25 diciembre 2008

PUBLICOS VICIOS

11. Barrigones (II)


fatnesse


Seguimos buscando el Santa Claus ideal (o sea, al natural. Sin simulacros de panzas que en realidad son almohadones). El norteamericano fatnesse no lo va a ser, pues no es lo suficientemente barrigón. Aún por encima, tiene tres fallos imperdonables: no vemos nunca su rostro (es perentorio conocer antes la jeta del que vamos a disfrazar), es demasiado gay (que eso siempre es una verguenza para una tradición donde se ven envueltos niños) y carece de imaginación (ese sentido de la aventura y la fantasía que si desbordaba ihulkout, cuando se decidía a reventar aerosoles o a lanzarse a las cimas de las montañas más altas para posar en calidad de "Mister Belleza sobre las nubes").
¿Cómo mata su soledad de solterón Fatnesse?. Bueno, se pasa muchas horas en los armarios de luna, mirándose reflejado en el espejo. O bien se desnuda o bien se viste. Pero lo que más le obsesiona es probarse montones de pantalones largos, shorts o boxers de tallas imposibles, prendas que ya no le sirven. A ratos luce erecciones, lo que provoca el delirio de sus fans y el rechazo de los homófobos locos (que le maldicen en los comentarios sin ninguna justificación).
Su cuenta en Youtube está provista de un buen surtido de videos, bastante monótonos en su mayoría, por no decir miméticos de las estrellas del sub género (comer pizzas, atracarse de cerveza son ya una constante hasta exigida por sus voyeurs).

No niego que algo de enjundia erótica le encuentro a este muchacho o señor (ya no es sólo que no nos permita verle los simpáticos mofletes o la divina papada, es que ni siquiera deja los datos de su edad), esa complacencia en enseñar su trasero beefy (aunque podría sacarle más tajada si al menos nos hablase, nos preguntase retoricamente si queremos vérselo o no). Quizá este detalle sea lo de menos. En su barriga está el epicentro de su placer, que el mira mientras todos le miran. Miradas sobre miradas. Públicos vicios privados, en suma. Y en el meollo, palmadas, bufidines de aprobación, eruptancias lascivas, primerísimos planos de ombligámen.
Fatnesse
, si no pierde el apetito (aunque creo que esto es superfluo, pues su especialización le obliga a consumir bebidas calóricas que ayudan a que gane más rápidamente peso) con el tiempo alcanzará dimensiones grotescas. Para bien del aficionado.





How to grow a beer belly




Cleaning out the closet




Stuffed beer belly




Post stuffed beer belly & belch




Post-shower belly rub

No hay comentarios: