23 marzo 2009

LIBRERIA QUEERMAN

Las joyas pulp del arqueólogo Andros Queerman* al descubierto



KILING BUSCA A YORGA
(segunda parte)











continuará el próximo lunes


* Andros Queerman es trabajador sindicado de la revista LUXURIA & CONFETTIS y hoy también se metió en un buen jaleo porque le quitó en un parque a una anciana las bragas argumentando que eran históricas. Y vino el guardia civil y la señora que lo conocía acusó al arqueólogo de intentar aprovecharse de su condición de anciana de buen ver y se armó una trifulca de padre y muy señor mío. El caso es que al final en el cuartelillo acabó Andros, la mujer muy mayor y una amiga medio ciega que compartía banco con la perjudicada. Afortunadamente todo terminó bien para el indómito colaborador al pagar alrededor de diez mil euros de su bolsillo por las bragas de la inválida, quedando todas las partes contentas (y algunas un poco aireadas, todo sea dicho).

No hay comentarios: