15 enero 2009

Esa juventud que canta. Por Las Carmelitas

Hoy Las Carmelitas entrevistan a...
FRANCISCO HEREDERO


Francisco Heredero es un hombre serio o, al menos, eso intenta; en verdad es aún un chiquillo, como lo demuestra montándose en un columpio. Eso sí, la guitarra es su fiel compañera, aunque asegura que no le importaría colgarla definitivamente


Carmelita A y Carmelita B
(al unísono) : Siempre hemos oído esa frase tan manida que "la excepción confirma la regla", y así es, en efecto, en el caso de Francisco Heredero.
A primera vista parece un muchacho algo snob, pero en cuanto se habla con él, se desvanece esa impresión causada al principio. Esta vez nos encontramos frente a uno de los pocos, por no decir el único, de los jóvenes cantantes que saben lo que quieren.

Francisco: Si no alcanzo los éxitos que deseo, colgaré la guitarra. Me he puesto el plazo de un año; por entonces tendré que ir al servicio. Si no soy el número uno, lo dejaré para siempre.

Carmelita A: ¿No crees que un año es poco para consagrarse?

Francisco: Quizá. Pero, por lo menos, es el tiempo suficiente para saber si tengo posibilidades de seguir o no

Carmelita B: ¿Cuando empezaste?

Francisco: Como amateur en 1961, en Radio Nacional y en Televisión. En octubre de aquel mismo año gané un concurso para profesionales (yo aún no lo era) y me dieron el título de "Mejor Rocker 1962". Aquel invierno ya me contrataron en varios locales. Y estuve en Radio Barcelona casi tres meses, diariamente

Carmelita A: ¿Cobrando?

Francisco: Gratis... En mayo de 1963 me examiné y obtuve el carnet de profesional. Canto después de trabajar

Carmelita B: ¿Cual es tu profesión "seria"?

Francisco: Soy perito mercantil y representante de las confecciones de mi casa

Carmelita B: ¿El cantar te ha quitado horas de trabajo?

Francisco: Ni una. Cuando termino mi tarea diaria, entonces pienso en cantar

Carmelita A: ¿Qué opinas de las editoriales de discos?

Francisco: Que abusan de los que empezamos y antes de conseguir grabar uno hemos de pedirlo casi de rodillas. Además dan un tanto por ciento pequeñísimo: un 3 por ciento en una tirada primera de 500 discos

Carmelita A (dirigiéndose a su amante): ¿Vés?

Carmelita B: Fíjate...

Carmelita A: ¿Consideras que el cantante moderno goza de simpatías?

Francisco: En cierto modo si; el público le aplaude, pero nadie le ayuda. Se lo ha de hacer todo solo, y se encuentra con muchas puertas cerradas...

Carmelita B: ¿Durarás mucho tiempo?

Francisco: Quisiera, pero ... no sé qué decir. Ya te he dicho: un año y dentro o fuera, sin paliativos. No me da miedo renunciar. Estoy muy seguro de lo que quiero: lo que detesto es la mediocridad

Carmelita A: ¿Crees en las amistades para lograr el triunfo?

Francisco: Sé que son útiles, y no las desdeño, pero sólo hasta un cierto límite: me gusta salir adelante por mi mismo.

Carmelita A (con rictus de desprecio en la mirada) : ¿En todo piensas igual?

Francisco: Si, aunque a veces tengo que escuchar buenos consejos


Al ver esta foto nos vino a la imaginación un símbolo: parece la escalinata que precede al pedestal de la fama. Heredero está subiendo, guitarra al hombro. Su intención es llegar arriba y no perder el equilibrio. El tiempo lo dirá


Carmelita B
: ¿Cómo se te ocurrió cantar?

Francisco: Por una apuesta, cosas de amigos. Me compré la guitarra y cuando anunciaron el concurso "Primer éxito", me dijeron que no era capaz de ir. Y fuí, y asi empezó todo

Carmelita A (ya muy avinagrada) : ¿Ganaste dinero en seguida?

Francisco: ¡Qué va!. Me di hartones de cantar gratis. Por fín cobré 500 pesetas por actuación. Y luego he llegado a 3000

Carmelita A (dirigiéndose de nuevo a su amante) : ¿Vés?

Carmelita B: Fíjate...

Carmelita A: Comparado con los sueldos que dicen ganar otros cantantes, el tuyo es exíguo. ¿A qué lo atribuyes?

Francisco: Quizá lo hagan mejor que yo, o tengan más vista en los negocios

Carmelita A: ¿Tus padres te administran?

Francisco: No vale la pena, es poco lo que cobro... Ni tampoco me acompañan a actuar

Carmelita A (como resentida) : ¿Hay mala intención en esa respuesta o una pregunta que aún no te he formulado?

Carmelita B: ¡Carmelita!

Francisco: No, déjala. En absoluto, es una simple aclaración

Carmelita B: Que bien contestas. ¿Contestas asi a tus admiradoras?

Francisco: Si piden foto, se la mando. De otra manera, no

Carmelita B: ¿Te han hecho proposiciones matrimoniales?

Francisco: Más de una, y hasta me han escrito versos. Vale la pena ser cantante sólo por eso


Este es el mejor rocker de 1962. Nos ha dicho que si dentro de un año no es el primero en la canción moderna española se retirará

Carmelita A
: ¿Tienes novia?

Francisco: No. Todavía soy libre, del todo

Carmelita A y Carmelita B (al unísono) : Heredero sonríe siempre. Pero tiene halitosis. No es un chico guapo, pero tiene una cara simpática y atractiva; y es más inteligente de lo que parece a simple vista. Cuando hablamos con él por teléfono, antes de que nos concediera la entrevista, y le expusiéramos nuestra intención de poner en claro, sin barreras, lo que pensábamos de los cantantes menores de edad, pareció molestarse

Francisco: Es que eso puede perjudicarme. No me gusta que hablen mal de mí

Carmelita A: Nos pareces muy poco seguro de ti mismo. No es nuestra intención hablar mal de ti. Es tan solo reflejar la verdad. Tú eres quien tienes que defenderte y salir airoso

Carmelita A y Carmelita B (al unísono) : Y salió. Pero antes tuvimos que leerle y releerle la entradilla de nuestra primera entrevista. Todas aquellas frases más o menos hirientes de: ¿saben lo que quieren?, ¿qué harán cuando nadie vaya a verles?, etcétera. Heredero escucha con atención, calibrando todas y cada una de las preguntas. Por fin ha consentido, tras las reflexiones que le hicimos

Carmelita A: Si tu no caes en estas faltas, es decir: sigues trabajando, no has dejado los estudios, no te importa retirarte a tiempo. ¿De qué tienes miedo?

Francisco: De acuerdo, pero no cambies una palabra de lo que yo digo

Carmelita A y Carmelita B (al unísono) : ¿Nosotras cambiar algo...?. Asi lo hemos hecho. Hemos querido reflejar, incluso, esta duda y vacilación del principio, porque da más humanidad y más lógica que unas preguntas desordenadas, sin hilación y, por lo general, capciosas.
Le pedimos un disco que, por cierto, aún estamos esperando pero hemos oído a Francisco Heredero pocas veces y le pedimos también unas fotos (en esto es mucho más pródigo). Vino a nuestra casa (tras el robledal) a traérnoslas y alargó un montón descomunal, para que eligiéramos. No pudimos recibirle personalmente por hallarnos en el rastrillo y escogimos tres o cuatro, pero nuestra sorpresa fue al ver que en lugar de tres o cuatro nos daba diez

Carmelita A: ¿Para que queremos nosotras tantas fotos?

Carmelita A y Carmelita B (al unísono) : Nos ha dicho que publiquemos las que queramos y el resto que las regalemos. Nosotras no somos unas agentes. Que le hagan propaganda otros. Después nos dio la risa: con toda su sinceridad, su compostura. Su temor, incluso. Francisco Heredero es aún un muchacho muy jóven, con ansias de triunfar, con deseos de salir adelante, sea como sea, con ganas de que la gente le conozca. Ya saben sus admiradores, en nuestra casa tenemos fotos a su disposición.


El próximo mes en ESA JUVENTUD QUE CANTA...
Marta Baizán

No hay comentarios: