23 enero 2009

QUE LE DEEEN

por Maricón Martinez, el único colaborador del blog que trabaja en una fábrica de misiles

Buenasss, ¿Cómo llevais la semana?. ¿Mal?. Pues imaginadme a mi, que no paro un puto minuto. Ando como gato en matanza, que no me llega la ropa al cuerpo... Si. Yo trabajo, no como otros. Pero me falla el corazón, a ratos. Asi que descanso, cada cuarto de hora respiro para arriba, me tomo un bocadillo o un Tigretón y de nuevo a pringarla. Ah... pero cuando termina la semana me llevo mis mil quinientos loritos. Que para eso ésta es una empresa de misiles buena. Ya os hablaré en otro momento de estas cosas, de mis compañeros, de los que mandan. Del ambiente laboral. Ahora no tengo mucho rato. Estoy en un ciber que hay a doscientos metros de aqui. Sólo quería quedar bien con Macis, con vosotros que me seguis y tal. Que le deeen debe perdurar.
A pesar de que reconozco que este mes voy a traicionar el contenido básico de la sección (que es mostraros a los pasivos del gayporn más memorables de los años noventa). Y es que de vez en cuando también soñaremos con los activos que nos hubiera gustado en otras tesituras, o a los que tras echarles un vistazo -sin conocerlos- en una carátula de video o en un reportaje fotográfico le encontrábamos un nosequé que decíamos: este está pidiendo a gritos que le revienten el fistro. Y no, hete aqui que era lo contrario. Algunos son unos perrossss.

Pues este mes les dejo con unas fotitos preciosas de

el primer DEREK CRUISE



Hubo, que yo recapacite, dos Cruises en el porno marico. Por un lado Derek, que era top y Tommy que era bottom (aunque ahora que recuerde tanmbién estaban Brian y Sebastian...). Sin duda, el mito Tom Cruise en Estados Unidos dio mucha tela que cortar. Todas se volvieron tan loquitas por el extraño Tom que decidieron hacerle estas cabronadas con toda la intención del mundo. Es curioso que nunca salieran actores porno con el apellido Hudson, Spacey o Reeves (de Keanu). No. Se cebaron con Cruise. La tomaron con él.
A lo que iba. Que a mi, Derek siempre me pareció muy bottom. Aunque luego no quisiese. No me había fijado yo que había empezado en una bi de la Catalinas a cuenta del clásico campy Valley of the dolls (se titulaba Valley of the Bi-Dolls), donde se chingaba a partes iguales al gran Johnny Utah y a la casquivana Gloria Leonard. Era el año 1993. Aun no era conocido. Pero el chico apuntaba maneras dominadoras.



Un morenito muy guapo. Un pastel de carne al gratiné, un dulce de leche. ¡Cómo!, ¿que lo encuentran en estas fotos muy desnudo?. Bah, paparruchas. Yo a lo mío, para escuchar sandeces de la guadalupana trenzona que me ha tocado en el ordenador de al lado mejor hacer oidos sordos.
Dueño de una polla mediocre pero con un cuerpo apolíneo espléndido (o todo lo espléndido que son los cuerpos de los veinteañeros fibrosos, sin exagerada musculatura cuando se someten al glamour de la depilación a láser y las cosas rarísimas que se hacen en las cejas, que dan grima. ¿Han visto a nuestros jugadores de fútbol actuales?, ¿cómo se ha malogrado aquel portugués precioso llamado Christiano Ronaldo?. ¿Pero alguién me puede decir que se ha hecho en las cejas el "enano con morbo" del Barça Dani? (con el piso que casi le compro...). Bien, pero qué culo tenía el niño Derekcito. Era un culo para machos. Pues nanai, que a mi no me la das. Bueno, miento: se la dieron. El Aiden Shaw, pero sólo la puntita, que en su caso era el puntazo. Pero no fue la norma. Y al año siguiente ya lo habían elegido "revelación de la temporada" (a Derek. El ex de la Obregón, no. El USA, no nos dispersemos). Y ya se puso a follar como loco.




The Olympians (donde triunfaba, por encima de cualquier otro, Phil Bradley metidito en un ring), Swollen (se limitaba a un jerking y punto), Thrust Fault (era un yuppie de la Bolsa que se arruinaba y necesitaba ayuda psicológica y agujeros negros), Foul Play (para la Falcon, con el fugaz Brad Stone) y sus consabidas atribuciones al colmado curriculum de la insoportable Chi Chi LaRue (siendo las más alquiladas en videoclubs Club Utah, donde volvió a coincidir con el humongous bi Johnny Utah y esa bazofia execrable a costa del clásico de Mankiewicz titulado Eva al desnudo que pasó a ser por arte de sodomita All about Steve. Sinceramente, Derek no le llegó al tacón a Anne Baxter en ningún momento del metraje -empezando porque el metraje de su falo era para cameo y siguiendo porque se llamaba Steve Carrington, que ya suena a boga Dynasty que te cagas).



Además a partir de la segunda mitad de los años noventa, el top sin balls y con pito flop empezó a inflarse (menos ahí) de sustancias químicas que le dejaron echo una mierda anabolizada. Y a mi me dejó de interesar forever and ever. Y ya en Tappin' that ass se me revolvieron las tripas pues lo metieron en una de esas cárceles de discoteca con arreos de cuero y demás mariconaditas SM light que ya dije: ¡basta Derek San Basilio. Me paso a los sixties!.



Lo de San Basilio es una tonteria, como todo el post, pero si bien el post se entiende esto requiere una pequeña explicación. Me pasa con algunos actores pornogays que al verlos en fotos me recuerdan a otras personas ajenas a su mundo. Por ejemplo, al primer Derek le encontraba un algo con nuestra inmortal cantante Paloma (la del Juntos y "yo soy la Streisand española"). Como también me pasaba con el espantoso Hal Rockland (no confundir con su hermano gemelo Vince) que la primera vez dije: Pero si en la cara es igual que Rociíto. Como sea que luego su cuerpo era el de Antonio David, sonsaqué que era perentorio minusvalorar al tal Hal. Que era preferible escuchar a la Gran Madre desvirgando todo el repertorio de Manuel Alejandro antes que caer en estas hibrideces de un doctor Rosado. Uy, les dejo que ya estoy oyendo la sirena. Un beso en sus partes más necrosas.



(Maricón se aleja cantando alegremente): Esta mañana he despertado
Oh Bella ciao, bella ciao,
bella ciao ciao ciao...
Está mañana he despertado y he encontrado al opresor...



Derek diciendo a los problemas ¡adios!

No hay comentarios: