17 noviembre 2008

WOMEN'S LIB. Por Gilda Love

LITA CLAVER "La Maña" y su compañera Teresa de cuchipanda en el gimnasio FANTASY



Qué grato se me hace recordar a mi buena amiga Maña en este reportaje aparecido a finales de enero de 1980 en la revista Lib. Su gran época en El Molino, no lo duden. Ella venía a sustituir en fama y carisma a las eternas de entonces Mary Mistral o Gardenia Pulido (que ella relegó desde su humildad y su recurrente "lo voy a dejar, que estoy muy cansada").
Habría mucho que contar de esta zaragozana, que a pesar de su aplastante ordinariez nunca fue vulgar. Sabía que en los dominios de lo pícaro, el doble sentido, la intención con la que se dicen las cosas es lo fundamental (más que enseñar un chichi). Es la sicalipsis de una gitana más lista que el hambre que siempre tuvo presente a la legendaria Bella Dorita y sus cuplés verderones.


De la mano de su inseparable Rafael, su marido y un cantante de gran calidad (según sus propias palabras) llenó muchas noches el cabaret más emblemático de la Ciudad Condal, a menudo, con públicos indignos de su talento y talante. Tal vez porque aún conservando un cuerpo magnífico los hombres ansiaban encontrarse a otras artistas más jóvenes. Tal es el caso de Teresa, la simpática corista que le acompaña en estas fotografías. En cuanto a los maromos, tampoco es que tengan desperdicio. Por un lado, el mozalbete más delgado parece sacado de algún casting de De la Loma. En cuanto al otro, el fortachón, apostaría a que compartió más de un catch con el mítico Hércules Cortés, pobrecito, que tuvo mala muerte.
Este asunto gimnástico, a lo spanish bizarro me ha hecho sonreir. Más que nada, porque sé que a Maciste le hace ilusión el asunto. El sabe que las starlettes rodeadas de atletas fueron un recurso habitual para la explotación del beefcake en el cine musical de Hollywood desde los tiempos de Larry "Buster" Crabbe (Search for beauty) hasta los de la senecta Mae West (Sextette), pasando por esos dos momentos inmortales de Jane Rusell en Los caballeros las prefieren rubias y Cyd Charisse en Siempre hace buen tiempo. Habría en este punto que salvar todas las distancias. Con un guiño de complicidad.
¡Y que viva La Maña!. Cuantas horas de bingo hemos pasado juntas ella y yo. Qué de risas. Otro día os traeré su album fotográfico de los años sesenta y flipareis con su estilazo ye yé. A ver si de paso, para este homenaje que quiero hacerle, me deja Maciste su disco de chistes, con lo cual ilustraremos a la perfección todo el arte ínfimo de esta señora vedette.


3 comentarios:

filomeno2006 dijo...

"La Maña", Mujer de extraordinaria simpatía

gilda love dijo...

Si. Faltan mujeres en el humor. Y sin la retórica de cabaret progre de una Loles León.
Disculpe que no le conteste el señor Maciste, pero el pobrecico (como diría la Claver, no Queta sino Lita; no Torelló sino La Maña) se halla desde hace varios días enfermo, con tremendo catarro. Menos mal que cuenta con estos "negros" fantásticos que le actualizamos el blog a diario.
Un saludo,Filo.

filomeno2006 dijo...

Bueno, Doña Gilda, que se mejore Don Maciste.
A mi tampoco me gustan las "progradas"........
Saludos