16 octubre 2008

BISUTERIA POP

EL COMIENZO (y final) DEL POP GALLEGO



Como introductoras a este original post, démosle la bienvenida a las hermanas Espín que incluyeron en su disco para Variety un tema de lo más bizarro llamado Ay, galleguiño. Perfecta sintonía para este especial Galicia Pop. Una muiñeira-boogie boogie musicada por el genial Fernando García Morcillo y con una letra inenarrable, sin desperdicio, de un tal C. Galapito dedicada a honrar a los hombres gallegos (con unas metáforas como si de seres de las cavernas se trataran). Las hermanas Espín hicieron corta carrera discográfica (era la boga de las hermanas de la canción, ¡y había tantas!), pese a sus buenas voces: Carmen era mezzo y Celia, tiple.



Insólito Manolo Mirás. Olvidado Mirman's. Pionerazo donde los haya. Hombre orquesta. Viajero around the world. Siempre ligado al mundo del espectáculo: circo, verbenas, salas de fiestas... Nacido a principios de los años 20 cerca de Santiago, en Ames. A finales de los cincuenta rompió el molde encumbrándose en un estilo de pop instrumental con un repertorio que vacilaba entre lo moderno y lo cañi (y ese deliciosa bifurcación que era lo galáico en ritmo). Grabó para la RCA, aunque en esta imágen comprobemos que lo había hecho en el del propio Mirás: el sello Mirman's.


El mejor conjunto gallego de todos los tiempos. Con un Pucho Boedo inconmensurable ya, pese a su insólita humildad: sólo lo destacaban en los baladones, a causa de su imponente y varonil voz, tan ideal para La Mamma o El Mundo, pasando por sus impetuosos cantos a Galicia, dejando a sus compañeros los temas más livianos. Será en este último aspecto donde Los Tamara hicieron cosas tan divertidas como irresistibles. Adaptando bailes norteamericanos de moda como el Mashed Potato time (de Dee Dee Sharp), numerosos twists o el surf por antonomasia Si yo tuviera un martillo (¡cantada en inglés!). A partir de 1965 se pachanguerizaron.



El disco del puré de patatas. Un clásico del pop español. Y uno de los primeros que incluían una canción en gallego (haciendo patria). Si, Los Tamara fueron pioneros en cantar en su idioma desde un sello tan potente como Zafiro (donde grababa Marisol, por ejemplo). Músicos currados en salas de fiestas y verbenas populares. Un Boedo que no en vano sabía de lo que iba el asunto al provenir de una formación anterior llamada Los trovadores (que entre su repertorio variado había figurado un tango dedicado al tristemente célebre Chessman)....


Una de las más empecinadas cantantes gallegas del siglo pasado. Sus principios , paradójicamente, estuvieron alejados de ese estilo populista y pachanguero que la caracterizaron (sobre todo, a partir de los años setenta) y, además alejada de Galicia. En Cataluña se instaló la Kiro fichando para el sello Belter, metiéndose en el marasmo de los festivales veraniegos con cancioncillas simplonas, cantadas en castellano y dentro de esa vertiente seudo moderna que imperaba en la España del desarrollo. Fue una ye yé más, algo desangelada pero con un brio y claridad vocales evidentes. Este fue su primer disco en 1966, donde destaca la divertida Amorcito juguetón. Y reparemos en la portada impagable de la cria Ana con look de rubia vartanesca con incrustaciones capilares de la perrita Marilyn. Si, señores: es Kiro, la trabajadora.


Otro rollo. El inicio de la canción de autor, protesta, comprometida. Surgió Benedicto del ambiente universitario santiagués en la segunda mitad de la década de los sesenta. Conociendo a poetas y otros jóvenes con vocación de trovadores y que con el tiempo devendrían uno de los movimientos más impactantes de la contestazione antifranquista: el grupo Voces ceibes. Nacionalismo ingenuo y posiciones antimilitaristas que ya estaban en este primer disco en solitario de Benedicto (impagable su No Vietnam, en galego no normativizado y con pobres influencias dylanianas y donovanescas). Composiciones del propio Benedicto junto a Lois Diéguez y Gregorio Fernández. Y grabación en el sello catalán Edigsa, dentro de la subsidiaria Xistral, donde lo hacían otros cantantes gallegos en esta onda. El exilio interior.



Una super estrella. Si Ana Kiro pudo tener su momento de fama nacional en aquellos años, Do Barro la sobrepasó con creces. Igual de festivo pero con un toque soulero (en arreglos) mucho más digerible que la otra, sin embargo su éxito se desvaneció con el paso del tiempo hasta acabar convirtiéndose en un triste juguete roto. Los vaivenes de la vida, lo efímero de la profesión, la inconstancia de un hombre que fue un mito en Galicia ( y actuó en un par de películas con figurones del cine español). Y que dejó un clásico eterno: O tren.

6 comentarios:

filomeno2006 dijo...

Xil Ríos, José Curbelo......

maciste II dijo...

Los Benposta... Sabía que me quedaban Los Benposta, grupo de instrumentales en la línea de The Shadows con un único disco en el mercado (1965). Y un buen ramillete de conjuntos de finales de los sesenta (de Ourense eran Nuevos Horizontes, antes Los Posters). La edad dorada del pop español en su parcelita galaica.

filomeno2006 dijo...

Los Benposta......¿Surgidos en la "Ciudad de los Muchachos" del Padre Silva?

maciste II dijo...

Esos eran. Qué desgracia ese hombre. Cómo se malogró...

filomeno2005 dijo...

Hugo Chávez lo quiere llevar a Venezuela a montar "Ciudades de los Muchachos" en el País Sudamericano

maciste II dijo...

El puto dinero corrompe a cualquiera. Más nunca,la teología de la liberación debería enseñar a muchos popes cristiano-marxistas ciertas normas de moralidad.