04 febrero 2007

DIALOGOS DE CARMELITAS

Hoy: Descalzas y de mal en peor


Carmelita A: Escribes...
Carmelita B: Ay, hola. Carmelita, pasa. Estaba con el diario. Pero ya acabo, remataba una frase. ¿Cómo es, chicoria o achicoria?.
C. A:
Normalmente se dice chicoria, pero tu pon achicoria. Por si acaso. Que la RAE mucho varía...
C.B: Ya. Y mira, es ¿almóndiga, mondriga o albanboániga?.
C.A: Yo creo que se dice... aldónziga.
C.B: ¿Al... zóndiga?. ¿Con b o con h?.
C.A: Con puntos suspensivos..., ¿qué diarios escribes tu?. ¿La lista de la compra?.
C.B: Schttt. Cate. No leer. Es privado.
C.A: Ya, ya. ¿Qué vas a hacer hoy?.
C.B: Pues quedarme en casa. ¿Adonde voy a ir?. Ya has oido al doctor. Reposo absoluto. A hacer vida de anacoreta.
C.A: De todas formas para carnavales tenemos que disfrazarnos.
C.B: Uy, ya veremos. De aquí a allá... Aún moqueo mucho.
C.A: He pasado por Modas Polichinela y te digo que eso está ya abarrotado de gentuza. Este año va a ser el no va más.
C.B: Bueno, bueno. No niego que el día del desfile saque un poco la cabezita por la ventana, pero sólo por si pasa mi amiga Dolly y sus 76 trombons, pero no esperes nada más. Date cuenta que he sufrido un desgaste terrible. Mira como tengo la lengua...
C.A: ¿Y porqué no haces gárgaras?.
C.B: Porque me ahogo. Me abro a gómitos. ¿Qué es gómitos o pómitos?.
C.A: Tu pon arcadas, que asi tus lectores te entienden ipso facto. O sea, que hoy tampoco vamos al coffee shop.
C.B: Uy, yo al coffee shop dudo mucho que vuelva mientras no pongan una zona para no fumadoras de porro. Estoy yo para exponerme a una recaída.
C.A: Tienes que animarte. Y dejarte de tanta tele. He pasado por el videoclub y te he traído la última novedad en videojuegos. Fíjate.
C.B: ¿Haber...?. No veo nada, es que perdí la visión del ojo derecho, y el izquierdo me chisca mucho. ¿Vés?. No para de lagrimear.
C.A: No te preocupes, yo te cuento. He tenido que esperar seis semanas para alquilar este éxito: Tetiña Attack. El videojuego basado en la odisea de la gallega de Cancún.
C.B:
Boh, no me gusta nada esa fulana. Lo que ha hecho no tiene nombre.
C.A: Mujer, tampoco nos pongamos anticuadas. La de Cangas ha rentabilizado bien su pequeño infierno y eso per se no es criticable. Aparte que como hembra está sensacional en el Interviu.
C.B: Terminará en la prostitución. Y sino al tiempo... Le noto mirada de furcia en las fotos. Y voz de linea erótica.
C.A: Pues ya ves. Todo un fenómeno mediático. A las pruebas me remito. La voy a poner.
C.B: Haz lo que quieras. Voy a la cocina, me toca un octalidón.
C.A: Ve. Y tómalo con leche caliente, no te vayas a enfriar. (...) Así aprovecho para ponerme al día con el diario, desde antes de navidades que no cuchicheo. Estoy que me muerdo las uñas... aunque por lo que habló esta es capaz de haberse desviado del tema y haber convertido la libreta en unos vulgares apuntes de recetas de Arguiñano repletos de faltas de ortografía... (...)... Pero, ¿será posible?... qué manera de titular la historia: El diario de Ana Frank 2. Yo no he visto cosa igual (...). Oh, pero... esto ¿qué es, pero...?. Qué renglones más torcidos..., los efectos de los psicotrópicos que le están recetando... Aunque... "vete a la mierda, vete a la mierda, VETE A LA MIERDA", ¿cuántas veces lo escribe?, en cinco páginas sólo repite... ¿será dadá?, ¿y para eso gasta el bolígrafo, con lo caros qué están desde que existe teclado de ordenador?. ¿Pero a quién mandará a la mierda?. ¿Habrá estado viendo El Resplandor?. Tengo que investigar... en este cajón... pero está cerrado con llave... Y la llave seguro que la lleva ella en la bata... Haré una palanqueta y forzaré la cerradura.... (...)... Un poco más..., no puedo...., claro, es madera de roble... ahora parece que ya va.... Oh, si. Pero... ¿Y esta Nancy?, toda clavada con alfileres... esta Nancy se la regalé yo cuando éramos niñas..., más papeles..., documentos de Jarrai... " Tu idioma es el de Euskal Herria. No te dejes engañar". Todo esto es muy extraño, si ella nació en Tordesillas... ¿Y aquí, en esta bolsa de Alcampo?... Videos de El hombre y la tierra. Esto es que ya termina por redondear la paranoia. Creo que ya se acerca, siento como arrastra los pies... Que quede todo aparente...
C.B: ¿Qué estabas haciendo?. ¿No estarás husmeando?.
C.A: ¿Qué me ocultas?. ¿A quién escondes en esta casa?.
C.B: A un partisano, ¿pasa algo?.
C.A: De esos del Norte.
C.B: Si. A un esquimal, Nanuk, se llama. Me trajo pescado del bueno... hasta bertorellas. Y mucha sal.
C.A: ¿Algo más?.
C.B: Apártate de mi chinfonier. Vienes sucia de la recogida del arroz y te posas ahí, estropeando mi madera.
C.A: Explícame esto. La muñeca... Y tu diario, ¿porqué repites cosas blasfemas?. ¿A quién estás haciendo vudú?. Porque si es a mi, te doy un par de hostias que te mando pa'l otro barrio.
C.B: ¿Vudú?. Pero, esto... no se cómo ha podido llegar aquí... Esto ¿es mío?.
C.A: No te hagas la loca. Todo esto es delictivo... Enséñame la medicación que estás tomando.
C.B: Toda regulada. ¿O te crees que he cambiado de brujo?. Mira cómo has forzado la cerradura metalizada. Esto me lo pagas...
C.A: Mira al frente. Hazme el favor, mira a la imágen de la Purísima Gobernanta.
C.B: No miro esa estampita que es muy fea.
C.A: No la quieres mirar porque llevas un súcubo dentro de tí. Abre la boca..., la lengua la tienes como los reptiles del National Geographic.
C.B: Es que tu no has pasado la malaria. Ay, mira. Vete, me estás levantando dolor de cabeza. Coge tus cosas, a la de Cangas y tus postizerías y haz el favor de desaparecer durante una larga temporada. Ya me las arreglaré como pueda.
C.A: Vas a visitar ahora mismo al exorcista de la parroquia. Para que te haga una revisión por Rayos X.
C.B: Pero tu estás tonta... ¿Cuántas veces quieres que vaya yo a un exorcista, cada tres meses?. No lo veo serio. Eso tienes que dejar pasar dos años como mínimo desde la última visita. Asi se le apelotonan pacientes que está que no puede más.
C.A: Carmelita, en serio te lo digo. ¿Tu me quieres hacer mal?.
C.B: Yo no.
C.A: Hay algo en tu mirada que te delata. Además tu no estás sola. ¿Quién está contigo?.
C.B: Nanuk, ¿no te dije?. Busca busca, sabuesa. Haber si encuentras al fantasma.
C.A: Claro que busco, ¿dónde tengo la linternita?... Aquí...¡al ataque!...
C.B: Mira en el cuarto de los ratones. Es muy posible que allí se halle el interfecto.
C.A: No se ve bien, está muy oscuro... Ayyy, sácame de aquí, peeeerra. No me encierreeees.
C.B: Es tu fín, hija de puta. No más miserias, ni pornografía moral. Vas a ir a parar al puto infiernooo...
C.A: ¿Adonde vas?. Vuelvee, no me dejes aquí... que aún estás muy débil...
(...)
C.B:
Rocío con aceite de girasol, prendo la mecha... y a arder, Troyana. Ja, ja, ja, ja, ja...
C.A: Uy, qué olor a aceite del malo, como de Colza... ¡¡¡SOCORROO!!!.

continuará