30 octubre 2008

SEMANA KENNETH ANGER (4)


KUSTOM KAR KOMMANDOS
(1965)

Este corto, que no llega a los cuatro minutos de duración, inventa a vuela pluma dos cosas. Una, el videoclip (soporte promocional de una canción puesta en imágenes a la que se le ha inventado una historia/pretexto). Segundo, el primer plano de bragueta (y antes que lo llevase al paroxismo Pasolini en su Teorema a cuenta del inquietante bultamen del divino Stamp. Aqui no entrarían los pornos convencionales, sometidos docilmente a la dictadura del primer plano que, en el límite del tedio, pierde toda su fuerza revulsiva).
Inmerso en la cultura de su país (ya hemos visto la cantidad de heroes yanquis que aglutinó su Scorpio Rising), se atreve ahora con la banalidad que envuelve a los jovencitos californianos en torno a los coches. Asi vemos a dos mozalbetes (perita en dulce) evaluando sendos motores en un garaje. Me explico: uno de ellos está preocupado por el motor del vehículo, el otro por la entrepierna del compañero.
Y comienza la música. Dream lover de Paris Sisters. El amigo del mecánico desaparece de improviso. Es como si ahora llevase las riendas de una cámara en la que es tan importante recoger lo que se hace como quien lo hace. Es decir, que el rubio glamouroso se entregue al fetichismo de su coche (pasando un enorme pompón por su magnífica carrocería) es tan decisivo como que el ojo de Anger recorra a la vez minuciosamente las curvas masculinas. Si éste adora el cuerpo de su coche, Anger adora el cuerpo del chico.




Kustom Kar Kommandos



INVOCATION OF MY DEMON BROTHER
(1969)

Bastante mediocre filme cuyo único interés reside en el contexto en el que se encontraba sumergido el autor. Crowleyanismo exacervado y lo que esto implicaba en cuanto al ambiente en el que se movían todos sus herederos-seguidores. Esto es: la cultura hippy, las drogas, el rock, el mundo oriental... Coctelera imposible. Esto unido al concepto de Anger de que el cine de por si tiene que (debe) ser demoníaco (magick), entonces los resultados se entienden perfectamente. Un caos hasta divertido en el que se yuxtaponen imágenes homoeróticas (muchachos desnudos, peleándose en wrestling), peña drogándose: fumando de una calavera reducida que les sirve de tacita (entre los degustadores el problemático Bobby Beausoleil), la aparición de Anton LaVey no tan desmadrado en su papel de sacerdote maligno como el propio Anger de la misma guisa pero a lo bestia (Anger pasaba por una etapa de preparación como oficiante de rituales satánicos. Y aqui lo vemos en la pista de un circo del horror completamente ido, dándole sus movimientos y sus sudores y sus ojos en blanco un aspecto cómico y delirante, acentuado aún más si cabe por la alteración de la velocidad del filme), la música repetitiva de un moog manipulado por Mick Jagger (otro de los seguidores de Crowley y amigo de Anger, aunque las cosas no acabaron muy bien entre ellos dos, pues Kenneth acusó al rockero de haberse apropiado de sus ideas para componer Simpatía por el diablo). Los Stones también aparecen una y otra vez en este filme coyuntural en actuaciones en vivo (no sólo Anger idolatraba a Jagger, también le dedicó un plano muy bonito al genial Keith Richards).




Invocation of my demon brother




LUCIFER RISING
(1972)

Otro de los ídolos del rock con los que mantuvo una relación de trabajo estrecha en aquel período fue Jimmy Page. Aqui colaboró de manera entusiasta pues era seguidor de Aleister Crowley, amén de la posibilidad que le permitía juntarse con compañeros de profesión como el ex guitarrista de los sofisticados Love, el antes mencionado Bobby Beausoleil o de la gran Marianne Faithfull, que corrió con el rol de Lilith, la Lilith más colocada de la mitología. El papelón de Beausoleil se ceñía aqui a la composición del soundtrack y a interpretar a Lucifer. En realidad, el papel iba destinado en un principio para un crío de cinco años pero, camino del rodaje, sufrió un extraño accidente de coche y falleció. Las relaciones entre Anger y Beausoleil (novios durante un tiempo) fueron de lo más turbulentas. De hecho, Bobby acabó la banda sonora en prisión, al ser condenado a cadena perpetua por su implicación (no demostrada) en el asesinato de varias personas en el período en el que integraba el clan de Charles Manson.
Ciñéndonos al corto, pienso que se trata de un gran ejercicio de estilo. Que aúna muy bien las ideas de Crowley en cuanto al alba dorada, la era de Horus, el sistema telémico, sus teorías del bien y del mal. Anger yuxtapone imágenes enfrentando constantemente la violencia con la naturaleza (elementos físicos, la fauna). Por otra parte, propone la negación de los opuestos, en los cuales se basa nuestra civilización. O sea, cuestiona siempre ese código de valores que se da por bueno a ojos de la sociedad. Por no hablar de los paralelismos entre Dios y Satán a través de una serie de dibujos que incluyen, entre otros, recurrentes hexagramas.
Posiblemente la parte más endeble, para eruditos de lo esotérico, sea la del platillo volante atravesando las pirámides de Egipto, por tópica. Pero para los amantes de la fantasía visual esta sigue constituyendo una pequeña delicia por lo que tiene de fascinadora, misteriosa y magnética.




Lucifer Rising (Parte 1)




Lucifer Rising (Parte 2)




Lucifer Rising (Parte 3)



SENATORS IN BONDAGE
(1976)

-carezco de referencias, pero el título es cojonudo-


acabará mañana

No hay comentarios: