12 febrero 2009

BISUTERIA POP

ABC YEYE

LOS CHICOS MODERNOS EN ESPAÑA (quinta parte)


--------------------------------------------------------------------------------

J

Este madrileño nacido en 1934 empezó temprano a sentir el gusanillo de la música, justo a los once años que se matriculó en el Conservatorio para estudiar canto. Ya era un treinteañero cuando tras muchos contactos con gentes del espectáculo logró un puesto en el programa de TVE Escala en Hi Fi. Que tenga constancia sólo grabó este disco que incluía una versión del tema de George Benson Umpredictable Journey (¿Cómo llega el amor?). Al reparar en su rostro y su apellido es posible que se nos pase por la cabeza que pudiera ser padre de la ex popular presentadora y querindanga Inma del Moral.



Nos hemos saltado un Jorge imperdonable, Jorge Teijón. Pero he perdido un par de discos suyos en mis múltiples desplazamientos a emisoras de radio. Que quede constancia de este gran histrión.
Ahora pasamos a Jose Antonio a secas, del que casi nada se sabe. Un romántico español, asi lo anunciaba la contraportada del disco grabado en Cem. Era un chico natural de Ourense (Galicia) que se dedicó de pleno al público sudamericano. Esa "carta" que incluye en su repertorio bien pudiera ser la de Alex Chilton. Pero, por desgracia (o por fortuna, para el bien del pop) no lo era.


Este era catalán. Debutó en Radio Barcelona en el programa Simpatía. Sus aspiraciones también estaban en los viajes continentales: Alemania, Inglaterra, Suiza, Francia... A su regreso participó en el VI Festival Español de la Canción de Benidorm consiguiendo el Primer premio de la Canción y el Primer Premio de la mejor Interpretación. El tema se llamaba Eternidad. Y era un coñazo.



Fue un espléndido crooner. Y en un país tan duro de mollera como el nuestro, el puente necesario entre la canción melódica típica de los años cincuenta (heredera directa de los beguines para galanes de bigotillo fino a lo Sepúlveda) y el rock and roll de la nueva era. Y cumplió con creces la misión. Voz impostada, como de locutor antiguo, simpatía y apostura. La cagó con la niña (Rosa Mari) pero su repertorio es tan variado que es imposible no sobrecogerse ante determinadas versiones. Cantó todo lo italiano. Y fue pionero en hacerlo en catalán (con las Hermanas Serrano, inclusive). Su itinerario musical en La Voz de su amo y Vergara es un auténtico almanaque de slows, medium rocks, calypsos, incluso twists que lo avalan como uno de los grandes de nuestra canción popular.


Muy fugaz chico ye yé de apariencia imposible (como verán en esta portada para Columbia) pero que, al menos, cantó rítmico. Aunque ¡Okay! no sea nada del otro jueves estaba significando modernidad por su mismo título. Doble modernidad, pues al slang norteamericano habría que sumarle las exclamaciones (o sea, algo venido de afuera y rotundo. ¡Ye yé!).


Tenía pinta de señor mayor y no lo era. Planes nació en 1942, con lo cual sus discos primeros los grabó con veinte añitos. Lo que pasa es que era anchote y mofletudo. Y esos trajes, esa seriedad le hacían parecer un madurito interesante. Particularmente, es una de mis debilidades. ¿Cómo era su estilo?. Entre la escuela Gatica y la escuela Calduch. Con esto quiero decir que si bien su voz era fina y romántica aspiraba a más, a grabar discos de esos grandes como de ópera. Le quitaron la idea de la cabeza y se centró en lo ligero. Es muy bonita la recreación que hace en éste del tema de Nico Fidenco Celestina (si, de la peli aquella donde salía la Carrá con Assia Noris). Grabó en Discophon.



Una rareza que si la traigo al blog es porque se canta y toca un twist muy lindo. Típico conjunto popular, a un paso de las orquestas de pueblos, que lo mismo te hacían un cha cha chá que un pasodoble que un ritmo de actualidad. José Romero se defendió muy bien. Además su belleza estaba en la onda Enrique Guzmán, con lo cual en las actuaciones las señoritas se quedarían embelesadas mirando al pimpollo. Grabaron en Discos TeleMundo, más bizarría imposible.


Dispone de una carrera muy amplia este ye yé. Juan Carlos Monterrey era de la escuela Gatica. Una voz algo llorona, dulce y sentida. Valenciano de origen, pasó su niñez en Argentina para, terminada su adolescencia, instalarse definitivamente en Barcelona. Empezó grabando para Emi Odeón (en la filial Regal). Luego cambió a Vergara, importante casa disquera catalana. Grabó muchísimas versiones. Aqui por ejemplo hay dos preciosidades. Una de Aznavour, el Buena suerte. La otra, un original anglosajón: Every where (Di por qué).



Desconozco vida y milagros del bello Juan Pablo, sólo sé que parecía un modelito de Carnaby. Siempre salía en las portadas muy atildado, con expresiones arrogantes o lastimeras. Me gusta imaginármelo así. Cover boy, tipo Elena Duque pero en mozo. Hizo una versión del Melodía encadenada bien diferente a la que interpretaron los canónicos Righteous Brothers (y que en todos los países se intentó copiar según su grandeur tan insoportable) acercándose más a la intimista de Rickie Nelson. Y eso ya es un valor que puntúa alto en mi blog.


Juan Pedro Somoza nació en La Habana. La primera vez que se presentó en nuestro país fue en el programa ya muchas veces citado en Bisutería Escala en Hi Fi. Gracias a su paso por TVE ganó un contrato para sacar material en Discophon, aunque ya antes lo había hecho en Fontana. En los primeros cuatro canciones para el nuevo sello se hizo acompañar por el grupo Los diablos negros (Mira como bailo yo, El surf del ladrillo). Pero yo le tengo especial afecto a este Ep por ese Sofisticado, una bossa nova que fue una de las primeras composiciones además del gran Alfonso Santisteban. Año 1964.


Un orgullo para mí que el propio artista me hubiera firmado este disco. Julio Martín era estupendo. Componía canciones seudo modernas y locas como este Oh Oh Ye Yé, adaptaba éxitos de Louis Prima y no le hacía ascos a la onda festivalera (hay que escucharle en Me falta tu calor de Benidorm '67 para saber que la sombra de Raphael seguía siendo alargadísima). Pasó por varias casas discográficas y todas muy modestas (Fonópolis, Grecco, Sesion... para recalar en la totémica Belter (Happy together).


continuará

No hay comentarios: