23 octubre 2008

BISUTERIA POP

ABC YE YE

LOS CHICOS MODERNOS EN ESPAÑA (primera parte)

Vamos a hacer una semblanza de los cantantes mascul
inos que en los sesenta se adhirieron a la modernidad del ambientillo musical patrio. Los aires anglosajones (la irrupción beat y la high school norteamericana) se unieron a los cantables italianos y franceses, amén de las aportaciones propias de los seudo Alguerós de turno, en el repertorio de unos chicos modositos, correctos en las formas (salvo ese extraordinario figurón llamado Raphael. Y con el sus imitadores) y, por consiguiente, en el vestir (mucho pollo pera u onda pijín, Barrio de Salamanca fashion. Elegantes y a la vez actuales con rabioso traje Bob. A lo más que llegaron en rebeldía indumentaria fue al uso del pantalón Lois que, según la publicidad, en donde aparecían luciendo dicho fetiche un Bruno Lomas o sus paisanos Huracanes, era "el auténtico pantalón tejano"). En comparación, las chicas de nuestro pop fueron más atrevidas y simpáticas (de ahí todo el culto generado alredededor de ellas). Creo, de todas formas, que sería injusto obviar a estos zagales. De ahí esta reivindicación entusiasta. Sin ellos la historia del pop nacional, en materia de solistas, quedaría a un cincuenta por ciento incompleta.

No pretendo exponer un panorama de sus integrantes de una manera exhaustiva. Ni estarán todos los que fueron ni por desgracia, oidas las hibrid
eces a las que se entregaba nuestra música moderna, serán todos los que estén. Como tampoco todos los que aparecerán gozaban de nacionalidad española. He decidido incluir al final a las importaciones sudamericanas y alguna francesa. ¿La razón?. Porque la mayoría de estos se afincarían en nuestro país de manera más o menos definitiva y, luego, porque grabaron en castellano.

Enciendan el pick up, por favor. Y abran mi diccionario. Que ya están aqui los muchachos.

A

Lo ignoro todo de Abelardo. Pero lo más seguro es que o fuera mexicano o argentino. Este Ep de cuatro canciones viene muy completito en ritmos de actualidad. Hay un cha cha chá, una samba, un pasillo y ¡un rock and roll! (onda Llopis, como no. Con esto quiero decirles que ahi sus acompañantes, Los 4 diplomáticos entraban a trapo con sus aullidos -y, a veces, armoniosas voces- en pos del último grito). Uno de los muchos vinilos azules que aparecieron por aquel entonces en el mercado (casi todos sacados por la compañia Fontana).



Hijo del afamado director de orquesta Adolfo Ventas. El jr fue un muy buen chico ye yé. Imágen sobresaliente e interpretaciones esforzadas de números que normalmente iban destinados más a los conjuntos beat que a los solistas. En este disco se atreve con el All my loving de Lennon & McCartney y con el 5-4-3-2-1 de Manfred Man. José Solá le compuso un insólito blues a la Elvis: Muchacha bonita. Todo un detallazo.

Aqui está el pampeño Cortez a punto de desembarazarse del apelativo de Mr.Sucu Sucu que tantos ratos de intrascendencia sana dio al panorama pop español. Fue a raiz de inventarse el ritmo del Sucu sucu (pues ya lo conocían los españoles por su inolvidable y sensual interpretación de Las palmeras) cuando lo bautizaron de tal guisa y él, lejos de arredrarse contraatacó con diferentes twists, surfs y chipi chipis (incluido el clásico Renata, a la sazón bobadita dedicada a su esposa). En este disco que reproduzco se intuye ya un cambio (figuraba su clásico tristón Mi amigo Manuel) con inmejorable diseño estilístico de la compañia Hispavox (como de costumbre). De todas formas aún le quedaba al artista la traca final del Me lo dijo Perez o la Mini Minifalda. Pero los días de pachanga ye yé ya estaban sentenciados. Por ejemplo, en este microsurco sólo destacaba en este sentido su Llama al 247 1943, absolutamente genial. Cancioncilla a revalorizar con urgencia. No dudo que en los tiempos de Clavel i jazmin inspiraría al "popólogo" Paco Clavel para su 907 8123 (incluido finalmente en su Lp Pop cañí).
Volviendo a nuestra protagonista, poco tiempo después de esto ya sólo quedaría la canción de autor apolítica, la retórica argentina más insoportable, el recital depresivo, el señor Alberto Cortez tal y como lo odiamos en nuestra niñez.

Aunque no lo crean los "puestos" en este tipo de música, Alex Marco no era francés (lo digo porque le cantó al Tour de Francia en gabacho, fue de hecho el primero en ponerle sintonía a este evento deportivo), sino barcelonés. Y la razón de lo del Tour fue porque como corresponsal de RTVE que era, tuvo que afincarse en Francia durante años. Con todo, no sólo lanzó el ritmo de la bicicleta en España (en un disco de portada tan redonda como la rueda de este vehículo) sino que arremetió al año siguiente con el baile del bike, por si colaba.


Un vasco. De Bilbao, por más señas. Venía de Los Chimberos, con eso se lo digo casi todo. También se marchó a París, donde inició su carrera en solitario... con otro estilo (no folclórico). Grabó un montón para el sello Philips donde terminó siendo director artístico. Pero esto es de lo primerito, en Columbia (año 62). Un coñazo de disco, todo hay que decirlo, en donde sólo resalta (un poquitín) su medio tiempo Don Verano.


Qué fantástica voz la de Andy Russell. Y qué poco reivindicado está el mexicano (aunque nacido en Los Angeles, de USA). Todo un señor crooner. De un vozarrón digno de Pedro Infante pero con un estilo más swing. Protagonizó películas, le puso música a muchas de ellas (como este Sol de Verano, con Arturo Fernández a punto de tomar un rumbo definitivo a su carrera, tras tantas noir...etadas y la Rosanna Yanni, posible relevo erótico de Mercedes Alonso en el imaginario pajero del español medio. En realidad, la peli era el primer exponente en serio de la moda del turismo en el cine español). Andy permaneció con nosotros largas temporadas. Fue aqui cuando se prometió con la cantante Salomé, cosa que no sucedió pero de la cual sacaron ambos mucha tajada en cuanto a bombo publicitario.


El primer valenciano de la tanda. Las grandes voces que salieron de esa tierra en cuanto a música ligera es impresionante, no se lo discuto. Poca carrera hizo de todas formas este maromo que rápido se afincó en Aragón. Obtuvo el segundo premio Lírico de Barcelona en 1959 y el primero de la canción Moderna TVE 1965, dentro del programa Salto a la fama . Grabó en los sellos Berta y Cem. Destaca en este "cuatro canciones" su adaptación al castellano (con bien impostada voz) del Al buio sto sognando del italiano Johnny Dorelli.


La que armó en medio mundo este argentino a finales de los cincuenta con su tema La novia. Versiones poor doquier (y no sólo en castellano. ¡Hasta la interpretó en francés Josephine Baker!) , sus propias continuaciones (para alargar el éxito /la historia de aquellos comprometidos tan cursis a pie de altar: La respuesta de la novia) e imitaciones humorísticas (su paisano Mario Clavel se atrevió con un Yo soy el novio que no tiene desperdicio). La canción era en realidad de su hermano, el compositor Joaquín Prieto. Pero el fue el que aportó la voz, el sentimiento y la imágen. Tenía una voz entre temblorosa, relamida y... de repente ¡sexy! (llegaba a gemir en su primera y más afortunada etapa discográfica. Oiganlo sino en canciones como Oh! o Ahí va y me cuentan). En 1964, entre otros discos, sacó este compendio de éxitos de San Remo que lo acercaban más si cabe al mundo de los guateques (en sus fases del "lento").


Arturo Millán casi es la prehistoria. Y en ella se quedó. Un pionero, vamos. Nació en Chile. Pero fue el gran triunfador del II Festival de la canción de Benidorm con la canción Comunicando (de Palomar y Segovia). Grabó para el sello RCA. Su repertorio de principios de los sesenta cubría todo lo sanremero. Y más Benidorm. Y los primeros Guijarro y Algueró. Una voz interesante.


Increible Augusto José. Desaforado vocalista, un poco al estilo del Francisco Heredero más histriónico. Reproducimos aqui su primer disco (sello Berta. Cuanto más cutres eran las casas grabadoras más sorpresas bizarras nos dan a los aficionados a las emociones fuertes). Mi favorita en este "cuatro canciones" es Muchacha soltera. Una barbaridad de letra (misógina a más no poder) pero de ritmo endiabladamente ye yé. ¡Y las cuatro composiciones suyas!. Como para resistirse al talento del muchacho.


¿Ven?. No me he podido resistir. Aqui va la contraportada. Impagable. Todo de punta en blanco, como de primera comunión o de hermano de uno de los novios en un casorio gayprovincias. Y posturita twistera. Lean y aprendan más cosas de él.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aventajada estatura y belleza de Rosanna Yanni

Anónimo dijo...

Cierto