17 febrero 2009

Los madrugones de Terlenca Maturamis

Hoy madrugamos con JIM WILSON y DON ATKINSON




Saben ustedes que de vez en cuando nos acercamos al hogar de muchos jóvenes que aún no han conseguido encarrilarse hacia un camino artístico concreto y que van tanteando diferentes posibilidades desde mundos adyacentes como pueden ser la moda, la fotografía o el posado para dibujantes. La dura competencia, la desorientación o una simple cuestión de limitaciones personales los abocan a estos modos de supervivencia que no vamos a censurar, todo lo contrario: hasta los más grandes empezaron en su día desde lo más bajo... Que no tiene que ser lo más ruín o lo más indigno. Sea como fuere hoy vamos a conocer un poco más a esta tipología juvenil. Muchachos que un día llegaron del pueblo a la gran ciudad con ganas de triunfar y se las ven y se las desean para tan siquiera darse a conocer en la agencia de algún fotógrafo de mínimo renombre.


Terlenca Maturamis
: Vosotros compartís piso. Cada vez son más los muchachos de vuestra edad que se ven obligados a pertenecer a esa raza tan curiosa de los "solteros que viven juntos". ¿Os preocupa esta situación?

Jim Wilson: No, no nos preocupa. No creo que sea algo malo

Don Atkinson: ¿En que sentido lo sería?

TM: Me refiero a que los vecinos podrán murmurar...

DA: Pues que lo hagan. Es su problema

TM: ¿Lleváis una vida muy difícil?

JW: No nos sobra nada. Pero aspiramos a más. Y muy pronto

TM: Me dijisteis cuando llamásteis a la redacción de la revista que queríais ser actores de televisión

DA: Queremos ser actores, a secas. Y la televisión es una buena plataforma para lo que venga luego

JW: Si. Estamos metidos en un cursillo de arte dramático

TM: Pero los vecinos me han comentado que tu, Jim (Jim es el más delgado, Don está más hecho: se ve más vivido y algo mayor) apenas sales de casa

DA: Jim sale lo que tiene que salir...

TM: Bien, pero que sale poco. ¿Estás estudiando por libre?

JW: Si, en casa me preparo.

TM: No veo que tengais muchos libros. Si necesitáis material yo podría suministrároslo. E ir a clases de dicción y expresión corporal es indispensable...

DA: Jimmy ya hace mucha expresión corporal en casa...

TM: ¿Te refieres a que hace la limpieza? (me sonrío, pienso para mis adentros que poca limpieza debe hacer porque todo está muy desordenado, además ese apartamento huele fatal). ¿No tenéis novias?

DA: Yo tengo muchas chicas siempre a mi alrededor. Y Jim tuvo una que se dejó en el pueblo, ¿no, Jimmy?

JW: Ah, si.



TM: Perdonad que vuelva al tema de vuestra relación con el vecindario, pero es que una señora abajo al preguntarme a donde iba y les dije que a vuestro piso me alertó de que tuviese cuidado, que vosotros no erais trigo limpio

DA: Miss Atkinson, esa vieja bruja... (golpeando violentamente un mueble muy pobre)

TM: Que constántemente suben hombres... o muy mayores o de vuestra edad con tatuajes y miradas extraviadas... Palabras de la señora, ojo. Que yo no apostillo nada

DA: Tu apostillas todo lo que quieres, porque eres una cotilla... ¿Algo más que nos quieras preguntar?

TM: Entonces, estais estudiando... ¿Habéis llegado a contactar con alguna agencia fotográfica?

JW: Estamos en ello. Nos han hablado de una buena, Lon of New York... Y...

TM: ¿Posaríais desnudos para Lon?

JW: Somos nudistas...

TM: ¿Andais desnudos por casa?

DA: Muchas horas... No hay nada de malo, ¿no?

TM: Don, esos tatuajes que luces en el brazo y en el muslo ¿qué significan?

DA: (chulesco) Significan que he estado en la trena cinco años

TM: ¿Por...?

DA: Delito de arma blanca

JW: No es tanto arma blanca...



TM: Y tu, Jim. ¿También estuviste en la cárcel?

JW: Unos meses. Al cumplir la edad adulta me trasladaron del correcional donde había permanecido un año

TM: Ya

DA: Ya qué... Es el morbo, el morbo cabrón que te alimenta por dentro, ¿verdad? (señalándome groseramente con el dedo. Parece como que hubiera bebido ya de mañana)

TM: El morbo es la razón de ser de mi revista Luxuria & Confettis... Pero con fundamentos

DA: Trapos sucios. Una revista que lo único para que sirve es para limpiar el culo con ella o para hacer una gran bola de mierda y taparle la boca a las fulanas como tú

(se pone muy ofensivo, su mirada es irritante, se acerca a mi con malas mañas)

TM: Si me permite, le ruego que guarde una distancia prudencial. Yo en este sofá y usted en el suyo



DA: Muy bien, antes le aconsejaría que levantase su dulce pompis y retirase de ahí la aguja hipodérmica sobre la que se ha sentado

TM: ¿Qué...?. Arggg

JW (se adelanta y la retira rápidamente del sofá) Es que estamos a tratamiento...

TM: ¿Ehh, desde cuando están enfermos...?

DA: YO estoy enfermo... Un mal pasajero, mi chico no tiene absolutamente nada. Está limpio... Anoche estuvo con fiebre alta pero ya no. ¿Verdad, que estás bien? (el otro asiente con la cabeza no muy convencido. Al inclinarse le veo un fuerte moratón en la nuca, como si hubiera recibido un golpe atroz)

TM: Por sus palabras entiendo que... esto... Wilson es para usted más que un amigo....

DA: Exacto. El pequeño mapache es más que un amigo: es mi costilla rota, mi apéndice, mi sombra, mi hermano del alma

JW: Nos tenemos mucho aprecio...



TM: ¿Qué tipo de hombres mayores les visitan y por qué?

JW: Son señores adinerados. Muy educados y amables. Pero no nos visitan, vamos a visitarlos a ellos. Les hacemos compañía en su soledad... Tienen muchos años los pobres. Normalmente se trata de ancianos solteros o viudos.

TM: Nueva York está lleno de personas así. ¿Y mujeres?

DA: ¿Qué?. Hable, no se corte víbora... ¿Y mujeres?, dígalo otra vez... ¿y mujeres?

TM (a Jim) : ¿Acompañan a mujeres también?

DA: Mujeres han venido pocas, no nos quieren las mujeres. En seguida ven el tatuaje y se espantan. Es algo raro lo de las mujeres, ¿sabe?. ¿Usted como mujer entiende a las otras mujeres?

TM: No hay nada que entender. Están ahí, son mis rivales. Siempre lo han sido

DA: Conozco a una como usted. Y sois vomitivas

TM: ¿A qué se refiere cuando afirma conocer a una como yo?. ¿Como quién?

DA: Usted ya me entiende. Mujeres que se comportan de maneras masculinas, marimachos les llaman...

TM: Oiga, creo que se confunde. Porque yo lleve un traje sastre y el pelo a lo garçon para las entrevistas matinales no significa que sea todo un señor

JW: Mi compañero está algo nervioso esta mañana...

DA: Si, muy nervioso. Y ¿sabe lo que le digo?. Que me largo a la calle, que le resuelva sus putas dudas de arpía malregada el mapache hijodeputa.

(Coge una cazadora de cuero tachonada y da un sonoro portazo. Se ha ido vestido de hustler)




TM: Sería un pésimo Stanley Kowalski. Creo que ha sido un error haber venido aqui

JW: No, ¿por qué?. A nosotros nos va a venir muy bien que salgamos en su publicación. Las fotos no han quedado mal del todo

TM: No. Las fotos no. Será lo único salvable. Pero la directora no creo que admita el pase de la entrevista. Y si no hay entrevista no hay reportaje

JW: Pero usted puede falsear la entrevista. Creo que suelen hacerlo...

TM: ¿Qué?. Oh no. Nosotras no hacemos ESO precisamente.

JW: Puede usted poner que vamos a empezar los ensayos de un musical en Broadway en breve. ¿Saben que estrenan The Fantasticks en el off muy pronto?.

TM: Ustedes no son nada fantasticks. Ustedes son sórdidos, perdone que le diga

JW: ¿Sórdidos nosotros?. ¿Asi definiría este momento beatnick que ha vivido?

TM: Mire, no me haga hablar. (veo que no me entiende) Perdone, pero no creo haber visto nada beat en su comportamiento. A no ser su relación con las drogas. Su vida está vacía, le aconsejo que empiece a llenarla rápidamente. Y se apunte a una escuela de interpretación si lo que quiere es ser actor. Se lo digo a usted de manera individual pues veo que su amigo va por otros derroteros. Le dejo esta tarjeta, es de un profesional que se dedica a dar lecciones gratuitas de actuación.

JW: ¿Paga bien? (pausa ante mi silencio) Don tiene un carácter muy difícil. Pero sólo cuando está enfermo...

(se oyen gritos en la entreplanta del edificio)

TM: ¿Qué ocurre?

(aparece Don con las manos ensangrentadas y expresión de locura)

DA: ¿Donde está el dinero?

(revuelve los cajones. Jim busca algo en la mesilla de noche. Yo me levanto y salgo hasta el umbral de la puerta. Todo es silencio en el edificio. Pero sé que algo terrible ha debido ocurrir. Vuelvo al salón en busca de mi bolso. Don ya está revolviendo en él. Intento quitárselo y me abofetea. Caigo al suelo, manchada la cara con la sangre que se había traído. Me incorporo y sin nada conmigo hago mutis. Por las escaleras les oigo hablar)

DA (a Jim) : Dame todo lo que tengas...

JW: Pero ¿qué ha pasado?

DA: Esa puta fisgona entrometida...

JW: ¿Has.... a la señora Atkinson?

DA: Me largo, te espero en el local de Barry esta noche. Será mejor que recogas tus cosas y busques otro lugar. Si antes viene la policia di que no sabes nada. ¿Entiendes?. Si hablas algo estás muerto...

(por fortuna para mi, coge el ascensor. Al llegar al primer piso veo a la anciana que me había hablado antes de este encuentro tirada sobre un charco de sangre. Se me pasa por la cabeza subir otra vez y buscar mi cámara de fotos. Pero opto por darme las de Villadiego)





* Terlenca Maturamis es trabajadora sindicada de la revista Luxuria & Confettis

No hay comentarios: