09 octubre 2008

BISUTERIA POP

CUANDO ELLAS SE ENCUENTRAN


Empezamos este pequeño repaso de conjuntos femeninos españoles de los años sesenta por estas rarísimas. No creo que grabaran más que este single dedicado a la Navidad, dos canciones no demasiado estimulantes, la verdad... si no fuera porque ¡tocaban ellas mismas!. Y tocaban tan rematadamente mal, la grabación (en el paupérrimo sello Marfer) era tan bochornosa que por esas ironías de la vida, su disco se transforma con el tiempo en algo no sólo simpático, yo diría que hasta anticipador del punk español (la misma K de su nombre ya daría que pensar). Y esto último no es una boutade. El riff de guitarra en Ratones a Belén luego lo calcarían de manera inconsciente -of course- los Kaka de Luxe (otros que no afinaban) en La tentación.


Por la contraportada las conoceréis. Pre Vulpitas de guateque (atención al coleccionismo de Toti)



Probablemente el conjunto femenino más conocido en los años sesenta en nuestro país. Y uno de los primeros. Fueron un descubrimiento de Augusto Algueró, con miras a una internacionalización de nuestro pop, muy en la línea de lo que triunfaba en los Estados Unidos: los girl groups. Pero como aqui somos muy cucos, no optamos por lanzar a artistas de otras razas (como en el caso de Norteamerica, con las cenicientas negritas) tipo chicas gitanas. Qué va. Se escogieron modelos de pasarela y publicidad (y hasta una danesa)... salvo una con sobrepeso (adivinen cual) para que asi el producto resultase más lucido. Llegaron a lanzar su propio baile (El chic) pero su vida musical fue muy breve. Dos discos y a otra cosa (lucir modelitos o...). En esta onda, también destacaron el trío ELLAS, en donde debutó profesionalmente la fugaz chica ye yé Laura (Tu loca juventud) y que grababan para CEM.


Unas delicatessen. Italianas afincadas en España por obra y gracia del siempre benefactor Algueró. Demostraron mucho gusto con su repertorio al escoger éxitos anglosajones de la casta del Chapel of love de las Dixie Cups (Si tu de verdad me quieres), el People say (Eso que la gente pensará) del tándem Jeff Barry-Ellie Greenwich popularizado por el grupo de éstos (The Raindrops, la parejita de compositores y otra chica) y el Sailor boy (me parece que de Petula Clark), amén de una canción italiana (Un giorno al altro) convenientemente traducida al español por el misterioso Carlos Mapel (Guijarro y Algueró). Lo angelical de sus voces (bien conjuntadas) terminan por hacer de este disco pop una íntima gozada.


Las consecuencias pintorescas del aperturismo eclesiástico del Concilio Vaticano II. Diez monjitas de la Congregación de Jesus, María y José, todas con estudios superiores y dominantas del canto sacro (qué afinación, amigos), juntas e inseparables grabando un par de Ep's para recaudar fondos para construir un noviciado (y asi frenar su nomadismo, pues lo del jeep iba por sus constantes viajes de aqui a allá en este tipo de vehículo y que les servía para acudír a actuar donde las reclamasen). Por tanto el triste hecho de pedir limosna lo compensaban cantando en actuaciones (o rezar cantando). Simplemente, entrañables.