10 marzo 2009

ZONA RESIDENCIAL GLAMOUR. Por Saba Sorrento

El director y guionista Preston Sturges, ganador de un Oscar por The great McGinty (1940) compró una casa al pie de las colinas de Hollywood en 1937, que se convirtió en un escenario para sus prodigiosos proyectos. William Wyler, Charles Chaplin y Howard Hughes fueron de las luminarias contemporáneas que se dejaron caer de vez en cuando por alli. Los exhuberantes jardines rodean la piscina



"Las historias de sus películas son todas originales", recuerda una vieja amiga, la estrella del cine mudo Priscilla Booner Woolfan, "pero rastreaba en todas partes para encontrar ideas nuevas".
Sturges, sentado en las escaleras de la biblioteca /habitación de juegos, hacía exhaustivas investigaciones para el guión de Unfaithfully Yours (1948). En una bandeja a sus pies se halla, según palabras de su hijo Tom, "la herramienta básica de búsqueda: una taza de café y sus cigarros Picayune"



"El siempre hacía gala de sus amigos" recuerda Rex Harrison, "y a menudo éramos invitados a su casa, donde había normalmente una atmósfera circense". Una lámpara, que es en realidad una rueda de carromato, ilumina el bar de la zona de baño.



Si bien Sturges tenía un armario lleno de trajes perfectamente confeccionados, el vestuario que elegía para trabajar en los sets de sus filmes le llevaron a ocupar un lugar en la lista de los hombres peor vestidos de Hollywood. Fue nominado por Bing Crosby, a quien relevó en tan dudoso honor


Una de las primeras cosas que Sturges llevó a cabo cuando adquirió esta residencia fue poner una piscina en forma de riñón. Tanto quería esta casa que cuando el condado necesitó esa tierra para una nueva autopista, el tuvo que desmantelar toda la estructura y trasladarla a otro lugar cercano

No hay comentarios: