24 marzo 2009

felices sueños húmedos




A un muchacho siciliano


Amor, adoro los perfiles de tu forma,
tu pecho exquisito y adorables brazos;
las maravillas de tu cuello celeste llaman
al fuego del amor que desvanece los sueños.
Te amo como la espuma del mar ama la roca,
o la orilla ama el ensalmo marino.
Las flores de tu boca en dulzura exceden
a las del tierno melocotón o la vid de púrpura.
¡Te amo, amor mío! ¡Bésame una vez y otra!
Tus besos me consuelan como lluvia a tierra cansada;
y entre tus brazos hallo mi felicidad sola.
¡Concédeme en tu seno regocijarme aún
olvidando el pasado, muchacho divinísimo,
y el opaco tedio del beso femenino!


Theodore Wratislaw (Caprices, 1893)

No hay comentarios: