18 diciembre 2008

BISUTERIA POP

ABC YE YE
LOS CHICOS MODERNOS EN ESPAÑA (tercera parte)

------------------------------------------------------------------------------------
E

Dejamos atrás la letra D en nuestra enciclopedia con, suponemos, muchas omisiones. Aunque la más escandalosa sería la del estupendo Dyango, dado a conocer en el Festival de Aranda de Duero de 1965 y grabando maravillosos discos (primeros) en la casa Columbia.
En nuestra recién inaugurada E tal vez falte algún italiano (Ennio Sangiusto) pero es que los chicos de ese país (aún cuando estuvieran afincados con intención de doble nacionalidad) preferiremos por su cantidad y riqueza abordarlos en una larga serie futura dedicada a Italianísim@s. En la E cometeremos una misma trampa en un par de ocasiones, además. Una afectaría a Eduardo y los Windys, pues no se trataría precisamente de un chico ye yé que se hubiera sumado para la ocasión a un conjunto para realizar grabaciones. Más bien eran un grupo más pero que, en vez de encabezar el nombre de guerra con el típico Los..,. se decantaron por resaltar el nombre de uno de ellos para luego hacer mención al grupo. Y el grupo, que eran todos, lo formaban Fermín, Manolo, Eduardo, Pepe, Juan y Miguel. Lo mejor de ellos se encuentra en sus primeros discos para Fontana. Luego cambiaron a Belter y se festivalizaron una barbaridad. Y cuando tocó el soul, pues se metieron en el meollo. Ellos, que habían empezado en el twist


Aunque nació en Puerto Rico, Eliseo desde bien niño vivió en Barcelona, ciudad donde se afincaron sus padres y hermana (la también cantante Franciska). Esto es de lo primerísimo del artista. Acompañado por un conjunto en toda regla (que le daban ritmo al crooner). Celosa es bárbara. Como su Mama (una de las muchas versiones que tiene esta canción). El resto, slows de actualidad, recursos sanremeros que servían para dar categoría, reafirmar una voz bien impostada. Eliseo fundó con el tiempo su propio sello (Elitor).


Este jóven dios (algo cursilón, como de postalita para adolescentes) fue el introductor del rock and roll en Mexico. Pero también ayudó a que un montón de muchachos españoles se aficionaran a esa música venida de Norteamerica, plagiándole descaradamente. Enrique Guzmán al frente de los Teen Tops tuvo ese gran mérito. Luego, se separó del grupo, aunque ellos siguieron en un buen momento, afianzándose en una carrera como solista y de galán cinematográfico a prueba de bomba. Inolvidable, en cualquier caso, Enrique que en los setenta realizó una de las interpretaciones más insólitas de homosexual en nuestro cine en un engendro oportunista del siempre oportunista Mariano Ozores: Ellas los prefieren locas. Verlo para creerlo (aqui Ozores intentaba construir su personal jaula de las locas, pero aquello no tenía nombre. O, al menos, otro nombre que no fuera el de Enriquito Guzmán defendiendo lo grecolatino).


La segunda trampa del lote. Nuevo grupo cuyo nombre lo encabezaba uno de sus miembros (pese a la más que evidente ausencia de lideratos). Se ignora todo de ellos. Tan sólo sabemos que grabaron nada más que este disco (para Sesion) con su adaptación del Submarino amarillo. Al menos la portada es divertida.


Otro argentino afincado en nuestro país en 1965. Destaca de este Ep su versión del Running bear, popular en los Estados Unidos por Johnny Preston

----------------------------------------------------------------------------------
F


Inauguramos la letra F con la terrible e imperdonable ausencia de Federico Cabo. ¿La razón?. No poseo ningún Ep suyo, sólo recopilatorios junto a varios artistas y en formato Long Play. Como sea que este rincón se ciñe a discos de tipo "cuatro canciones", Cabo tendrá que conformarse con esta reseña y, por supuesto, con el reconocimiento de mi más profundo pesar, por cuanto lo considero uno de los ye yés más potentes de nuestro pop.
Y ahora un exotismo musical. Típico conjunto de salas de fiesta, que lo mismo te hacían un pasodoble que un cha cha chá o un twist. Este tipo de discos es de lo más recoleto que puede haber hoy en día, pues las composiciones normalmente eran propias (de autores de tercera categoría) y las grabaciones deliciosamente cutres. Federico Jover además alcanza la inmortalidad gracias al numerito titulado Pataditas al balón. Un twist de ritmo infeccioso, aderezado además por una letra que, en su mediocridad, va soltando verdades como puños


Otro vocalista del que ignoro casi todo. Salvo que mi sexto sentido me engañe, apuesto a que era otro argentino de visita a la "madre patria". De este Ep para La voz de su amo, destacaría su Formi, Formidable (original de Charles Aznavour), con mucho swing.



Como vereis por la foto, este Francisco no es el Francisco valenciano, el del Latino y la voz lírico-zarzuelera, ese galanazo de sienes plateadas que acabó convirtiéndose en un Alfonso de la Morena del siglo XXI. Este Francisco es otro muy anterior y a quien sí se parece es a la cría repelente aquella de la película Sola en la oscuridad (1966. Terence Young) donde Audrey hacía de ciega, y entre la una y la otra se la pasaban escondiendo una muñeca con papelinas de heroína dentro. Le veo un rollo terrorifico al tal Francisco, si: como de tener secuestradas en un zulo a dos niñas (El coleccionista). Piensa en jugar es una canción de cabecera. Pedo pop del bueno. Las cinco de la tarde va dedicada a Lorca (un atrevimiento)


Nació en Huelva en 1942. Participó en el concurso radiofónico local Lluvia de estrellas, obtuvo el primer premio y de ahí saltó a Radio España donde actuó en diversas emisoras de radio madrileñas. De nuevo en su ciudad natal, formó Los Players con quienes recorrió toda la geografía española. Interrumpió las giras por el servicio militar. Y a su término, inició su carrera en solitario.
Un chico ye yé bien serio. Todo su repertorio se basaba en baladas francesas e italianas. Su voz era varonil y bien timbrada, pero pecaba de soso. Yo lo equiparo un poco a Franciska. Esa elegancia, ese remilgo, ese no salirse un ápice de la nota correcta. En fín, el ye yé requería un poquito más de informalidad.


Y la informalidad, la locura, el desparpajo lo tenía todo el gran Francisco Heredero. Pionero del rock and roll cantado en catalán (al menos, el sello Edigsa lo vendió como el Elvis catalá, una mamarrachada como cualquier otra de estos simpáticos vecinos).
Empezó en festivales benéficos. Luego se presentó al concurso El mundo rueda de Radio Nacional de España, donde participaba en el apartado de "Mejor rocker de 1962". Y a raiz de su primer disco en Edigsa (todo con canciones de Elvis adaptadas a su idioma natal), saltó a la potente Vergara donde grabó el grueso de su discografía. Su estilo desenfadado, sus interpretaciones gritonas y excesivas, su predilección por lo rítmico más que por lo melódico le convertirían casi en una respuesta masculina de la simpar Gelu.
En 1967 casó con la también cantante Luisita Tenor, con quien grabó unos discos a dúo que son un prodigio del kitsch, se mire por donde se mire.
Pronto tendremos a Francisco en el blog. Lo van a entrevistar Las Carmelitas. No se lo deben perder.

4 comentarios:

filomeno2006 dijo...

Festival Hispano- Portugués de la Canción de Aranda de Duero......

maciste II dijo...

Festival donde se reveló la inmortal MARTA BAIZAN

Anónimo dijo...

Tipycal Spanish

filomeno2006 dijo...

Había una cantante del Rosellón Francés, Franciska, seleccionada para el Eurofestival de 1974.......