12 diciembre 2008

El consultorio perverso de Maricón Martinez

Gracias, mil gracias a todos los que me habeis mandado consultas. Procederé a responderos con prontitud. Si no en este espacio (pues Maciste sólo me deja unos diecisiete centímetros de página, qué racanería, mon dieu. ¡Qué menos que treinta y cuatro centímetros por lo bajo!) si dando contestación a través de privados. No desespereis y, de nuevo repito, que muchas gracias. La buena acogida de esta sección me da muchos ánimos para encararla con gran estilazo. Sin más demora, paso a responder a dos solamente.


Estoy casado desde hace tres años y cuando hago el amor con mi mujer utilizo preservativos de la marca Segurity (años setenta). Pues bien, hace unos días se rompió el preservativo quedando la mitad dentro del útero. Desde aquel día mi mujer sufre mareos y fatigas y quisiera saber si es que está embarazada o es debido a los restos de preservativo que aún tiene dentro de la vagina R.M.L. (Sevilla)

Respuesta
En la actualidad, los preservativos masculinos -el condón- ofrecen una elevada tasa de garantías anticoncepcionales. O al menos casi todos, aunque como es lógico, los hay mejores y peores y, entre estos últimos, caben todos los de fabricación nacional (como Spermstop. Muy bueno éste). Ignoro, por desconocimiento de la marca, si los Segurity o Security son o no españoles. Lo ignoro, pero mucho me temo que sean de aqui. No es normal que un preservativo se parta por la mitad, salvo que sea de calidad pésima o, mejor, de ninguna calidad. El riesgo justifica de sobra la mínima diferencia de gasto la compra de unos condones cualquiera y otros acreditados.
Si hace unos años (relativamente pocos) se me hubiera consultado con respecto al porcentaje de fracasos de la utilización de este método, mi contestación hubiera sido terminantemente negativa: los habría desaconsejado sin más, casi casi, al igual -aunque no tanto- que vengo haciendo, aún hoy en día, con respecto a las duchas vaginales o al método de Ogino. Mas hoy no puedo, afortunadamente, decir lo mismo (¿me estás siguiendo?) : hay condones de fabricación controlada y máxima, dentro de lo que cabe, sensibilidad, que pueden ser recomendados, hechas las salvedades normales de buena utilización e inevitables riesgos.
Lo que se me hace muy dificil comprender en tu caso, una vez constatado el contratiempo, es que no intentarais rescatar el trozo, o parte, del condón que había quedado en la vagina, tanto por lo que atañe a las posibildades de embarazo, cuanto a las previsibles desagradables consecuencias de mantener, dentro de sí, un "cuerpo" extraño. Lo primero que deberíais haber hecho es intentar recuperar la porción de condón extraviada; y lo segundo, por supuesto, proceder a un lavaje vaginal, con fines meramente anticonceptivos y, también, de eliminación de posibles residuos del preservativo.
Los mareos y fatigas de tu mujer no evidencian un posible embarazo. Los síntomas de la gestación tardan mucho más que "unos días" en presentarse. De todas formas, lo aconsejable sería que fuérais a un ginecólogo y le expusiérais lo sucedido. Pero si esta solución se os hace cuesta arriba, os queda siempre el recurso de efectuar una irrigación vaginal con agua tibia por si hubiera quedado algún resto de "goma". Mandádmelo que yo lo analizo. E ir a la farmacia a por un test de embarazo (el Predictor, apunta).

Soy viudo, tengo 45 años y un hijo de 24 años, casado. Mi hijo es director comercial de una importante empresa y, por exigencias de ésta, se ve obligado a efectuar frecuentes viajes por el extranjero. Por el motivo mencionado, mi nuera y yo nos vemos obligados a estar solos en el piso. Una noche estábamos viendo la tele sentados en el sofá cuando, de repente, se me echó a mis muslos diciéndome que estaba muy nerviosa. Yo la incorporé y le dije que se fuera a la cama, insistiendo en que yo la acompañara (sospeché algo raro en ella), la acompañé a su dormitorio y, ante mi sorpresa, se despojó de sus ropas. Ante aquel mapa mundi que me ofrecía y con tantas ganas de hacer el amor, no tuve más remedio que complacerla. Hicimos el amor, tomando la precaución de no eyacular dentro. Desde aquella noche no hemos dejado ni un solo día de hacer el amor, practicamos casi todo, tanto bucal como anal, cosa que ella desconocía, porque me cuenta que el percebe de mi hijo se limitaba a hacer el amor normal. Mi hijo vino en agosto, y así, cuando no está, seguimos haciendo el amor y eyaculo dentro, asi que, si queda embarazada, no sabremos de quién es. Yo nunca me hubiera atrevido a comprometerla, pero me lo puso tan fácil y es tan hermosa. También mantengo relaciones sexuales con una mujer de 30 años que trabaja en la empresa, y tengo que cumplir con ella. Pesa en mi conciencia pensar que le estoy poniendo a mi hijo unos cuernos como una catedral. ¿Qué debo hacer?. Hace unos días me encuentro muy fatigado, creo que debido a que hay días en que mi actividad es de tres o cuatro cumplimientos. Creo que a mi edad no puedo mantener ese ritmo. J.

Respuesta
¿Por qué cánones éticos se rige usted?. ¿Cuáles son los límites de su particular código de moral humana?. Todos somos muy libres de actuar como nos venga en gana y de acuerdo o no con nuestra conciencia, pero siempre y cuando no atropellemos las libertades ajenas, no abusemos de la confianza que en nosotros se deposita y no nos comportemos exclusivamente movidos por el más primario de los egoismos.
Usted sabe tan bien como yo qué es lo que debe hacer. ¿Por qué me lo pregunta?. Sin embargo, en lo que tal vez no haya pensado es en las consecuencias de lo que ya ha hecho, es la espléndida aportación de probabilidades de fracaso matrimonial con que ha obsequiado usted a esa jóven pareja, con la que tan "obligado" debería sentirse.
Admito la debilidad de un momento determinado (lo imprevisible de la situación, el impacto del mapamundi, etc) pero no encuentro justificación a que "desde aquella noche no hemos dejado ni un solo día..." y, menos aún, a que "... así, si queda embarazada, no sabremos de quién es" (lo que-dicho sea de paso- es una sandez, salvo que los frecuentes desplazamientos de su hijo no le impidan pasar cada mes unos días "con quien más quiere").
Con interrogantes he empezado y con interrogantes termino: ¿No vendrán, tal vez, derivados sus escrúpulos de conciencia, de esa fatiga que últimamente dice experimentar por el fuerte ritmo de actividad sexual al que se siente "obligado"?.




*Para consultas, escribid al siguiente correo electrónico: Mari.com Martinez@Mongo.es

No hay comentarios: