10 abril 2009

El consultorio perverso del doctor Cebollo


Señoras y señores, muy buenos días. Un nuevo mes paso a contestar a algunas de las amables cartas que ustedes me han remitido a mi dirección de correo electrónico. Espero que sus dudas se vean resueltas al final del post.
Y les animo a que sigan poniéndose en contacto conmigo. La dirección les recuerdo que es insignemédicocebolloscrottofürther@hotmail.com



CONSULTA: La primera ovulación



Tengo 14 años y todos los fines de semana hago el amor con dos primos, uno de 18 años y otro de 22. A mi no me disgusta, pero temo que me pase algo, aunque todavía no tengo la menstruación. ¿Podría por ejemplo quedarme embaraza
da aún sin la regla?

S.M.B. (Lérida)



RESPUESTA

Algunos autores son muy taxativos (demasiado) al manifestar que la edad promedio en que se presenta, en nuestras latitudes, la menarquia o primera menstruación es la de los once/doce años. Otros -tal Gerard Zwang- dan también por sentado que la edad más común de la primera regla es la de los catorce años. En realidad, la época en que más frecuentemente se tiene la primera menstruación es la comprendida entre los doce años y medio y los trece y medio, aún cuando no es anormal una menarquía a los diez años (precoz) o a los dieciseis o dieciocho (tardía).
En su primera fase los períodos suelen ser irregulares y muy espaciados (de dos a cuatro al año), aunque no siempre es así, pues son muchos los factores -culturales, climáticos, dietéticos y de otros órdenes- que influyen en el tan natural fenómeno de la menstruación, pese a que los "silencios", mitos, supersticiones, censuras y tabúes que desde siempre lo han rodeado más bien inclinen al profano a asociarlo con el concepto de patología.
Contrariamente a lo que muchos imaginan, la me
nstruación comienza, casi siempre, antes de que los ovarios sean capaces de producir óvulos maduros. Y esta producción ovular, a su vez, se inicia antes de que el útero esté lo suficientemente desarrollado para soportar una gestación normal. Como hacen ver Ford y Besch, "la plena madurez reproductiva se alcanza por un proceso gradual, sujeto a fuertes diferencias individuales".
De hecho la primera ovulación (y sin ovulación no hay posibilidad de embarazo) no acostumbra a producirse hasta los quince/dieciseis años. Al período que media entre la menarquía y la capacidad reproductora de la mujer se le llama
de esterilidad adolescente. Como dice Kinsey, "es común la creencia de que la menstruación implica la capacidad de concebir, y sin embargo, se ha comprobado que la eliminación inicial de óvulos no siempre tiene relación con aquella".
La concepción es, pues, menos probable en un
a muchacha pospúber que en una mujer madura, en el bien entendido de que la plena madurez sexual femenina se sitúa alrededor de los veintitres años. Pero, ello, no obstante, existen casos de embarazo -oído al parche, leridana -anteriores a la menarquía. Te lo diré más claro, más inteligiblemente, al objeto de que dejes el ritual familiar de tus fines de semana: podrías perfectamente quedar preñada, aún sin haber llegado a tener una primera regla. Que no te toquen más.


CONSULTA: Superior a la media



Paso a plantearles mi problema, que no sé si es tal. Tengo 19 años de edad, y mi compañera tiene 18. Hace tres semanas que tuvimos relac
iones íntimas por primera vez. En esa ocasión pasé una gran verguenza, pues en el momento en que me desabrochó el pantalón, quedó extrañada por la medida de mi pene en erección, el cuál es de 17 cm de longitud. Lo raro del caso es que después me manifestó que había quedado plenamente satisfecha. Mi pregunta es la siguiente: ¿Es pequeño mi pene o, por el contrario, es medida más que normal?. Por favor, aclárenme esta cuestión pues tengo la duda de que, cuando lo haga con otras mujeres, me ocurrirá lo mismo, pues ya he tenido ocasiones, pero por verguenza les he evadido

A.R. (Barcelona)


RESPUESTA

Lo más probable es que aún no hubiera vist
o ningún pene erecto, ni al natural ni en fotografía. Si así fue, ten por seguro que le pareció "una cosa enorme: algo que era imposible que cupiera en su vagina", pues ésta es, en tales circunstancias, la reacción más generalizada. O tal vez le pareció pequeña porque se imaginaba que los genitales masculinos "daban más de si" o porque había tenido intimidad con un mozo más dotado... ¿Cómo saberlo?
Ahora bien, lo que si puedo asegurarte es que la medida de tu falo es absolutamente normal, o, para ser más exactos, ligeramente super
ior a la media, que cabe situar entre los quince y dieciseis centímetros. De todas formas, las medidas del pene son tan poco importantes (salvo marcadas hipotrofias e hipertrofias) en función del placer que, con sólo él, se puede otorgar a una mujer... ¡Cuánta razón tiene A. Ellis al decir que los principales órganos para la excitación y la satisfacción de la pareja son la cabeza y el corazón y no los labios, los dedos, los brazos y los órganos genitales!


CONSULTA: Cambio de sistema



Dado que mis eyaculaciones son sumamente rápidas y las pastillas que conozco para dicho problema me hacen mal el estómago por estar operado de úlcera, querría saber si otra terapéutica como las pomadas son realmente efectivas o no causan daño al glande
Un gallego (Lugo)


RESPUESTA

La aplicación en el pene del eyaculador precoz de una pomada anestésica de novocaína puede, en muchos casos, ser de utilidad, aunque sería necio esperar que su empleo se tradujera en efectos espectaculares. Albert Ellis recomienda, en
tre otros, este método para combatirla o paliar la eyaculación prematura al que Trimmer, sin negarle validez, atribuye unos resultados más bien magros. Master y Johnson, por su parte, se muestran completamente escépticos... Pero no todos los sexólogos son de su parecer...

Ya en 1923, Amantes llegó, experimentalmente, a la conclusión de que, disminuyendo por medio de soluciones anestésicas la sensibilidad de la
piel de los genitales, se obtenía un manifiesto aflojamiento del reflejo eyaculatorio. Según él, basta mantener el taponcito empapado de "estovaína" al 5 por 100 durante diez a quince minutos en contacto con el glande, el surco balanoprepucial y la cara interna del prepucio (en los incircuncisos) "para que la eyaculación tenga lugar -las más de las veces- de manera satsifactoria", si la relación sexual se practica dentro de la hora siguiente a la aplicación de la solución anestésica.

También Giacomo Santorini se mu
estra "partidario de la estovaína (anestésico local, perteneciente al grupo de la cocaína), en crema o pomada, pero teniendo en cuenta que es esencial la elección de un excipiente adecuado, porque muchos de los excipientes de uso común, comenzando por la vaselina y por la lanolina, no sólo resultan desgaradables por su untuosidad, sino que disminuyen sensiblemente la eficacia del método, en cuanto que la anestesia de la piel es bastante más difícil de producirse con su uso". Y añade: "Se prestan muy bien, por el contrario, algunos de los excipientes modernos que tienen la propiedad de ser absorbidos por la piel después de una breve fricción, permitiendo asi alcanzar fácilmente el efecto deseado. En la práctica, basta aplicar sobre la superficie del glande y de la hoja prepucial interna una pequeña cantidad de la crema elegida, conteniendo del 5 al 10 por ciento de estovaína (o una equivalente proporción de novaína, apostillamos nosotros), y ya después de pocos minutos se obtendrá una clara disminución de la sensibilidad local, fenómeno que irá acentuándose hasta cerca de una hora de la aplicación, manteniéndose luego, aunque con una lenta disminución de la intensidad, durante otras tres o cuatro horas". Y termina con la siguiente aclaración: " Dada la mínima cantidad de estovaína empleada y la buena absorción del producto, no hay que temer que éste pase a los genitales femeninos y a una consecuente indeseable acción hipoestésica también en la mujer".

Asimismo el norteamericano Dr. G. Lom
bard Kelly consiguió "excelentes resultados en el tratamiento de la eyaculación precoz, tras descubrir que la aplicación de una pequeña cantidad de pomada anestésica aplicada en el pene de quince a treinta minutos (y a veces una hora) antes de la cópula, podía retrasar el orgasmo, provocando una mayor satisfacción sexual". (A veces, como indica Ellis, en casos de extrema sensibilidad, la pomada puede aplicarse media hora antes del coito, repitiendo la aplicación diez minutos antes del mismo).



CONSULTA: Ni sucio ni peligroso



Llevo casada 20 años y desde en
tonces siempre he deseado que mi marido llegara de viaje para hacer el amor. Pero cuando más gusto empezaba a sentir, él se corría, por lo que nunca pude saber lo que era un orgasmo. A mis 42 años, me encuentro enferma de los nervios, pues al no desahogarme, he pasado noches de insomnio pensando sólo en el sexo. Si se lo insinuaba a él, me decía que estaba cansado. Lo cierto que, harta de esta situación, comencé a masturbarme y así consigo ahora los placeres que jamás imaginé que existían; no obstante, esta situación me hace sentir mal, pues me siento sucia y que estoy engañando a mi marido, porque, como es de suponer, él no lo sabe. Mis preguntas son: ¿Puedo hacerme daño?. Sufro de artrosis en la columna. ¿Puedo perjudicarme?. ¿No hay peligro que llegue a enfermar a causa de masturbarme tanto?. Por favor, contesten con palabras claras para que yo lo pueda entender.

Desesperada (Zaragoza)



RESPUESTA

Señora, siga como hasta ahora, pero no sin antes convencerse de que lo que hace no es ni sucio de por sí ni ofensivo para su marido. Con la m
asturbación usted alcanza la gloria, el placer y la distensión, el bienestar y el relajamiento, la satisfacción que durante años le ha sido negada. Mejor sería -¡cómo no!- que pudiera alcanzar los mismos objetivos "a dúo" (en las relaciones con su marido), pero, por cuanto nos dice, esa se nos antoja una ilusión dificilmente realizable.
Porque ¿cómo abordar esta cuestión con su marido?, ¿cómo decirle que durante veinte años no ha podido -con el- conseguir ni un sólo orgasmo?. Ignoramos, como es lógico, su posible reacción, mas presumimos -conocedores del alto g
rado de machismo que impregna a los varones de este país- que no sería ni agradable ni positiva para su vida en común.
Siga, pues, como hasta ahora, según al principio ya le decíamos y tome buena nota de que sus frecuentes masturbaciones no le van a causar ningún perjuicio: no existe peligro alguno de que llegue a enfermar, asi como tampoco la más ligera posibilidad de que su artrosis de columna empeore.






AVISO A INTERESADOS:

El doctor Cebollo atiende a las consultas exclusivamente a través de las páginas de este blog. Rogamos, por lo tanto, abstenerse de solicitar cualquier tipo de comunicación que se salga de este marco. Asimismo, rogamos no incluir dinero en la correspondencia, ya que el servicio ofrecido es totalmente gratuito. La correspondencia debe dirigirse a:
insignemédicocebolloscrottofürther@hotmail.com

No hay comentarios: