26 enero 2009

MIS MEMORIAS DE RADIO 3 : Album fotográfico 1982-1990

Jesús Ordovás, comentarista musical jubilado pero el último superviviente del Diario Pop (hasta hace bien poco). Sobran por lo tanto explicaciones. Sólo que a mi la leyenda Ordovás nunca me hizo tilín, pese a sus fidelidades (muchas las comparto) y su mérito de aupar de manera obsesiva a los nuevos grupos del panorama independiente español. Lo respeto, pero me quedo del trío de oro con Manrique. En televisión la cagó.



Un par de fotos del Poblet. La primera es una imágen clásica. De cuando estaba en Radio 1 haciendo las tardes (recambio veraniego del Aberasturi de Asi es la vida) y luego las noches (Las mil y una), antes de pasarse con el Ferre a los Tiempos Modernos.


Esta ya es una estampa de escritor (asturiano, por supuesto). ¿Mirando el faro de Avilés?


La jornada tuvo dos etapas. La primera con la diosa Leonor García Alvarez que aqui vemos rodeada de su equipo. Un equipo que contaba en sus filas con Antonio Navarro y Javier Palomero. En el control estaba Carlos Arévalo, Eduardo Sutil y Alfonso Arroyo. Coordinando situaciones y producción Eugenio Verdú, con la ayuda de Julio Paniagua. Año y pico más tarde (esta foto data de 1982) desaparecería María Leonor (que ese es su nombre completo y que terminó en TVE en informativos y a pie de calle) y vendría María José Guerola con Luis Leal, Javier Tolentino y Juan Montes.
Ahi estaban todos pues, muy madrugadores (se levantaban a las cinco de la mañana) con ese despertador matutino. A las siete en punto, desde los estudios de la segunda planta.


Amanecer con Leonor era todo un gustazo, créanme. Después de la clase de gimnasia para sonámbulos, venía César Ballester con las efemérides y el curso de inglés del Servicio de la Embajada británica. Yo nunca había oido cosa semejante. Música suave y un último tramo con entrevistas cortas (Famosos en zapatillas).



Tertulias era otro clásico vespertino, junto a Diálogos (que le precedía) y Ateneo (el inmediatamente posterior). Sufrió cambios también (de plantilla e intenciones), quedando como el más prototípico el equipo que formaban Pilar Bravo, Sabas Martín, Rosa Salgado e Iñaqui Peña. Y como asunto principal, el ecologismo. La cultura verde, la reivindicación activa de lo natural. En fín, todo lo que el posmodernismo aupó y que devendría en esa terrible situación actual de oenegés, pacifismos pro-Poder o a cambio de sacrificar la dignidad del propio individuo y demás zarandajas cambioclimáticas para aprovechaos y pícaros blandengues que padecemos con mucho dolor.



Otra vez el melenudo de las barbas y el rock sinfónico (bueeeeno, vale... y lo celta). En su etapa de Tirante y Morgana (recordemos: Tirante era un noble descendiente de Tasilón de Baviera y Morgana era una jóven de Tuy que heredaba el nombre de la tradición mágica de Merlin y se dejaba iniciar en las artes ocultas por un mago bretón. La acción se desarrollaba en el año 1014. Tirante, dotado de un extraño acento catalán, acudía a casarse con su amada, cuando le comunicaban que ésta había sido raptada por los vikingos. Iniciaba entonces una búsqueda, mientras ella se encontraba con el mago para empezar un viaje a través del tiempo y el espacio), folletín acogido a la tradición de las novelas de caballerías, al romance y a las bromas. Donde todo era posible, incluyendo referencias literarias, la irrupción de los tirantes de Fraga o citas de Sánchez Albornoz. Inolvidable Mercedes Etura como Morgana, el propio Volpini como Tirante y el mago Breogán. Ah, y Javier Segade, especialista en efectos.


Pues siguiendo esa cutrísima flecha a boli Bic hallamos a Jose Manuel Costa, cuyo paso por Radio 3 fue muy esporádico pero trascendental en tanto que el estuvo en los primerísimos tiempos (1979) haciendo que rodase el invento con un programa titulado Pop 3 (casi el embrión del futuro Diario Pop). Venía como muchos otros de Onda 2 y ya a partir de 1983 se embarcó en un inquietante proyecto llamado Radio El País (era además comentarista musical en el periódico), emisora madrileña de la que fue director unos meses (todo era terrible y no había un duro para los pobres empleados, los directivos sólo pensaban en la Ser, ¡en el imperio!) y que supondría una nueva alternativa a una Radio 3 algo perdida con tantas exequias a la movida y al progresismo trasnochado. Ah, y crucial por contar alli con las figuras estelares de Juan Pablo Silvestre, Moncho Alpuente, Patricia Godes o Juan de Pablos. Por cierto, su acompañante femenina en la foto ¿no será Beatriz Pecker?.


Minetras Ferreras provocaba tensiones a diestro y siniestro con sus noches de Radio 1, la señera Barraca vio como la intrépida Gloria Berrocal cogía la cultura por los cuernos, sin miedo a ningún problema. La ex conductora de Imágenes (magazine cultural de los fines de semana en 1982. Domingos de 21.30 a 23.00) se aliaba con un buen equipo que formaban Pelayo Fernández, Rafa Tamayo y Pedro Atienza. A los que habría que sumarles en los fijos Javier Palomero (en las músicas) y Miguel Angel Martín Cano (algo asi como un productor de andar por casa). Fue una muy digna sucesora, los "barraqueros" pudieron estar muy tranquilos sin dar ninguna espantá en el dial. Los tiempos en que "no todo el monte era orgasmo".



No pude evitar colgar esta foto. Miren que tenía de otros (que dejaré para un próximo capítulo) pero al ver a este Fernando Delgado de hace veinticinco años, con ese bigote y esa sonrisa de Doña Mariquita de la Transición dije: Lo siento Leonor (no la de Montenegro -de Caravana de hormigas-, sino la García Alvarez), pero hay que poner también a los de los despachos de la santa casa.
Si, si. Que don Fernando Delgado fue director de Radio Nacional. Que por encima de él sólo tenía a Jose María Calviño. Que con todo y con más, este señor tuvo dos cojones al responsabilizarse por completo de la supresión de La noche que me escuches, reconociendo sus errores y también que los votantes del PSOE eran socialistas ma non troppo (eran momentos de tensión total, se respiraba mucha intranquilidad con el asunto de ETA, Rentería y las banderas. Y la sección de la línea caliente colmó el vaso de la paciencia de políticos y populacho). Pero Delgado era muy listo y siguió confiando en Ferreras. En el 84 ya lo tenía colocado de nuevo en Radio 3. En Tiempos Modernos, claro. Fue un poco Tola cuando le decía a Carmen Maura: Tu vales mucho.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una pregunta:¿Sabes de quién era la sintonía de No todo el monte es orgasmo? Estamos varios amigos intentando encontrarla, pero no hay manera, gracias.

maciste II dijo...

Estaba interpretada por la actriz griega IRENE PAPAS, pero no puedo decirte cómo se titulaba...