04 marzo 2009

Apuntes macisteños


*Cualquier recuerdo de polvo magnífico que haya echado durante estos últimos días se ha perdido en la inmensidad de mis virus ante lo verdaderamente importante de esta semana: la concesión de una buena cantidad de dinerito (a guisa de atrasos) por parte de la Xunta. Al fin ha llegado la asignación salarial para Maciste como cuidador familiar, después de año y medio de espera. Ando con los trámites de rigor, que son mínimos y con características de cuenta atrás. Hoy ya me afilié a la Seguridad Social y mañana entregaré los documentos en la Consellería. Ahora sólo resta que mi salud mejore: que la tengo buena, o eso creo. Aunque no lo sé. Llevo noches que duermo mal y me levanto un poco cisco. Cambios de tiempo, si. pero también comeduras de coco.

*Han de saber que Jose, el scatyolista volvió a finales de mes. Y vino con los ojos muy abiertos y por primera vez receptivo a lo que le pudiera contestar tras su tópico ¿Qué tal?. Asi que le expliqué que aún no sabía si estaba curado, que había que poner el condoncillo. No había problema. Pero cuando me dijo que él se había hecho análisis para la empresa y que le ha dado bien me puse tenso. Además añadió que seguro que eso me pasó por infiel. Entonces fue cuando salí con una de las mías, que le dejó extraño. Le hablé de mis fiebres cinco días después de algunos polvos con él. Se quedó escamado, con mirada entre cómplice e incrédula. Hubo un silencio. Debí entonces preguntarle si a su mujercita también le sucedía eso. Pero no se me ocurrió.
La cuestión es que volvimos a follar muy bien, con condón y tal. Si hay riesgo de algo este vendría por la saliva del muchacho, que se cohibió algo a la hora de lanzarme un gargajo de los suyos sobre mi ano pero que, por la contra, utilizó la lengua para una cosita que nunca me hizo y que no sé porqué me atreví a pedirle que me hiciera (tal vez mis exigencias estén del todo justificadas dado el legado venéreo que ha podido haberme dejado) : esto fue, me practicó un beso negro tan profesional que creí que me moría de placer.
Y el espejo fue testigo de nuestros actos. Se puso algo tontito cuando le llegó el momento de penetrarme. Daba disculpas de su semiflacidez (algo que jamás le sucedió en ocho años, los que llevamos viéndonos). Decía que la goma debía tener un efecto adormecedor o algo. Le molestaba, vamos. Pero es lo que hay. El condón es de máxima calidad, añadí yo. Y asintió con la cabeza. Menudas disculpas. Le acusé de moro. Y respondió que algo de moro debía de tener.
Quiero a ese chaval. Lo deseo. Dispone de todas las características necesarias para que sólo con verlo ya se me abra el apetito. Lo malo es que hoy me encuentro con irritación de garganta, cansado y con sensación de mini fiebre. Malo será.

*También estuve hace dos semanas con el gorila del puticlub de mi barrio. Y por primera vez me penetró. A este la marca Control no le adormece el pollazo que calza, porque rápido se vino. Puto portugués... ¿Conocería a la chica que mataron?. Si, hablo de mi vecina de abajo, la brasileira que ayer ya apareció muerta en el río... Es terrible esto. Y como siempre los asesinos son pueblerinos insospechables. Pero es esa doble personalidad. Por un lado, casados y padres de familia de conducta intachable. Y de repente, zás... matarifes de fulanas. La mató como se mata a los conejos.
Sigue la maldición de mi edificio. Es una macabra ironía con algo de venganza divina la que se debe cernir sobre el dueño de la casa, de siempre ansioso de que mueran los inquilinos más ancianos (pues asi libraría los pisos de renta baja para meter en ellos a estas "muchachas del amor", que es lo que más abunda). En cambio, los viejos no le mueren (crucemos los dedos para que mi madre me viva muchos años) mientras que esas "novedades" van desapareciendo asesinaditas de manera cruel. Que cada usurero aguante su cirio.

Yo de momento, paso de sus historias, ni las del puto blogger y sus censuras. Ah, por cierto si quieren también me pueden seguir aquí, en mi intimidad. A lo mejor les es más fácil encontrarme en ese sitio del wordpress. De momento les dejo hasta esta noche (que les cantaré una nana), pues estoy muy atareado con estos asuntos burocráticos. Como cuidador familiar asegurado que soy. Y al fín, económicamente "milenario". Creo que lo merezco.

No hay comentarios: