09 octubre 2008

ESCALA EN HI FI

SHE & HIM
El inmarchitable encanto de lo clásico


Es mi disco de pop favorito de 2008. Lo siento. No me encuentro capacitado para enjuiciarlo comparándolo con otros que se suponen han causado mayor repercusión/ expectación (como la aparatosa vuelta de los Portishead por ejemplo, o la más discreta de Lambchop, ambos discos excelentes, no lo dudo). Mi estado de ánimo actual me impulsa a buscar refugio temporal en los paisajes cálidos, puramente americanos, que es lo que hay en este disco. Un trabajo hecho por gentes que no buscan innovación y si crear atmósferas de placidez infinita, apaciguadoras de malos rollos. Rastreando en el repertorio eterno. Caminando sobreseguro. Para ello es imprescindible la presencia de una voz femenina, armoniosa y excepcional (aunque no quite para que en muchos medios tiempos, los más acogedores, intuyamos que Richard Hawley también podía haber valido).
El nombre del grupo lo dice todo. Se trata de un dúo. De ella y de el. Ella se llama Zooey Deschanel y su iniciación musical proviene de sus tiempos en los coros. El es M.Ward, músico más experimentado, habitual del sello discográfico donde han debutado como She & him (Merge). Ambos comparten una misma pasión: la música estadounidense con (o sin) raices de un período tan complejo como es el que va de principios del siglo XX (el country de la Carter family, por ejemplo) hasta los años sesenta (el esplendor de los grupos de chicas y el soul blandito de la Motown). Son esas músicas deliciosas que escuchaban en su infancia en las emisoras de radio, las mismas que reproducían constantemente oldies de naturaleza perenne.
Su relación artística comienza en 2006. Parejos gustos, motivaciones de trabajo, todo propicia que graben una serie de maquetas que a la larga fructificarán en este Volume One. Un disco de envergadura. Pero sin complicaciones. Me refiero que aunque carece de arreglos musicales modernos, a lo electrónico (¿hacía falta?), no por ello se desdeñó la producción. Que es impecable, ajustadísima. Trece canciones que alternan el blues, el country o el sonido Shirelles con notable desparpajo. Coros femeninos de ensueño, steel guitars embaucadoras y nocturnales, cuerdas y pianos que se ondulan y/o saltan en pizzicatos nada rimbombantes. Y, de nuevo, el poderío de una cantante que no tendría equivalentes todavía en nuestro país (o al menos, no conozco ninguna que emplee sus registros en vehículos acordes a su calidad).



Why do you let me stay here?


Canciones como Why do you let me stay here?, la medio jazzy Charge is hard (que bien podría pertenecer al repertorio de hotel de una Lena Horne), el blues You really gotta hold on me (al que el propio Tom Waits no desdeñaría enviciar con su garganta rota), la reinterpretación del clásico beatleiano I should have known better (por la que suspirarían los mismísimos Nouvelle vague y que, al haberla descubierto este verano, la tengo idealizada bajo un marco Hawaiian Paradise style)- también está su versión de un Smokey Robinson, You really got a hold on me- o mis favoritas Sweet darling (de preciosos arreglos, con su simulacro de Wall of sound), I thought I saw your face today (si, la del silbidito crucial) o la mejor, para mi gusto, This is not a test, por que en ella se resume la esencia de todo el disco: placidez, melodías optimizantes, nostalgia por la edad dorada del pop y romanticismo con vocación de eternidad: el del chico quiere a chica.


*El sitio web de She & Him

2 comentarios:

meltorm dijo...

mmmm...pero vd lo cuenta mucho mejor que yo (que diantres!!!)

excelente disco...y ¿a vd no le recuerda "muy levemente" a las primeras grabaciónes estilo "swing" de la señora Patsy Cline?..

maciste II dijo...

Claro, claro. Pero para las precisiones a lupa habría que dejarle mejor el espacio al señor Julio Niño para que se explayase. Pero eso me parece que AQUI no va a poder ser. Su contrato con el Something to live es tajante, ya sabe...

Cuánto me alegra de verle en Fantasía Mongo. Espero que le dé un poco para abajo al ratón y admire aquella portada que le prometí un día de CECILIA & Cecilita.

Un abrazo.