12 marzo 2009

PUBLICOS VICIOS (homoerotismos en Youtube)

22. Los alegres chicos de la construcción

Prepárense para un clásico de los homoerotismos. El poderío de un albañil. Pero no desde un punto de vista de anuncio de perfumes, con señoritas funcionarias derritiéndose por el worker man que arregla una pared de la oficina. No. No habrá concesión al topicasso femenino. Aqui sólo veremos virilidades asfixiantes, tenues, vulgares, sudorosas (con olor incorporado), cuerpos de perfecta imperfección, señores casados, no modelos maricas de pasarela Cibeles.
No quiero demostrar nada (que quede para mi pequeña historia: mis múltiples experiencias con albañiles a pie de obra, e incluso dentro de la caseta que utilizan para cambiarse. Aparte que mis mejores amantes y amores han sido escayolistas) porque los tiempos no están cambiando tanto entre los del ramo de la construcción, aunque los piropos cada vez sean menos cuando pasa una gachí debajo de un andamio.

Perviven las miradas de deseo grupal, pero lo políticamente correcto de esta España democrática que incluiría a la mujer entendida como ser humano (en minifalda) coharta en el macho con casco que la testosterona se expanda como debería a través de unos buenos elogios groseros. Es cuando los trabajadores se vuelcan en su entorno de confianza (un hombre que comparte asiduamente vestuario con otro adquiere por si mismo una categoría de fraternidad a prueba de fuego) y se vuelven graciosos, amorosos, calientes, exhibicionistas e impúdicos.

Asi pues, gózenlos besándose, culo en pompa, jaleando unos cuantos a otros dos para que se den por culo, bailando con una pala, en el bar a mediodia pidiendo fritanga y hasta en su mismo oficio, aherrojados a esa honorable técnica del buttcrack que tan buenos ratos de mironismo nos han dado a lo largo de la historia (he decidido incluir al curiosísimo jake15273 en este último apartado como forma de presentación de este individuo -manitas de su domicilio- que se complace en el buttcrackerismo doméstico con insólito solaz, prometiendo muy pronto un especial Públicos vicios con casi todos sus videos y de otros más. Será un monográfico dedicado a los fontaneros y bricolagistas cachondos). Por supuesto que los tenemos a la antigua usanza, deshaciéndose en barbaridades verborréicas ante una cuadrilla de mozas que pasan a su vera. Pero... Denle al play, que pronto será San José Obrero.



































No hay comentarios: