02 octubre 2008

ESCALA EN HI FI

OLIVIA RUIZ EN LA FABRICA DE CHOCOLATE

El disco La chica chocolate, que de manera inminente se va a publicar en España, va a ser además el debut de Olivia Ruiz en su país de origen. Ella reside en Francia, nació en Carcasona, pero sus padres llevan ascendencia hispana. Y eso se nota en esta reedición de su segundo trabajo La femme chocolat (2005), al incluir temas nuevos con sabor español (Malagueña), colaboraciones de la latina Julieta Venegas (era de preveer, su Quijote pese a la contundencia casi paulinarubiesca admitiría relecturas de una Venegas, siempre menos zafia, pasadas eso sí por el tamiz anárquico del Ferré de L'espóir) o guiños a las bandas sonoras de Pedro Almodóvar.
El manchego la adorará. Por momentos me viene a la cabeza la versión que el divo recuperó para La ley del deseo del Ne me quitte pas por la diosa brasileña Maysa Matarazzo (en la por otro lado, sonrojante secuencia de La voz humana).
En esa neo chanson, que mira con aprecio y por igual a un Brel, un Becaud o una Patachou, pero también al genuino sentido canallesco que aún parece conservar la rive gauche, una rive gauche contemporánea (en figuras como Dominique A y, a un nivel decididamente post romántico, Thomas Fersen, Vincent Delerm o la incombustible Birkin) las equidistancias suelen casar como un guante para que sus canciones respiren oxígeno insano, turbio, humeante, cual cabaret del siglo XXI. Asi pues, la ex estrellita de un día en el Operación Triunfo francés (Star academy '01, una plataforma como cualquier otra para darse a conocer) camina segura por la avenida de enfrente, la de callejones oscuros pero que le reportan siempre un compromiso estético. Cuán alejado de las otíticas de aqui. Sería impensable un disco similar de la tal Rosa o la Mary Merche (o como se llamen todas las regurgitadas después) dejándose embaucar por un Nacho Vegas o una Rosenvinge. Y no se trata de una obnubilación snob del que escribe. Temas como I need a child, Therapie de groupe (charleston demente al estilo del mejor Brel), o La petite valse de Narbonne plage (título que parece de Biolay, con un remate de carrousel sublime, vals íntimo, sin violines en cabalgada, como para que troten con él nadie más que los simpáticos perritos blancos de Marie Laforet) o Vitrier (que suena a entreguerras, sino fuera porque su espíritu pertenece en fifty fifty tanto al extraño mundo del escritor infantil Rhoald Dahl como al del cineasta Tim Burton y sus adaptaciones a la gran pantalla de las mágicas novelas del anterior) asimilan la tradición a la vez que profundizan en pos de un avance. Sin embargo, al final triunfa la bohemia más intemporal. Aquella que conoció bien Olivia cuando a sus quince años recorría bares y tascas del Paris nocturno junto al acordeonista y guitarrista Franc Marti (sin la leyenda de una Piaf pero con su misma obstinación). O sea, su disco aspira a clásico.
El problema es que cantantes francesas de qualité las hay a montones. Es posible que nuestro amor por este tipo de intérpretes terminen haciendo que las vayamos dejando de lado para alternarlas en beneficio de otras, no mimándolas como ellas quisieran (y merecen). Es nuestro afán maniático por apresar siempre lo nuevo. Y en este último año las sorpresas femeninas venidas del pais galo son todas tan espléndidas: escuchen sino los últimos discos de Camille, Elena Noguerra o la más poppy Yelle. Hay que disponer del corazón muy grande para cuidarlas a todas.




Visiten a Olivia en su
página web
Y en su rincón en myspace

5 comentarios:

filomeno2006 dijo...

Otra compatricia que triunfa en Francia, como el carballinés José García.

filomeno2006 dijo...

Otra compatricia que triunfa en Francia, como el carballinés José García

filomeno2006 dijo...

El no poder comentar cada entrada despista y desmoraliza al personal.....

maciste II dijo...

Bueeeno, vale. No se preocupe/n. A partir de la semana que viene se podrá comentar en cada post.

maciste II dijo...

De todas formas, el especial "tercer aniversario" iba de refritos. Al final de todos ellos ya ha dejado usted su parecer en Comments abiertos. Pero tampoco me importa tener a un monton de gente que me deje sus opiniones. Ustedes lean lo mío y a otra cosa...