLICOS VICIOS (homoerotismos en Youtube)


25. Nacidos para sufrir


¿Les gustan los niños?. A mi si. Me hacen mucha gracia los que tienen pluma. Los que se les nota ya desde bien pequeñitos. No es que le de a la moviola y me vea reflejado en ellos, porque yo no era afeminado. Simplemente era delicado, suave en las formas. Afeminado es ya un término que implica una agresividad extremista de la que yo carecía. Supongo que era un enigmático. También un cursi y, a la vez, un hijo de puta. En fín. No es momento para re-contarles aquellos maravillosos años. Les remito a la serie del blog INFANCIAS VERDES.
Pero recorriendo el Youtube, me doy cuenta -con regocijo del bueno- que la pluma cuando sale, sale temprano. Es la única pluma que yo soporto, la de los infantes. Porque en ellos no hay malicia ni regodeo. Es algo natural. Como si naces con mucha testosterona y te dedicas desde parvulitos a rascarte los huevos por debajo del pantalón, o a escupir en el suelo cada dos por tres. Comportamientos fuera de la edad. Niños precoces. Y fíjense que los primeros siguen estando peor vistos. Aún son objeto de chanzas, de maltrato, de vejaciones mil. Incluso por sus propios padres que, antes de corregirles el defecto, se lo acentúan animándolos a que saquen el "salero" para un video de Youtube (a lo mejor, dándoles por perdidos o, si son muy ingenuos, creyéndose que dentro de casa ha nacido una estrella). Hay muchos padres que maleducan a sus hijos varones. Madres que deseaban una hembra y, a escondidas del esposo, les visten de muñeca, haciendoles creer que son niñas, obligándoles a que lo repitan ante un espejo y todo. ¡Inclusive, les hipersensibilizan el esfinter con puntas de lapices!. Eso, bajo mi punto de vista, es delito.

El problemón para el mariconcillo viene en el colegio. Con los otros niños. Entonces le estigmatizan. O se divierten a su costa, aprovechándose -si pueden- de sus agujerines (he visto culitos que apuntan ya muuuchas maneras).
¿Nacidos para sufrir?. Ahora ya no tanto. Ahora se vuelven alegres de más. Que tampoco hay motivo, me parece a mi. Ni tanto ni tan poco. Por eso he recurrido en mi viaje vicioso a los paises latinoamericanos que siguen siendo terribles con ese tipo de diferente. Alli linchan aún (si no se la chupas a tiempo al verdugo).
Repito que a mi, los niños con pluma me despiertan gran ternura, como los niños cojitos o los cabezones, o los que les falta un brazo. Es posible que cuando se hagan adultos, la pluma de gallinita se haya transformado en la de todo un faisán. Que incluso su orientación sexual coincida con la mayoritaria. Y que se hayan casado y tengan una prole de niños (suyos) a su alrededor. Pero que la marca del oighh no haya desaparecido ni operándose. Las mismas risas, el mismo no dar crédito por parte de la gente... Eso es terrible. Mejor marica afeminada que locaza heterosexual, ¿no?.

No adelantemos acontecimientos. Los infantes raros que van a ver a continuación tienen un futuro por delante que sólo el tiempo desvelará. Lo que ahora nos donan es una adorable anomalía. Una sensibilidad (otra) con capacidad de encauzarse a través de la farándula y el showbiz más bizarro.





























No hay comentarios: