29 enero 2009

PUBLICOS VICIOS (homoerotismos en Youtube)


16. Ventajas o inconvenientes de ser el más nalgón de la pandilla

Bonito tema. Hoy el voyeur va a disfrutar con homofilias que le retrotraerán a los años escolares. Cuando el carnoso culo del compañero de clase no invocaba porcinas semejanzas y sí objetos del deseo. Pero deseos ambíguos, no del todo claros.
En el lote de hoy (jóvenes que irían de los quince a los veinticinco años) hay de todo (e intentando no caer en el tema spanking, que ya trataremos en otra ocasión y en calidad de monografía) : descarados babeos hacia el trasero más mofletudo o angelical del pandillero (rápido se envician) hasta increibles subterfugios que negándose a si mismos lo que hacen es evidenciar un encantador conflicto represivo hacia lo deseado.
Esto último sucede en el canal de ercapu44, chicos andaluces de extrarradio que enmascaran sus homoerotismos jugando al balón sin reglas de ningún tipo (concretamente a la modalidad llamada "el culón": la víctima se pone de espaldas en la portería y recibe en el pompis una buena tanda de penaltys). Ya no sólo es que el avieso cámara haya elegido en dos ocasiones al compañero de nalgas más memorables, es que también es el más guapo, el de morbo más dulce por lo boy next door, caprichito de las nenas pero sin pasarse en los autos de choque. Y es increible que ante los golpes de balón que sufre el muchacho el comentarista reincida en el tema del trasero ajeno (como si los lanzadores fuesen memos), alentándolos sin motivo a que apunten bien, que es muy fácil pegarle de pleno, dadas sus dimensiones. Ese regodeo sumado a involuntarios y nerviosos: Qué aascos, es lo que me turba por completo. Quedaría en un segundo plano el sentido del juego, que sería ridiculizar la parte anatómica supuestamente más exagerada del amigo (y siempre con la complicidad del grupo. Si no hay grupo no existiría razón de ser). Un prejuicio quinceño que no debería ser tal pero que al serlo alimenta el clima de latencias tanto en el que ve el video desde casa como en el reprimido (y aprendiz de sádico). Ni que decir tiene, que ese trasero tan respingón ha quedado homenajeado por completo (en tanto que centro de las miradas, del espectáculo, por si a alguien de la pandilla se le hubiera pasado desapercibido antes).

Luego estaría un vid increible, que te deja estupefacto porque es lo contrario. Ahora todo es pasmosa normalidad. Los estudiantes de un colegio mayor improvisan en el aula sin la presencia del profesor un particular pasatiempo consistente en ver como se menean los culos más resaltables (por calidad o por cantidad) al ponerse a borrar el encerado. Impagable. Se cuenta con la animosa colaboración de los elegidos, y con la asunción por parte de todos de que estos estudiantes son propietarios, sin discusión alguna, de los cagaderos o bien más bonitos o bien más barrocos. Como si se tratara de strippers de un Chippendale del tercer mundo. Es cuando uno comprende que en la sexualidad (sea cual sea) que nace (desde el caos de todo génesis), el culo del chico es visto por el resto de varones con admiración, inaccesibilidad, como algo que no molesta a la vista, como algo que excita o con rechazo (y esto con todas las comillas del mundo). No resulta indiferente.




culón a Pablo




culón a Pablo (2)




cul rouge sur lulu ac charloux très sexe




poto y potito




metida de mano





gordo puto




en culo




sorocaima 3




jackass whip ass

No hay comentarios: