13 marzo 2009

El consultorio perverso del doctor Cebollo


Señoras y señores, muy buenos días. Un nuevo mes paso a contestar a algunas de las amables cartas que ustedes me han remitido a mi dirección de correo electrónico. Espero que sus dudas se vean resueltas al final del post.
Y les animo a que sigan poniéndose en contacto conmigo. La dirección, les recuerdo, que es insignemédicocebolloscrottofürther@hotmail.com

CONSULTA: De niño a hombre
Me llamo Jorge y tengo un problema muy grave. En primer lugar, tengo dieciseis años y todavía no he realizado el cambio de niño a hombre; en segundo lugar, las dimensiones de mi pene, que mide en erección 9 cm.; y en tercer lugar, que no me masturbo nunca o de hecho hace poco lo intenté y el dolor me lo imposibilitó. Ustedes comprenderán mi grave problema, cuando tengo que estar con una mujer, y si ahora me saliera novia cómo le digo que no le puedo hacer nada. Estoy desesperado y necesito con urgencia su ayuda.

Jorge M. (Barcelona)


RESPUESTA

En el hombre, la entrada en la pubertad se sitúa con motivo de la primera eyaculación, voluntaria (masturbación o relaciones sexuales) o involuntaria (poluciones diurnas o, más frecuéntemente nocturnas), al igual que se considera púber a una muchacha a partir de su primera menstruación. Tales manifestaciones denotan que (salvo existencias de determinadas malformaciones o causas de esterilidad) uno y otra son, en principio, aptos para la procreación; que el hombre es capaz de fecundar y la mujer de ser fecundada.
Por lo que nos dices, es posible que, a pesar de tu edad, no hayas pasado aún del período prepúber al púber: es decir, que tus gónadas (glándulas sexuales) no hayan comenzado a funcionar por desarreglo o pereza de otra glándula llamada hipófisis, que es la que controla la acción de aquéllas, provocando que los testículos produzcan hormonas sexuales masculinas. Zendrosterona y testosterona, las que a su vez actúan sobre los órganos sexuales -genitales- y sobre los carácteres secundarios masculinos -cambio de voz, distribución de la grasa, cabello y pelo, rasgos faciales, estructura corporal, etcétera.
El inicio de la pubertad masculina suele producirse entre los once y los quince años, aún cuando puede presentarse antes (pubertad precoz) o más tarde de ambos topes de edad (pubertad tardía). Estás, pues, ligeramente fuera de los límites, pero no tanto como para considerar que te aqueja un problema muy grave. Ello, no obstante, te aconsejamos vayas a un especialista (andrólogo o endocrinólogo) quien, una vez detectadas las posibles causas de este retraso, te prescribirá un tratamiento que acelere tu paso a la pubertad, con sus importantes secuelas de virilización, superación de tu actual hipogenitalismo y adquisición de una mayor seguridad en ti mismo, al saberte ya hombre, psíquica, física y fisiológicamente.

CONSULTA: Los riesgos de un hábito
Estuve en un colegio cinco años, entre hombres solos y con mis once años; sin salir apenas de allí. Como comprenderán, abundaban las relaciones entre nosotros, nunca me penetraron, pero de forma individual comencé a introducirme cosas en el ano. Así, con la consecuencia final de tener los esfínteres completamente relajados. Como se darán cuenta, padezco de incontinencia por esta zona. Llevo unos años amargadísimo, apenas salgo de mi casa por esa causa. ¿Tiene esto cura?. ¿Hay alguna operación que vuelva a cerrarlo?. ¿A quién tendría que acudir?. Ayúdenme, por favor.

García (Asturias)


RESPUESTA

A un proctólogo, que es el facultativo especializado en patologías ano-rectales. De todas formas, debemos anticiparle que el único remedio posible es el de la intervención quirúrgica consistente en eliminar una pequeña porción del esfinter distendido, suturando después los extremos cortados. No cabe otra solución, y aún ésta no será definitiva si no se decide de una vez por todas a abandonar ese peligroso hábito, una de cuyas tristes consecuencias (caben muchas otras) tan amargadamente ahora se ve constreñido a soportar.


CONSULTA: Activo y pasivo

Somos dos amigos homosexuales y deseamos saber si el papel pasivo es contraproducente para los operados de hernia y si el activo lo es para aquellos que han sufrido hepatitis.
Virgo (Pamplona)


RESPUESTA

La única contraindicación para el bardaje (tomante, en el idioma coloquial) es padecer hemorroides. Y, para ambos, carecer de paciencia, habilidad y... vaselina o cualquier otro lubricante inocuo.
Ni la hernia ni la hepatitis tienen vela en este entierro.



CONSULTA: Glande hipersensible


Con mis 18 años, y a pesar de parecer todo completamente normal, tengo un inconveniente en el pene que me impide follar. Como digo, la erección es normal e igual la salida del glande, es decir, que no padezco de fimosis, pero cuando mi glande se frota comienza a escocerme y a doler. Cuando me baño, suelo enjabonarme bien las manos y comenzar a friccionarlo para ver si se me acostumbra, pero no he logrado mayores progresos y, finalmente, debo abandonar porque se me hace insoportable. ¿Habría alguna forma o medicación para superar este problema?.
A. B. (Valencia)


RESPUESTA

El lavado de los genitales, y sobre todo del glande y del surco balanoprepucial, situado inmediatamente detrás de la corona de aquél, ha de ser diario, para evitar que, con suma facilidad, se produzca una irritación crónica (e, incluso, una auténtica infección), con la consiguiente sensibilización dolorosa, Pero, si tu higiene es correcta y -como manifiestas- no padeces fimosis, cabe la posibilidad de que te cuentes en esa minoría de varones que en palabras de Masters y Johnson, se hallan "aquejados de una verdadera hipersensibilidad del glande y, están constantemente irritados por la ropa o el contacto corporal, presentando siempre multiplicidad de irritaciones...". Si este fuere tu caso -extremo que convendría confirmarse mediante una consulta médica-cabría la posibilidad de intentar resolver el problema mediante la circuncisión, puesto que, como ha escrito G. Zwang, "después de efectuada ésta, el glande se recubre frecuentemente de una piel espesa, prolongando la de la funda del pene y disminuyendo considerablemente su sensibilidad".


CONSULTA: Masoquismo altamente peligroso
Soy un jóven de 25 años y mi mayor placer sexual son unas peculiares masturbaciones que realizo con una escofina hasta hacerme sangrar el capullo. Como ya son varias las veces que se me inflama e infecta y, dándome como es lógico verguenza el ir al médico, no me queda más remedio que soportar en silencio semanas enteras el dolor y la fiebre hasta mejorar de nuevo. Pero sucede que no escarmiento pues el goce que logro con dicha práctica es tan grande que vuelvo inmediatamente a hacerlo apenas me hallo un poco curado. ¿Qué creen que puedo hacer para remediar de una u otra manera tan molesta situación?.
A. G. (Mataró)


RESPUESTA


Hemos de reconocer -sin que ello nos averguence- que lo primero que hemos hecho después de leer tu carta ha sido echar mano de Julio Casares con la sola pretensión de averiguar qué cosa era la escofina. Como ahora ya sabemos que se trata de una herramienta a modo de lima, de dientes gruesos y triangulares, muy usada para debastar, los comentarios que se nos ocurren son los siguientes:
1º Tu masoquismo es -como está demostrado- altamente peligroso: de persistir en esas prácticas, puedes dañar seriamente tu pene, amén de insensibilizarlo de cara a una relación sexual normal
y 2º Te es de todo punto necesaria una -o unas- larga conversación con un sexoterapeuta o un psiquiatra, por ver de intentar erradicar de tus hábitos eso que tanto mal te puede acarrear, tanto física como psíquicamente.



AVISO A INTERESADOS:

El doctor Cebollo atiende a las consultas exclusivamente a través de las páginas de este blog. Rogamos, por lo tanto, abstenerse de solicitar cualquier tipo de comunicación que se salga de este marco. Asimismo, rogamos no incluir dinero en la correspondencia, ya que el servicio ofrecido es totalmente gratuito. La correspondencia debe dirigirse a:
insignemédicocebolloscrottofürther@hotmail.com

No hay comentarios: