30 diciembre 2008

ZONA RESIDENCIAL GLAMOUR. Por Saba Sorrento

Hoy visitamos la chozita de Dolores del Rio y Cedric Gibbons. O lo que es lo mismo, pasen y vean a la estrella de Volando hacia Río y al afamado director artístico... en Santa Monica.


En los tempranos años treinta Cedric Gibbons construyó una casa de arte moderno en Santa Monica para él mismo y su esposa, la actriz mexicana Dolores del Rio.



Más alla de esa severa façade, el artista pergeñó un elegante interior como tributo a la belleza de su esposa.



Del Rio y Gibbons en la sala de estar durante la década de los años 30. Por ese tiempo, Gibbons era un influyente director artístico de la MGM.



La pareja en el living room, donde Gibbons creó una escalera para las grandes apariciones domésticas de la del Rio (y esas indispensables fiestas). Escalera interrumpida por un ancho rellano desde el cual Dolores podía tomar aliento, agitar suavemente sus brazos en actitud de saludo y sonreir con su faz inclinada hacia abajo, justo donde se encontrasen sus invitados, completamente impresionados ante tanta belleza en descenso.



La habitación de los vestidos de Del Rio contenía racionalizados armarios y cajones. Ahi y a lo largo, Cedric instaló numerosos y exhuberantes espejos -otro homenaje a su señora- haciendo juego siempre con su mobiliario. Incluso los botones de encendido de la luz estaban hechos de espejitos. La mesita del probador estaba pensada para ser un pequeño altar en honor de una diosa pagana.


Característico de la era, la casa fue diseñada en formas angulares y superficies lustrosas. Reflejado en un espejo se topa uno de los doce Oscars -11 como director artístico- concedidos a Gibbons, quien ideó la dorada estatuilla en 1928.



Del Rio (con Gibbons) que protagonizó muchos filmes silentes al comienzo de su carrera, fue más tarde encasillada en papeles étnicos, como en Flying down to Rio (1933). Ella retornó a Mexico en 1943. Su matrimonio con el norteamericano duró once años.



El estudio. Considerado el director artístico más importante de Hollywood, Gibbons supervisó los sets de muchas películas, como Anna Karenina (1935), Luz de gas (1944) y Un americano en Paris (1951).



El comedor. La casa tenía reminiscencias de trabajos de arquitectos como Richard Neutra y Rudolf Schindler en, por ejemplo, el jardín de múltiples niveles, la piscina y la pista de tenis con una galería para espectadores.

No hay comentarios: