27 noviembre 2008

PUBLICOS VICIOS

8. ireland28

Comentaba al inicio de esta serie que mi intención no sólo era la de mostrarles a algunos de los sujetos causantes de mi voyeurismo crónico en esto de las suaves filias. También prometía exponer ejemplos de voyeurs con los que me identifico, que buscan a sus presas en los sitios más inesperados. Seres con cámara digital a los que admiro profundamente pues comprendo de qué naturaleza están hechas sus apetencias locas.
Ireland28 es un treinteañero irlandés obsesionado con el culo masculino hasta extremos de puro disparate. No es el único que se juega el tipo persiguiendo a fulanos que considera bien dotados justo ahí, donde la espalda pierde su... (en fin, tantas cosas pierde). Claro que no es el único. Aún recuerdo al mexicano David Reyes, uno de los tipos más bizarros que pululan por el Youtube, con sus querencias por los carcamales nalgones de su país. O al ído con el viento (aerófago) cuminshane, más afecto a taladrar visualmente los melífluos y planoides traseros de los efebos en chandal (su prenda favorita).

Sin embargo, Ireland28 no nos da tregua. Se está acercando en pocos meses a los cien videos colgados. Ha descubierto un filón en las bibliotecas públicas (llegas a pensar que estos antros son la antesala de una sauna de ambiente, pues las mujeres brillan por su ausencia y los hombres parecen complacerse en extremo permaneciendo de pie, apoyando los codos en un mostrador y separando bien las piernas para leer sobre él un simple periódico). Y mire usted por donde, que todo pensamiento ilusorio tiene mucho de verdadero. Experiencia aparte, los modelos que coge de imprevisto tienen que saber a cojones que a pocos centímetros de ellos, a sus espaldas, existe un gay con cámara que no les quita el objetivo de encima. Y no sólo esa complicidad captamos. También la intención de que quede la excitación del voyeur bien insinuada al filmado cuando el director pajero se sorbe los mocos paulatinamente (algo así como: aqui estoy yo, babeante para que inclines ahora la cadera hacia la derecha. Y el macho siempre la inclina, por supuesto. ¿Y por qué?. Porque entiende... el extraño lenguaje del sorbido de mocos). Si sus víctimas no lo son tanto y han hecho un pacto de compromiso es algo que desconozco y que abriría nuevas (y apasionantes) interrogantes.

En los principios, ireland28 se arriesgaba en los grandes almacenes, en las colas del supermercado o en los salones recreativos (este último, mi gran pasión inciática en la pre adolescencia). Incluso en plena calle. Pero es ahora en las bibliotecas donde se encuentra como en un plató. A escasa distancia de un buen pedo de macho. Pedo ilustrado, que no es poco. Y aguantando el tipo hasta el final. No como Warhol con Taylor Mead, cuyo culo le duraba horas de filmación pero con la trampa de que Warhol se había ido a conversar con Eddie o Gerard tan pronto le daba al arranque, dejando a la cámara que filmase sola.
El ejemplo del rey del pop art no sería casual, preferencias eróticas aparte. En esa biblioteca de marras, los videos de tres minutos fueron alargándose hasta los diez en muchos casos, quedando todo como una suerte de underground factoriesco en pleno siglo veintiuno. Quiza sin tanto snobismo pero con la misma malicia minimal a cuestas.




The library again




Don't you love librarys




Up town...




Out for a game




Cute guy playing games




Out for lunch

No hay comentarios: