30 abril 2009

BISUTERIA POP

NUEVA OLA ALEMANA (primera parte)



Disculpen (o tal vez, respiren aliviados) porque no les vaya a bombardear con información referente a los artistas de esta semana, por motivos evidentes. Poco se supo en España de ellos, raro que actuasen en su día la mayoría en nuestra cortita televisión. Imposible que en las revistas pop de aqui les cubriesen un reportaje. Ante la falta de información, deleitémonos mejor viéndol@s en las portadas. Y, como suele suceder en este tipo de música de fácil consumo que imita modelos anglosajones, busquémosles equivalentes espero que no muy desproporcionados.
Por ejemplo, la primera de la lista podría bien calificársele de una equivalente de Connie Francis (ahí está su Mama). Pero yo me pregunto, ¿necesitaba la Franconero una imitadora teutona, con lo bien que dominaba ella el alemán (entre otros ocho idiomas más) ?. Por lo demás, una gran voz que se escuchó en TVE gracias a la labor solidaria (y vecinal) de los vieneses Arthur Kaps y Franz Johan (Amigos del lunes)



Tal vez la estrella de la música ligera más conocida de aquellas tierras en nuestro país. Lástima que, pasado el tiempo, la Valente permanezca para las nuevas generaciones en el más absoluto olvido. A no ser que seas un carroza afectado de nostalgitis, un coleccionista compulsivo de vinilos camp o un gay de muy nobles y altos ideales pop.



Este trío de angelitos deberían de sonreir menos su travesura, porque si lo que están haciendo en realidad es poner una triple conferencia a Memphis Tennessee con la intención de comunicarse con Elvis o Chuck Berry les va a salir por los ojos de las tres caras a sus respectivos papis (a no ser que sean hermanos, que ya sería terrible el gasto). Lo bueno es que la versión al alemán de este rock and roll clásico les salió de lo más eléctrica. Vale su peso en marcos



Detlef Engel sería el Paul Anka o el Frankie Avalon germano. Veanle con su extraño tupé de peluquería tan bien currado. Su aspecto sanote. Un chico de ensueño en las heladas noches invernales de Berlin. Su adaptación del inmarchitable Let it be me justificaría de sobra esta grabación. La funda, como todas las del sello Telefunken, estaba muy cuidada a nivel estilístico.



Y si Caterina Valente fue la artista femenina de las Alemanias más popular entre los nuestros, Freddy fue el más conocido de los varonazos. Fíjense que hasta llegó a grabar en español un disco de villancicos. Este hamburgués antes de dedicarse a la música fue marino mercante. Seguro que ya les pone más este último dato. Todo un vozarrón (aprovecho para recomendarles mi canción favorita suya: Melodie der nacht)



Otra Connie Francis germana de segunda categoria. Funda glamourosa donde las haya. Como una caja de bombones. Pena de frialdad...


Los veteranos del blog ya los conocerán de un anterior Bisutería. Feos como un demonio, en cambio eran unos jovencitos de ritmo y vivarachez irresistibles. Algo de sangre judía debían de tener, porque si no no se explica. De mis favoritos de toda la vida



Muy interesante Karl Heinz Benden (no confundir con Karl Heinz Böhm, el emperador Francisco José en la serie de Sissi). Nada que ver. ¿No le encuentran un aire al primer John Lennon?. Cosas mías. Rock and roll algo glacial pero pulcro, más que correcto. Uno de mis primeros singles de mi etapa de acumulador (finales de los ochenta). Le tengo un especial aprecio a pesar de su ruinoso estado de conservación (ya venía asi de fábrica; digo, del rastro)



Y venga con las Connie Francis de pacotilla... ¿Le ponemos un poco también de Teresa Brewer del Tirol para que resalte algo más de tanto anonimato perverso?. Pues venga. Margot Eskens compartía casa discográfica con la Valente, para complicar más el asunto mimético.



Polydor era la casa de miles de alemanes. Incluido Martin Lauer. Acompañado de las orquestas más reputadas del sello, y logrando un disco raro a primera escucha pero, a la larga, muy estimulante, que recogía la herencia norteamericana (canción vaquera a lo Marty Robbins) adaptándola a la idiosincrasia y -lo que es más jodido- al terrible idioma (que no entra ni con calzador en el pop). Este Ep se editó en nuestro país, pero el tal Lauer entre nosotros no hizo carrera ninguna (aqui lo que molaban eran las suecas, me da el alma).


continuará

No hay comentarios: