11 diciembre 2008

BISUTERIA POP


TELEVISIVOS



Gustavo Re formó junto a Arthur Kaps y Franz Johan el célebre trío Los Vieneses (llenaron muchas horas de televisión arcaica, en el Paseo de La Habana). Gustavo se dedicó durante mucho tiempo a los niños. Fue el conductor de uno de los primeros programas infantiles de la Casa: Fiesta con nosotros. ¡Y a principios de los años sesenta! (se entiende que era un programa para los niños ricos, pues pocos españoles tenían televisión por entonces)

Más reconocibles son Los Chiripitifláuticos. Ya estamos a finales de los sesenta, como recordarán los ahora cincuentones. Aqui muestro un Lp donde cantaban los tres protagonistas principales: Valentina, el capitán Tan y Locomotoro


Incombustible durante toda la década de los sesenta y hoy practicamente olvidado por las nuevas generaciones. El empachante Franz Johan fue el vienés más representativo de los tres. Hizo revista, televisión y grabó discos intrascendentes aprovechando su popularidad (el televisor en blanco y negro no lo soltaba, como comprobarán en esta portada tan simpática de 1963). El Ching ching lo interpretó Gelu, por ejemplo (no es el de Richard Anthony). Y el Fantasmas twist es de pinchado obligatorio cada Halloween en esta casa


Una rareza musical de nulo interés pero que le viene de maravilla al especial de hoy. Profesional de las ondas provinciales (de Radio Baracaldo -Bilbao, donde conducía el programa Carrusel Glendor) y que se autoproclamó el locutor ye yé de este país. Aqui está acompañado por Los Duendes. Las canciones no son nada ye yés, que digamos, pero el grupo meten el beat que pueden y esto ya es un punto. Año 1965


El gran Joaquin Soler Serrano, cuyos últimos años de vida han sido tremendamente crueles, atendiendo además a su gran valía como periodista total (radio, televisión y prensa). Aqui lo tenemos en un Lp dedicado a tres importantísimas estrellas del firmamento musical italiano. Sus presentaciones efectuadas de Mina, Jenny Luna y Tajoli no tienen desperdicio. Año 1961


Popular gracias al programa icono de TVE Reina por un día, atreviéndose en 1966 con el Bang Bang de Sonny Bono. Lo suyo era el spoken word, claro.


Esta sección del blog adquiere su mayor sentido con discos como éste. Retro futurismo dislocado a cargo de Joaquín Prat y Laurita Valenzuela. Space opera escrita por Antonio Losada (el de los seriales), patrocinada por La Lechera (editaba la subsidiaria Nestlé) y musicada por Casas Augé. Verlo para creerlo. Miren abajo, asi aconteció el evento (coincidente además en fechas con la llegada del hombre a la Luna)


Astronauta quiero ser y El vaivén espacial son las mejores canciones de un Lp extraño y absurdo, a medio camino en tamaño entre el Ep y el Lp, y lujosamente presentado con carpeta interior. ¿Hacía falta tanto derroche para este delirio sonoro?. Por supuesto


Si hablábamos antes de los infantiles del Paseo de la Habana, ahora deberemos acercarnos someramente a un par de musicales señeros (bueno, Joaquin y Laurita se hicieron muy famosos con sus Galas del sábado, ya lo sé). Pero antes de Galas fue Escala en Hi Fi, verdadera cantera de presentadores metidos a cantantes (en playback) ocasionales, como Conchita Cuetos, Dianik o Luis Varela. Y Mochi, Gloria Cámara, Rafa, Juan Pedro Somoza... A Juan Erasmo le tocó la suerte de llevar la voz cantante del show. Es muy conocida esta sintonía. Quizá no tanto esa cara B super surrealista y a un paso de la vanguardia más bizarra: el vals Op art


Y Cancionero surgió en 1965 como respuesta muchísimo más humilde al norteamericano Hullabaloo o el inglés Shindig. La sintonía corría a cuenta de este bárbaro del ritmo, George Green, de los muchos chicos de color que se afincaron por entonces en nuestro país (un equivalente exótico del Rocky Roberts de la Rai italiana)


Uno de los más exitosos espacios del showman y crooner Luis Aguilé fue Llegada internacional, donde entre muchas artistas invitadas aparecía la imposible Paloma Hurtado (sus hermanas, sobre todo Teresa, hicieron mayor carrera en cine que ella, por cierto). Que viva el jefe es inenarrable, demasiado fuerte para que hubiese sido gestada en otro país que no fuera el nuestro. Pero la cara B me ha terminado enganchando más de un tiempo a esta parte (siendo la otra de audición obligatoria)



La maravillosa Marisa Medina fue el rostro parlante femenino característico de TVE durante parte de los años sesenta, todos los años setenta y un poco de los ochenta. Que es como decir que lo fue de la televisión más clásica. Su paso por el mundo discófilo fue espantoso, como era de preveer. Un estilo boite pop con mucho de balada casposa auténticamente indigerible. Pero ella podía, polifacética como la que más. Ahi es nada

No hay comentarios: